Como Nace Una Dictadura….

Como nacen las dictaduras, que significa una dictadura, es un tema que cada día toma  fuerza en los sectores políticos opositores y críticos del gobierno actual. Al definirla buscando un concepto fresco que el ciudadano de a pies entienda,  encontramos que la real academia la define como el “régimen político en el que una sola persona gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad”.

A lo largo de la historia reciente y no tan reciente de la región sudamericana para no extendernos en la geografía (porque dictaduras ha habido alrededor del mundo) se ha visto como este fenómeno ha absorbido países sin importar la tendencia ideología  porque han existido Dictaduras de ultraderecha en Chile por Augusto Pinochet, la dictadura de Izquierda de Hugo Chavez y Nicolas Maduro en Venezuela, Alberto Fujimori en Perú y otras que esconden su totalitarismo en el escudo de la Democracia, por lo que no dejan de ser perversas en sus prácticas, ya que todo aquello que cuarte las libertades así no nos guste es un desgaste de la sociedad civil.

Haciendo memoria recordamos como Chile en el poder de Augusto Pinochet después de un golpe de estado derrocando el gobierno izquierdista de Salvador Allende, una de sus primeras acciones fue crear la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), organismo encargado de perseguir y reprimir cualquier tipo de oposición, podía detener a cualquier persona sospechosa de conspirar contra Pinochet, pero también a intelectuales y políticos de izquierdas, estudiantes o sindicalistas, quedaron prohibidos los partidos políticos y sindicatos de trabajadores. El Régimen Militar aplicaba la censura sobre los medios de comunicación y se limitaron los derechos y libertades, como la libertad de expresión y de manifestación.  En Venezuela bajo la batuta del izquierdista Hugo Chavez, a pesar de las distancias de ideas con Chile no fue mejor el panorama, acabar las cortes, armar la constitución a su acomodo y que muy campantemente sacaba de su bolsillo en el diminuto libro que solía exponer cuando pregonaba que su actuar era acorde a la ley, su total  incidencia en el congreso y que fue heredado por su sucesor Nicolás Maduro, fulminó la autoridad  de las diferentes ramas de los poderes, cero libertad de expresión, cero oposición respetable, hizo de la actual Venezuela un desastre,  no son sanas las dictadura vengan del extremo que sea.

Colombia después de décadas en una lucha interna, en una confrontación con una de las guerrillas más antiguas del mundo, parece haber desviado la dirección y empezado a caer en el peligroso y movedizo terreno del autoritarismo. Siendo una de las Democracias más estables de las Américas este gobierno hace toda clase de intentos por llevarnos a escenarios de disparidad y deslegitimación de las instituciones y los poderes que aunque no sean perfectos ponen equilibrio a un Estado.

Estas dos semanas cargadas de noticias no tan alentadoras evidencian la incertidumbre en la que vamos marchando, es difícilmente comprensible que Instituciones que deben velar por nuestra seguridad y bienestar como la Policía y Ejército Nacional extralimitándose y al parecer desconociendo como proceder han visto en la ciudadanía el enemigo a quien combatir, cuantas personas fallecidas por su salvaje accionar  y con sevicia asesinan al estudiante de derecho Javier Ordoñez por intolerancia y mala praxis, o la mujer asesinada por el ejército (Juliana Giraldo) por no atender un retén, ¿qué está pasando con nuestras instituciones?.

 A este gobierno poco le importa las víctimas, le cuesta reconocer la serie de equivocaciones en materia de seguridad por parte de aquellos que son llamados hacerlo, se rehúsa, en un principio a reconocer el fallo de la Corte que le ordena pedir perdón como reconciliación por los actos ocurridos en noviembre del año pasado durante las movilizaciones y en las que murió Dylan Cruz a manos del ESMAD, así mismo ordena garantizar el derecho a la protesta y la seguridad de los marchantes, esos que simplemente llaman vándalos  y nuevas farc, contrario a esto el ministro de Defensa y después de cuestionar la Corte sale a regañadientes pidiendo un perdón que poco o nadie le cree, entre tanto días atrás vimos un Duque disfrazado de policía, dándoles un apoyo como si la victoria conseguida hubiera sido contra un cartel de drogas y no contras unos civiles inconformes y cansados de injusticia.

Sumado a este descache y con un congreso pintoresco invitando al mismo Ministro que se rehúsa pedir perdón, a sesión para alabarlo más que para hacer control político a su penoso paso por dicho ministerio como una burda espalda al pueblo que los eligió, no contentos con esto eligen procuradora de una forma  deliberada jamás vista, y si a esto le agregamos la cereza que falta al pastel, si Dios no mete su mano veremos al tenebroso Ministro Carrasquilla como Gerente del Banco de la Republica.

Que le falta al Presidente Duque, Congreso, Fiscalía, Procuraduría, una desmerito a las altas cortes, perfilamientos a la prensa, oposición, una falta de reconocimiento a la muerte de civiles, de líderes sociales, un burla a las víctimas del conflicto, un menosprecio y condenación por las manifestaciones y movilización de  la población, es claro que estamos en el camino de una fatídica dictadura que poco nos diferencia de nuestros vecinos  Venezolanos  a donde nos están llevando en nuestras narices, un gobierno y un partido de gobierno dirigidos por el eterno Presidente manejando el mismo lenguaje para avasallarnos y perpetuarse en el poder.

Existen dictaduras democráticas que son elegidas por el mismo pueblo de la manera más legitima pero eso no impide que sean toxicas y dañinas, es la peor de todas, ya que tiene su origen en las urnas (ej. Hitler, Chaves, Putin), es decir, está legitimada por la democracia, generalmente por un desencanto de la política tradicional. Se encargan inmediatamente después de ganar las elecciones de concentrar todo el poder, amordazar los medios hostiles, manipular la educación, favorecer la corrupción, y olvidarse de sus promesas de apoyar a los más desfavorecidos, que han sido sus votantes engañados con falsas promesas incumplibles. Su discurso social en campaña electoral es olvidado sistemáticamente. Se enriquecen los incondicionales al régimen a costa de los pobres, que se empobrecerán más. Cualquier similitud con la Colombia de hoy es pura coincidencia.

 

Como siempre que Dios te cuide, me cuide y nos cuide a todos.

 

MILKA PATRICIA SOLANO GOMEZ

 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?