INTERVENCIÓN DEL ESTADO EN LA ECONOMÍA DE LA GUAJIRA (PARTE 1)

Colombia tiene que enfrentar en su coyuntura actual diversos desafíos en materia de desarrollo, encaminados a la búsqueda de prosperidad a través de la internacionalización de incremento de la competitividad, en materia industrial. Para el aprovechamiento de las oportunidades externas, el país no puede seguir ignorando su posición geoestratégica como país, y la ubicación de La Guajira como el departamento más internacional de Colombia. El pueblo de La Guajira está decidido a consolidar y fomentar vínculos más estrechos con el gobierno nacional, solicita su cooperación en los frentes legislativos, económica y financiera con el fin de convertir las aspiraciones de esta importante región en las realidades concretas.

Reconocemos la heterogeneidad y la diversidad de nuestros recursos. Así mismo estamos convencidos de que podemos promover los intereses y valores comparativos a través de la firme participación del Gobierno nacional, para brindar el apoyo y el impulso que La Guajira como región estratégica y fronteriza necesita para contribuir así no solo en el desarrollo regional sino en el desarrollo económico del país.

Resulta políticamente intolerable y moralmente inaceptable que el departamento de La Guajira con excepción del carbón y el gas natural, se encuentra marginado y no participe plenamente en los beneficios del desarrollo.

Todos tenemos derecho a tener acceso a los frutos de la estabilidad democrática y del desarrollo y crecimiento económico, sin discriminación por motivo de raza y condiciones geográficas e hidrográficas del suelo.

Consciente de que la prosperidad ampliamente compartida contribuye a la estabilidad nacional y a una democracia duradera reconocemos nuestro interés común en la creación de oportunidades de empleos que eleven el nivel de vida en el departamento. Necesitamos inversiones nacionales y regionales par que La Guajira tenga la oportunidad de desarrollar todo su potencial productivo.

Nuestra petición constituye un conjunto de compromisos integrales que deben reforzarse mutuamente con miras a alcanzar resultados concretos de acuerdo con las propuestas anexas, y reconociendo las distintas capacidades y ordenamiento jurídico de cada nación, la nación y el departamento por el bien del país deben cumplirlos sin demora.

¿QUE ES EL DESARROLLO ECONÓMICO? 

Entendemos como desarrollo económico, la participación de La Guajira en el producto interno bruto del país, mediante el aprovechamiento de los recursos humanos, naturales, físicos y tecnológicos disponibles, con el fin de mejorar el nivel de vida de los habitantes de la península. El objetivo primordial de cualquier actividad económica de una región, es conseguir que la productividad beneficie directa y equitativamente a su población, en términos de bienestar, empleo, comodidad y satisfacción de las principales necesidades.

Mientras somos el uno por ciento de la población contribuimos con el 16% del producto interno bruto nacional; esto significa que cada guajiro produce más que muchos otros habitantes del territorio patrio. El sesenta por ciento (60%) de nuestro producido está dado por el sector minero energético, en contraste con el país, para el que solo representa el cuatro por ciento (4%). En cambio, la industria local es bastante reducida, representando apenas un 0.7%, cuando Colombia significa el 21.7%. ¿Qué concluimos de esta realidad estadística? Que la explotación de los recursos naturales abundantes que poseemos no sufre ninguna transformación local, y, además, tampoco tienen asiento en La Guajira otros procesos industriales.

Por ello insistimos en impulsar la localización de industria en el departamento, bien para transformar los productos naturales que se explotan y aquellos inexplotados, al igual que otras industrias que basadas en la localización geográfica y en las ventajas tributarias que se derivan de la nueva ley de fronteras, se apresten a ubicarse en la región.

Somos conscientes de que el gobierno nacional no será el llamado a realizar estas inversiones, dado que las nuevas reglas económicas indican que la concentración de esfuerzos y recursos públicos estará en la inversión social, pero sabemos que, si está en manos del Gobierno la orientación a los inversionistas, la realización de muchos estudios de factibilidad de proyectos de inversión y, algo que no necesariamente significa un costo, y es dar a conocer La Guajira.

No ha sido fácil conseguir del Ministerio Comercio, Industria y Turismo su vinculación la factibilidad de proyectos de interés departamental, sobre todo cuando el modesto costo de estudios respectivos no se padece con el enorme beneficio que puede significar el mostrar un mayor grado de avance en el conocimiento de ventajas comparativas locales. ¿Por qué, cuando se pide que contribuyan a financiar los estudios del caso, no precisan estos temas? ¿A quién hay que acudir para que la buena voluntad política se refleje en los hechos concretos, lógicos y justos, como los que hemos puesto de presente?

