FIN A FECODE

Nuevamente Fecode nos da razón a los colombianos que creemos que su figura sindical camuflada de intereses electoreros y políticos le hace mucho daño al país, pero sobre todo a los jóvenes y a los niños que hoy en una nueva ocasión muestran con sus resultados de las Pruebas Saber 11 del Icfes que la educación en Colombia va de mal en peor.

Hoy, aunque la gran mayoría de estudiantes de colegios públicos y privados en el país están en modalidad de presencialidad, según el Ministerio de Educación, después de un año sin ir a las aulas, el promedio del puntaje global en estudiantes de calendario A durante 2021 fue de 250 puntos, 2 puntos por debajo entre los años 2020 y 2021, una tendencia que se ha mantenido durante los últimos siete años y que es bastante preocupante.

Sin embargo, en el caso de los colegios de Calendario B, se presentó un incremento de 5 puntos entre 2020 y 2021, de 310 puntos pasaron a 315, lo que refleja la diferencia del rendimiento entre calendarios, pero además y mucho más preocupante, entre las zonas rural y urbana, estando la segunda por encima de la primera.

En el caso de los colegios del sector oficial estuvieron 8 puntos por debajo del promedio nacional, mientras que los colegios privados se ubicaron 18 puntos por encima del promedio nacional y 25 puntos sobre los colegios públicos. ¿Qué está pasando con la calidad de la educción en Colombia?, ¿Dónde están los maestros?, recordemos que es en los colegios públicos donde se concentra la mayor parte de estudiantes en el país, un 75%.

Entonces, ¿cómo pensar que el problema está exclusivamente en el acceso a la educación superior, si los estudiantes que salen de la educación básica y secundaría salen mal preparados?

Fecode se ha concentrado tanto en sus luchas llenas de tinte ideológico y político que ha perdido de vista, la principal vocación de su profesión, el servicio que prestan a la sociedad, el de formar ciudadanos, el de enseñar a sus alumnos para que salgan bien preparados y poder continuar con la educación superior.

Ellos mismos nos dan la razón, entre sus múltiples contradicciones se han puesto a decir que el problema en Colombia es el acceso a la educación superior, pero no se han percatado de las cifras que hoy muestran un panorama muy preocupante frente a la deserción escolar en colegios públicos, consecuencia de la pandemia y sobre todo en la ruralidad los problemas de acceso a la virtualidad, eso sumado a la negación de Fecode en su momento, de retornar a la presencialidad, pese a tener conocimiento de esta situación.

Fecode se ha concentrado en las marchas y en la politiquería, lo dijo en su momento Nelson Alarcón, uno de los voceros de Fecode, su propósito es “robustecer el movimiento, para derrotar a la ultraderecha y llegar al poder en 2022”. Por eso hoy, el Comité del Paro convoca a marchas nuevamente, porque muy seguramente ahí estará Fecode en primera fila, mientras ignoran que en las últimas pruebas PISA del 2018, Colombia fue el país de la Ocde que obtuvo la peor calificación y que ya se avecinan las próximas pruebas para este año.  A este paso, me atrevería a vaticinar otro resultado desalentador.

La ñapa: para terminar de completar, sobre el caso del profesor en Bogotá que salió aparentemente ebrio, denunciado por padres de familia y estudiantes, esta actuación ya había sido notificada desde el año pasado ante la Secretaría de Educación, según el rector del plantel educativo, pero este maestro que dicta clases de ética, filosofía y religión, parece no entender ni de ética ni de valores, pues desde arriba no le han puesto su tatequieto.

Ornella Suárez Vidal 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?