PERSONAJES PROVINCIANOS “BOCA AGUÁ”

Don Augusto Elías Zúñiga es el responsable de este apodo, aunque muchos años después intentó matizarlo llamándolo simplemente “Boquis”. Pero JORGE ELIÉCER GUERRA TIRADO, como él exigía que se le llamara, nunca pudo lograr su cometido en ese medio sanjuanero tan irrespetuoso de la privacidad ajena y de la dignidad del prójimo. Don Jorge Eliécer hoy vive felizmente casado en Patillal, con una prestante dama de esa localidad.

Para el año 1985 Jorge Eliécer era un adolescente que ejercía como ayudante de varios agricultores en San Juan del Cesar, pues ninguno de ellos podía permitirse su exclusividad, habida cuenta de que Jorge Eliécer no percibía sueldo, sino esporádicas propinas de sus “patrones” de turno. Augusto Elías Zúñiga, Aniceto Santiago Hinojosa, Orlando José Cuello y otros que ocasionalmente ocupaban sus servicios de acompañante y mandadero, tal era el caso de Franco y Rodrigo Hinojosa.

Jorge Eliécer era muy recursivo y su capacidad de tomar decisiones era muy apreciada por sus mandadores. A pesar de ser un muchacho de apenas 13 o 14 años para entonces, era receptor de responsabilidades como, por ej., darle dinero para comprar la correa de una Combinada en Vpar y luego llevarla a La Jagua del Ibirico, al mismo lote donde yacía la máquina averiada. Muchas veces hizo labores como ésta, mientras sus “patrones” la cogían suave en San Juan del Cesar.

Ser acompañante de varios “patrones” de manera casi simultánea, le confirió a BOCA AGUÁ la capacidad de hacer paralelos entre los estilos de vida y la esplendidez de esos “patrones”.

Como el radio de acción de “Boca Agua” prácticamente se circunscribía al Cesar y a La Guajira, Jorge Eliécer entró en estado de levitación emocional cuando le anuncié que sería mi acompañante para un próximo viaje a Barranquilla. Hicimos el viaje en mi recién reparado Nissan Patrol que lucía como Nuevo y don “Boca Agua” era mi copiloto. Ocupaba orgullosamente el asiento de “la punta”, como solíamos llamar al ocupante del puesto de la ventana delantera del vehículo. Y, por supuesto, iba con su “codito afuera”.

Bueno, para resumir, “Boca Agua” disfrutó de cocteles de camarón en la ostrería de moda en Barranquilla en ese momento (El Carguero), fuimos al balneario Pradomar, a una caseta de carnavales en el Hotel El Prado…y regresamos a San Juan. “Boca Agua” se sentía que había tocado a Dios con las manos.

Después de reincorporarse a la rutina con su “pool” de patrones habituales…”Boca Agua” le dio el siguiente consejo a Franco, a Augusto Elías y a Aniceto, mientras degustaban unas Águilas en la tienda de Marquesa:

– Ustedes lo que tienen es que levantase una tarjetica de esas que tiene el doctor Orlandito. Yo no sé qué Senador se la habrá conseguío. Pero lo cierto fue que en ese viaje que hicimos a Barranquilla…el hombre no sacó plata de su bolsillo, porque apenas pelaba la tarjetica esa, enseguida le iban fiando.

¡Consíganse una de esas oigaaaa…!!!

Orlando Cuello Gámez

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?