¿CUÁNDO LLEGARÁ LA VERDADERA PAZ A COLOMBIA?

La paz se ha convertido en uno de los grandes enigmas para la nación. Paz que perdió el país con el surgimiento de las guerrillas liberales hace más de 50 años, ante los atropellos de los “Godos” de la época que por ejemplo en Antioquia tomaban las cabezas de los liberales y jugaban futbol con ellas, tal como está registrado en el libro del Sacerdote, pedagogo y escritor Fidel Blandón Berrio “ Lo que el cielo no perdona”, quien tuvo que utilizar por mucho tiempo el seudónimo de Ernesto León Herrera, quien fue testigo de innumerables atrocidades cometidas por los “Chulavitas”.

Actos de barbarie de ingrata recordación para los colombianos. Cada día la paz firmada por el gobierno Santos, ha tenido muchos inconvenientes por diferentes razones legales o no legales. Los de las Farc que cometieron actos terroristas de lesa humanidad, a través de actos terroristas, han reconocido en parte sus actos de barbaries y no han dicho toda la verdad ante la JEP (Jurisdicción especial para la Paz), que fue uno de los logros de la paz pero que ha tenido muchas críticas en su formación y en su ejecución. Las curules ganadas en el congreso para la firma de la tan anhelada paz, tampoco ha sido el beneplácito de una gran mayoría de la opinión pública nacional. Ellos los de las Farc que ahora son congresistas ahora juzgan lo que otros hicieron, pero sin mirar ellos lo que cometieron. Otros dirigentes de las Farc no se acogieron a la paz y armaron tolda parte como disidentes y continúan en la guerra en que se han mantenido por más de cincuenta años.

El pueblo es quien ha llevado la peor parte en esta vorágine de Violencia: los policías, soldados, líderes sociales, empresarios, dirigentes políticos, Campesinos y estudiantes han sido asesinados por décadas. Colombia es el tercer país en desigualdad en América del Sur, lo que genera que el conflicto es social y mientras haya desigualdad la violencia continuará. Los hechos así lo indican y el tiempo lo ha venido demostrando. El paro que lleva 25 días, es la mayor muestra de ello. Protestas que han sido vandalizadas y mercantilizadas por intereses del narcotráfico y electorales han generado el mayor caos en Colombia en los últimos veinte años.

El proceso que se inició en el gobierno de Belisario Betancur y que condujo a la desmovilización del grupo armado M-19, a través de su reinserción a la vida civil, después de un indulto que se dio en el Congreso de la República y que todo el país aceptó, a pesar de hechos tan sangrientos, como la toma del Palacio de Justicia, donde perdieron la vida honorables magistrados, gente del común, los subversivos armados del M-19 y personas que salieron con vida del Palacio y posteriormente en confusos acontecimientos fueron declaradas como desaparecidas y a la fecha, este acto de barbarie continúa en el recuerdo de todos los colombianos. Este proceso fue reabierto por la justicia colombiana y se lograron las primeras condenas por parte de la Fiscalía a miembros de las Fuerzas Militares de ese entonces por los desaparecidos.

Posteriormente a la desmovilización del M-19, lo hizo la Unión Patriótica, que era un ala política de las FARC, que fueron exterminados por los violentos de nuestra patria. El mismo Estado, sin querer queriendo contribuyó a dicho exterminio. Recuerden ustedes aquel fatídico discurso del 19 de Marzo de 1990 por parte del Ministro de Gobierno del Presidente Virgilio Barco, Carlos Lemos Simonds, en medio de un encendido debate en el senado, quien aseguró: “En las elecciones del 11 de Marzo, el país votó contra la violencia y derrotó al brazo político de las FARC, que es la Unión Patriótica” y dos días después fue asesinado el excandidato presidencial de la UP, Bernardo Jaramillo Ossa, como él mismo lo manifestara que con las palabras de Lemos Simonds, le habían puesto una lápida a todos ellos y sus palabras resultaron proféticas. Ya, el 3 de marzo de 1989, en el Aeropuerto El Dorado de Bogotá había caído José Antequera, donde también casi pierde la vida el ex presidente Ernesto Samper Pizano, no por error como se dijo en un inicio si no que el atentado también iba contra el ex presidente. Inmediatamente el Gobierno del entonces Presidente Virgilio Barco, salió al quite, pero ya era tarde y después vino el aniquilamiento total de la Unión Patriótica. Ahí en ese momento, tampoco las heridas cicatrizaron y de allí que los odios, pudieron más que las buenas intenciones de paz. Demostrando también con esto que los gobiernos de Belisario, Barco, de Turbay, de Samper, de Pastrana Arango pecaron por omisión en los procesos de paz.