Afincamos también nuestra expectativa de desarrollo en el comercio. Cuando ya contamos con un régimen, que nos permite hacer tránsito hacia la completa incorporación de las actividades comerciales al sistema legal, nos corresponde hacer un esfuerzo para ponernos a tono con las exigentes condiciones de los mercados internacionales. Valga aquí mencionar una debilidad de nuestro sistema. La falta de grupos empresariales; no ha sido nuestra vocación y costumbre el trabajar en formas asociativas y facilitar la cohesión gremial. Tenemos que poner por obra el impulso a la agregación de capitales mediante asociaciones de esfuerzos, comunes en otras latitudes y esquivas en las propias. Si queremos recibir con los brazos abiertos a inversionistas foráneos, debemos mostrar que nuestro sector privado es capaz de responder a estos retos, y de darle a los negocios el tinte indispensable del empresario, en el sentido amplio del término. Nuevas formas de comercializar están disponibles para nosotros y los mercados se encuentran a boca de jarro de la iniciativa privada, Hay que aprovecharlos. Se requiere para ello superar la mentalidad cortoplacista del negociante, para pensar en inversiones de largo alcance y maduración, que dejen para La Guajira una mayor estabilidad productiva. No podemos seguir viendo pasar el comercio que se realiza con Venezuela, sin aprovecharnos de él; centros de distribución de carga, servicios a los transportadores e industriales, son sólo ejemplos de lo que una visión comercial aguda puede poner en funcionamiento dentro del Departamento.

Para el turismo, tenemos también en buen espacio. Vemos con entusiasmo el favorable empeño de la oficina de la Presidencia de la Republica, que ha diagnosticado con acierto la situación del departamento en este sector. El de número de habitaciones de que disponemos no nos permite hacer promoción para el turismo receptivo a gran escala, porque no tendríamos donde alojarlos. Lo que se requiere hoy, es el estímulo a los inversionistas para que encuentren en nuestros destinos y paisajes un filón atractivo y rentable, procedan a construir las instalaciones del caso, sin alterar la bondad de nuestro ambiente y favoreciendo la utilización de la mano de obra local, incluso la indígena, al igual que las artesanías, de excelente factura. Tenemos la mejor disposición para recibirlos y brindarles la acogida que se merecen. Hay que prender la locomotora del turismo, es esa locomotora la que nos impulsará a un desarrollo sostenible en la próxima década. No hay más o arrancamos con la locomotora del turismo o el departamento quedará estancado por una eternidad.

A quienes tenemos una oportunidad política, nos toca atender dos tipos de necesidades.  Aquellas de carácter colectivo y también las de tipo personal: estas últimas están casi siempre referidas al empleo en materia de la siguiente sesión; como introito a ella, quiero expresar que nada más conveniente para La Guajira que la persistencia en la generación de micros, pequeñas y medianas empresas en diferentes sectores de la producción y la utilización ágil, oportuna y eficaz de los recursos de crédito disponible para su impulso, de manera que sea este programa una gran redención a nuestras falencias laborales. La gobernación de La Guajira a través de la secretaria de desarrollo económico ha venido impulsando su crecimiento económico a través de sus apuestas competitivas y productivas.

Las regiones como la nuestra, dotadas por la naturaleza de excelentes recursos naturales, deben visualizar que no toda la vida van a vivir de ellos: Que deben sembrarlos, para luego cosechar los frutos en una continua tendencia por brindarle a sus habitantes un mejor porvenir. Los Guajiros sabemos esto.  Nos quedamos con el espejismo de la explotación de estos recursos que no los supimos planificar y al contrario los atomizamos.

Libre comercio en el Departamento de La Guajira.  

En este aspecto, el Departamento de La Guajira le ha requerido al Gobierno Nacional, tal como lo ha mencionado en sus planes de desarrollo desde el año 1995. “Reglamentar de manera adecuada de la zona de libre comercio, que beneficie efectivamente la economía regional. La actual situación es considerada inapropiada y de poco beneficio real”.

La Guajira necesita una verdadera zona de libre comercio, que sea un verdadero centro de operaciones que inclúyalos aspectos que son el deseo del pueblo guajiro y las colonias extranjeras radicadas en la región.

1.1. Establecimiento en Maicao de un Distrito Especial Fronterizo. Lo cual implica habilitar el municipio de Maicao de los servicios básicos necesarios y la infraestructura requerida, para operar como puente para las exportaciones desarrolladas en el vecino país.

1.2. Adoptar mecanismos legales que hagan partícipe al municipio de Maicao de los beneficios a la ley de fronteras.

 

Establecimiento de un parque industrial en la península de la guajira específicamente en el municipio de Maicao 

Para lo cual es necesario adoptar las siguientes estrategias:

2.1. El desarrollo económico del departamento de La Guajira depende de las medidas urgentes de infraestructura, incluida la asignación prioritaria de los recursos financieros, de acuerdo con la legislación nacional y con la participación de los sectores públicos y privados.

