FLOR DE PAPEL

Yo nací un 27 de noviembre, antes de que el sol mostrará su esplendor, con las primeras brisas y ventoleras de la navidad del año 70, allá en la casita de bahareque y techo de paja, que hoy le decimos la del Baute, en el barrio el machín, de La Peña.  Allí, mis padres vendían ron y tenían una radiola para alegrar y retener a los clientes; lo que indica que desde el día que nací hasta los 18 años, cuando me fuí lejos de mi casa a estudiar, yo escuché diariamente Vallenato. Supongo que empecé a tener consciencia musical a la edad que me aprendí, Dos Rosas, hermoso tema que hizo el poeta de Patillal, Fredy Molina; que grabó Jorge Oñate.  No sé si recuerdan esa canción que inicia con la voz del Jilguero, joven: “Amor mío, ¡aquí te traigo estas dos rosas para que la guardes dentro de tu corazón!! Existen dos corazones que son dos rosas de fragancia y de pureza natural… Con sus ojos fascinantes y su boca primorosa…” cancionón cómo diría “Chide” Alvarez, debió impactarme tanto, que me la aprendí.   Por lo que se ahora, debía yo tener 4 años, cuando salió, en 1974, a lo mejor me la aprendí años después de su lanzamiento, pero la escuchaba desde entonces, igual que Rosa Jardinera, Rosangelina, Mujer Conforme y demás de la época.  En mis remotos recuerdos la voy cantando con mis hermanos de camino para El Saltico, seguramente íbamos a algún paseo familiar, no me veo de 4 años, pero me oigo cantándola a pulmón.  ¡Me da risa!!

Debo decir con verdad, que yo no fui fans de Diomedes Díaz.  Si me preguntan a cerca del vallenato tradicional, voy a decir que la voz que más me gustaba era la de Jorge Oñate (QPD), quiñando con la de Poncho Zuleta (o al revés), afirmo que los que escogían mejores canciones y las interpretaban con sentimiento eran Los Betos, que la agrupación que mostraba mayor profesionalismo en sus trabajos discográficos y presentaciones era el Binomio de Oro,  y de Diomedes Díaz diría,  que es el cantante que era amigo de mis padres, el cantante de la mayoría de los perros,  al que yo,  no le prestaba mucha atención consciente, sin embargo del que me aprendí por primera vez un L.P completo, no por decisión, sino por exposición,  no lo quitaban, día y noche, todos los días: “Tres Canciones”;  allí está Surgió Una Voz, que es para mí de las canciones más linda que he escuchado en mi vida.

No ser fans de Diomedes Díaz no me impide saber y afirmar, que fué sin duda el más grande del vallenato, no en vano se le llamaba el monstruo, era un artista integral; voz, interpretación, carisma, presencia, compositor, músico, productor.  Para mí no era su voz, mucho menos su presencia física, eran dos condiciones las que lo engrandecían,  esa gracia infinita al conversar, tan lleno de verdades sencillas, esa agudeza ladina tan propia de los Cataño y tan seductora para los que apreciamos la buena charla, y la otra, esa versatilidad y genialidad inigualable al componer, un hombre que pasaba del Cantor Campesino a Sin Ti, de Bonita a Siempre Serás Mi Novia, de La Carta a Despedida de Soltero, de Hijo agradecido a Mi Muchacho; no se le puede reconocer sino, como diría su fans de fans, Luis Mendoza Sierra:  “Un Coloso” .

Sin ser vallenatologa, ni experta en el tema, ni na’ me voy atrever a decir que su prolija obra cantada, no había sido asunto de estudio o análisis para mí, como lo ha sido por ejemplo la de Urbina, la de Meneses, la de Leo Vega, Marciano o Rafa Manjarrés: mis máximos. Después de mi investigación para la Crónica que escribí, a cerca de los orígenes peñeros del Cacique, me propuse conocer más de cerca su obra, me divierto con sus genialidades, sencillez profunda, sabiduría rural, su intensidad emocional, con cada mujer a la que le cantó.  Claro, como una le conoce la vida, sabe que no habrán canciones más lindas que las que le escribió a Patricia, no porque en verdad así sea, de hecho antes de conocer Flor de Papel la que más me gustaba de él, era Siempre Serás Mi Novia, que no creo sea para ella, solo que Patry es la nuestra, la hermana de mis amigos Hernán y José Iván, la hija de Alicia y “El Negro” (QPD) y nos gusta creer, que fue siempre la mujer de su corazón.  Esta semana me encontré, grandes sorpresas, venía escuchando la obra que yo conocía de Diomedes, pero quise buscar su Discografía, para darle rigor a mi análisis y me Sorprendió saber que tiene 183 canciones registrada, ¿what??? ¿Y cuáles son?  si aparte de Cariñito de Mi Vida, creía que todas las había grabado el mismo y La Sombra, que la grabó Villazón. Me tropecé con muchas canciones que no sabía que Diomedes era el autor, cómo Razón Sentimental y Noble Corazón, que las consideraba, buenas piezas del folclor, cuando por ahí las escuchaba, pero esas dos son solo una muestra de las tantas y tan buenas canciones que he escuchado con consciencia de que su autor es Diomedes, que puedo afirmar con conocimiento, lo que he dicho siempre: Diomedes es mejor compositor que cantante.