En el gobierno de Andrés Pastrana Arango, quien para buscar la tan anhelada paz y creyendo en la buena fe de las FARC, les entregó a estos de manera irresponsable 42.000 Km2 , de la patria, para establecer los famosos diálogos de paz y que el país conoce los resultados y que el movimiento revolucionario lo que aprovechó fue la buena fe del presidente conservador y lo que hicieron fue fortalecerse más en armas y poder con el dinero del narcotráfico, lo que dio origen al fortalecimiento de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que tuvieron su auge en el gobierno de Turbay Ayala y que el gobierno de él, así como los posteriores gobiernos liberales y conservadores, le dieron permisibilidad al grupo armado y que a partir del gobierno de Pastrana desembocó en los mayores actos de barbarie, salvajismo y matanzas en Colombia. Fue tal el poder de los paramilitares que el presidente de FEDEGAN, José Félix Lafaurie Rivera en una entrevista con el diario El Tiempo, manifestó que el remedio fue peor que la enfermedad. Como se observa al fortalecer el gobierno de Pastrana a las FARC, fortaleció también los odios y rencores y, la defensa de las regiones desprotegidas por el Estado, y ganaderos y empresarios ante el acoso inclemente de la subversión buscaron y tuvieron el apoyo en las Autodefensas Unidas de Colombia, como un producto del fortalecimiento de la guerrilla en todo lo largo y ancho de nuestro país.

El ex presidente Álvaro Uribe Vélez, logra desmovilizar a los paramilitares y crea a través del congreso una ley de justicia y paz, que hasta ahora ha tenido más defectos que virtudes, como lo demuestran hechos de distorsión y confusión al entrar en vigencia dicha ley. Los acontecimientos ocasionados por la parapolítica en los últimos años generaron una crisis general en nuestro país y que tocaron a las instancias más altas del Gobierno Nacional, incluidos senadores y representantes que fueron detenidos y purgaron condenas por el apoyo que recibieron de los paramilitares a punta de amenazas y amedrentamientos para lograr un escaño en el congreso de la República.

La paz con todos estos antecedentes, se ha convertido en un escollo para los colombianos y en esfuerzo inútil para los mandatarios de turno. La paz sigue siendo esquiva a pesar que la hemos adornado con leyes y decretos, no ha servido de nada. Hoy la violencia campea a lo largo y ancho del país. A pesar de connotados dirigentes pacifistas y de otros incendiarios, el país se encuentra en una polarización jamás vista y lo que se vislumbra es una anarquía y la caducidad de la constitución de 1991. Hasta ahora no se vislumbran vientos de reconciliación y los caminos para llegar a ella, se notan difíciles y pedregosos. Hoy el camino que unas veces se ve claro, otras veces se ve oscuro, los enemigos de la paz son muchos y lanzan toda su artillería desde todos los flancos, ¿Cuándo llegará la verdadera paz a Colombia? Y respondo cuando haya una verdadera justicia social y cesen los odios y las triquiñuelas de la política.

Hernán Baquero Bracho

DESCARGAR COLUMNA

Un comentario de “¿CUÁNDO LLEGARÁ LA VERDADERA PAZ A COLOMBIA?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?