CARLOS ROBLES JULIO, ANTE UN NUEVO DESAFÍO

El actual rector de la Universidad de La Guajira, ingeniero Carlos Arturo Robles Julio, ha pedido una licencia no remunerada ante el consejo superior del Alma Mater, para aspirar a un nuevo período como cabeza visible de Uniguajira, es decir, desde el año 2022 al 2025. Más que justa y merecida su nueva aspiración. Ha sido el rector que ha colocado a la universidad en la cima de la calidad, donde se han otorgado nuevas carreras que redundan en bien de La Guajira y un área especial como es la investigación le ha puesto el mayor énfasis para superar tantas barreras inquebrantables que padecía dicho centro universitario.

Carlos Robles Julio ha dinamizado la investigación, le ha puesto pecho ante el gobierno nacional y departamental para que la universidad no decaiga ni un instante en su crecimiento y mucho menos en su calidad educativa. Inicia con su carisma, sus extraordinarios resultados una campaña de manera objetiva y transparente ante un nuevo desafío para ser nuevamente el rector de la Universidad de La Guajira.

Para esta columna me ha gustado lo ponderado por el ingeniero industrial Jorge Rebolledo Cuisman, funcionario del Banco de La República con sede en Riohacha y uno de los mejores investigadores económicos con que cuenta el departamento, quien se ha expresado en uno de los grupos de las redes sociales, su visión y sentido de pertenencia de Carlos Robles Julio por la Universidad de La Guajira.

“El profe Carlos Robles, alabado por unos y satanizado por otros ha sabido sortear cientos de piedras en su camino”. Recuerdo que mi formación como Ingeniero Industrial la tuve en La UNIGUAJIRA, en ese entonces se asemejaba físicamente a un colegio de barrio periférico, más aún, poseía una alta calidad, entrega y compromiso de sus docentes que algunos de ellos usaban filtros,  lo cual presionaban a los alumnos de bajo rendimiento a pasarse a otra carrera o, a estudiar con mayor tesón, en mi caso, fui el único que en el primer semestre de 40 pasé ileso, a pesar de estar trabajando todo un día en una entidad bancaria, amaba los fines de semana y más aún, los puentes y las semanas santas porque tenía más tiempo para estudiar.

Hoy en día es NOTABLE el cambio que se inició en prospectiva con Maritza León y dinamizado luego por Carlos Robles en esa Alma Mater que tanto quiero.

Del Rector Carlos Robles he tenido confiables testimonios de poner el pecho y frentear ante el ente Departamental y Nacional la consecución de recursos para impulsar ese desarrollo que hoy vemos en la Universidad de La Guajira (interesante para muchos y controvertido para otros, pero fácticamente observable). En este comentario no involucro nada que tenga que ver con su parte personal, solo lo observo a él frente al desarrollo y logros de transformación de la Universidad.

Se ha criticado por el aspecto político, se entiende que muchas veces es necesario la política y aliarse a ella para la consecución de recursos siempre y cuando no se descuide la parte académica.

Noto que la UNIGUAJIRA ha tenido aceptable esquema de capacitación en maestría y doctorados que, de seguro, el próximo rector debe seguir con esa gestión, como también interesa priorizar en la capacitación de los jóvenes que se quedan y no en los viejos que se van, dado que puede darse el deseo alguno de propender ganar puntos en su escalafón para asegurar su partida con mejor sueldo, aquí perdería la academia.

Se requiere que los docentes se identifiquen mucho más con la investigación y las publicaciones científicas de impactos, ojalá, prioritario ente de cara con el desarrollo departamental. Estas investigaciones en cantidad y calidad en su impacto son las que catapultan en últimas, el escalonamiento universitario, y las preferiría antes que sacar publicaciones por ello no debe haber como principal apego realizar tales trabajos solo para sumar punto y obtener un mejor salario. Aclaro, no es el pensamiento de los docentes, pero de que los hay, los hay.

Y, por último, mirar la parte burocrática en lo administrativo y optimizarla si se requiere, clasificar los ingresos con altos estándares de calidad tanto en lo administrativo, estudiantil y en los docentes. Estos aspectos serán claves, para el desarrollo integral de La Universidad de La Guajira. No sé si he acertado o no en mi apreciación, pero es lo que subjetivamente observo.

Hernán Baquero Bracho

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?