Hoy quiero llamar la atención de ustedes hacia una canción que me ha impactado: Flor de Papel, un paseo en tono menor, que me ha dejado loca.  En primer lugar, porque creo que no hay una segunda canción de Diomedes en tono menor, aún no termino de escuchar el ciento ochenta y pico que tiene registradas, por eso no afirmo. Flor de Papel es una obra inmarcesible, con un formato adelantado para la época, una letra bellísima, una melodía que no repitió jamás el Cacique. El complemento que encumbrar está obra, es la impecable interpretación, tanto del “Cachaco” Rafael Jiménez en la voz, cómo de Orangel “El Pangue” Maestre, en un acordeón melancólico, sublime.  Flor de Papel es una pieza única, de grandes quilates por dónde se le mire u oiga, entra a mi antología vallenata entre las primeras 10.

No sé a qué edad empecé a identificar el estilo de los compositores al punto de poder, sin mirar la información del CD, decir esa canción es de tal o pascual, pero jamás habría dicho que Flor de Papel, es de Diomedes. Ahora que la he escuchado sopotocientas veces, y que he escuchado otras tantas con las que me habría pasado lo mismo, puedo simplemente decir que ese Cantor Campesino Tenía razón al decir que como el nacen dos, y si nacen no se crían.

Se me llenan los sentidos de sensaciones infinitas, cuando imagino al joven, flaco, desgarrado, llorando en una camita de esplín de las que se doblan, al fondo de una habitación construida en bahareque, con una foto de esa mujer amada, gritando: “¡¡Ay amor, por favor por qué no regresas, tú no sabes, no te das cuenta, lo triste que yo me quedé!”  Una súplica que “El Cachaco” Jiménez acentúa a punto de dolor. No sé si Diomedes la hubiese cantado mejor.  Qué bárbaro este Rafael, no sé si vive, investigaré al contenedor de la voz que antes de llegar al grito desesperado; suave y melancólicamente, nos pone en contexto: “Así como llego se fue// la mujer de mi simpatía //que después de tanta alegría// me ha dejado sin saber por qué //pero yo no perdona fe// de volverla a tener algún día”.  Mejor dicho leámosla completa, y oigámosla https://youtu.be/_cAe7HlG170   no tiene una sola frase fuera de métrica, su lírica es perfecta:

//Así como llego se fue// la mujer de mi simpatía //que después de tanta alegría// me ha dejado sin saber porque //pero yo no perdona fe// de volverla a tener algún día

//Ay amor por favor por qué no regresas, tú no sabes, no te das cuenta, lo triste que yo me quedé//

//Si acaso la culpa fue mía//, perdona y vuelve conmigo //no olvides que el ave sin nido// todo el tiempo vive perdida, //si un mal paso a ti te desvía// recurres al viejo camino

//Ay amor por favor porque no regresas y me salvas de esta tormenta que me ahoga en un mar de dolor//

//Sin ti soy el florero aquel// que en un tiempo vivía adornado, //y el jardín se lo abandonaron// y ahora luce flor de papel //mi amor se marchita también// víctima de un cruel desengaño

//Ay amor regresa y revive el jardín, pa que el florero vuelva a lucir del jardín la más bella flor //

¡Oh por Dios!! ¿Cómo no le había prestado atención a esta obra literaria antes?  Que tristeza más dulce, “Sin ti soy el florero aquel// que en un tiempo vivía adornado, //y el jardín se lo abandonaron// y ahora luce flor de papel” qué necesidad tan urgente: “Ay amor por favor porque no regresas y me salvas de esta tormenta que me ahoga en un mar de dolor”; que fe inmovible, “Pero yo no perdona fe// de volverla a tener algún día”; la esperanza más bonita: “Ay amor regresa y revive  el jardín, pa que el florero vuelva a lucir del jardín la más bella flor” .  ¡Me sedujo su sencillez!!  Estoy enamorada de esta flor, aunque sea de papel; Flor de Papel que se resiste a morir y en su afán de vivir, cobra vida en cada alma que se abre a descubrirla.

Los Leo.

Noralma Peralta Mendoza

DESCARGAR COLUMNA

2 comentarios de “FLOR DE PAPEL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?