2.2. El fortalecimiento del flujo de capital productivo del sector privado hacia proyectos económicamente viables y ecológicamente sanos como elemento esencial, en la medida en que el crecimiento de las fuentes oficiales no se mantenga al mismo ritmo de crecimiento de las necesidades de la región.

2.3. El Gobierno Nacional debe solicitar a los bancos de desarrollo multilateral su colaboración, y en su caso, con las empresas privadas, a fin de elaborar mecanismos para tratar los asuntos relativos al crédito a las inversiones.

2.4. Aprovechamiento de las experiencias internacionales para apoyar el desarrollo de la infraestructura.

2.5. Establecimiento de exenciones para motivar la instalación de industrias nacionales y extranjeras en la región.

El gobierno debe desarrollar los mecanismos apropiados incluyendo entre otros los compromisos multilaterales y bilaterales sobre normas prácticas y reglamentarias y jurídicas, para fomentar la inversión del sector nacional y extranjero, en los proyectos de la infraestructura fronteriza.

Establecimiento de la política nacional fronteriza 

El Gobierno Nacional debe redefinir cuantitativa y cualitativamente el papel de las fronteras con respecto a los patrones de desarrollo nacional, redefiniendo las estructuras de la actual política fronteriza.

Por lo tanto, como primera medida es necesario identificar estrategias de desarrollo regionales en las fronteras del país.

ESTRATEGIAS 

3.1. Identificar los proyectos relacionados con las inversiones productivas, que promuevan la integración fronteriza en el corto y largo plazo.

3.2. Buscar vías alternativas a aquellos problemas relacionados con la seguridad nacional y la soberanía, apoyados en enfoques que fomenten la integración binacional y el desarrollo regional fronterizo, encaminados a la búsqueda de mejores condiciones de vida para ambos lados de las fronteras.

3.3. Establecimiento de un Plan de Desarrollo Binacional, acumulando información sobre realidades fronterizas poco estudiadas bajo la perspectiva integracionista.

3.4. El Gobierno Nacional debe forjar mecanismos que permitan la cooperación en ciencia y tecnología la profundización en investigaciones, en los campos social, político y cultural sobre la problemática regional.

Integración Binacional entre Colombia y Venezuela 

Al Gobierno Nacional le corresponde:

4.1. Diseñar un conjunto de lineamientos de políticas y estrategias para el establecimiento de un marco legal, para lograr una verdadera integración binacional.

4.2. Identificar márgenes político-legales para la formulación de políticas de desarrollo regional y binacional mediante el esbozo de las características legales, administrativas, financieras y de planificación del Estado en áreas fronterizas a nivel regional.

4.3. Incentivar el desarrollo social fronterizo mediante la promoción de procesos de intercambio e integración económica basados en intereses comunes que involucren tantos agentes públicos como privados.

4.4. Estudiar la dinámica socio-política existente en ambas naciones y el impacto de la intervención de los Estados Colombo-Venezolanos sobre la Región Guajira.

4.5. Establecimiento de políticas arancelarias y fiscales y exenciones para motivar la instalación de industria e instituciones que contribuyan a elevar el nivel de vida de la región.

4.6. Establecimiento de un Plan de inversiones para la transformación de La Guajira en una región productiva.

4.7. Identificación de proyectos relacionados con la producción y procesamiento industrial de los insumos y materias primas de origen agropecuario y pesquero a ambos lados de la frontera.

4.8. Aprovechamiento de recursos a nivel industrial con perspectiva de surtir el mercado internacional y los excedentes para la exploración.

4.9. Fomento de las actividades turísticas y recreativas a ambos lados de la frontera.

4.10. Facilitar los proyectos inversión para la dotación de infraestructura de interés común (vías, almacenamiento y puertos).

HERNAN BAQUERO BRACHO 

DESCARGAR COLUMNA

Un comentario de “INTERVENCIÓN DEL ESTADO EN LA ECONOMÍA DE LA GUAJIRA (PARTE 1)

  1. Xiomara Moreno Correa dice:

    Excelente artículo, felicito al dr. Hernán Baquero Bracho por plantear paso a paso la realidad actual de nuestro dpto y visualizarlo hacia donde debería estar: posicionado y establecido como un dpto con potenciales estratégicos idóneos que le permitan mostrar un adecuado desarrollo de acuerdo a las exigencias sociales y a los productos que ofrece por su posición geográfica como península, que en otrora manejó excelentes relaciones comerciales internacionalmente. Es apremiante la intervención del Estado en la inversión a esos proyectos que transformarían a la Guajira en una región muy productiva.
    Nos estamos moviendo, todo por ” Amor a nuestra Guajira”💕.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?