VUELVE CERREJON Y JALA EL CUERO

Como en la frase del popular, nuevamente la empresa Cerrejón desconoce el derecho que tenemos los Guajiros de usufructuar el producto de los recursos naturales que nos corresponden como dueños de las minas de carbón y todo lo que de ella se deriva.

Se repite la historia, hace más de 30 años, la compañía ubico deliberadamente sus oficinas administrativas en la ciudad de Barranquilla, aduciendo motivos estructurales a los que nadie se opuso porque era evidente que nuestros centros urbanos no cumplían con las exigencias necesarias para que se pudiera asentar aquí dichas oficinas, sin dudas nuestra realidad en materia de servicios urbanos era precaria y débil para lo que la empresa pretendía, ante esta situación, los guajiros hicimos silencio y aceptamos solidarios y sin reparos la decisión tomada por la empresa.

Algunos años después y por decisión propia, nuevamente cerrejón decide trasladar sus oficinas, esta vez a la capital de la republica hasta hoy, que a través de un comunicado toma la decisión de regresar con toda su parafernalia y sus oficinas a Barranquilla capital del departamento del atlántico, no obstante que Riohacha, capital de nuestro departamento ha superado en forma gradual las deficiencias que tenía al inicio de la operación minera, hoy Riohacha es otra.

La guajira urge con vehemencia participar por fin, en los procesos que genera la operación minera, máxime cuando se vislumbra que cesara en algunos años y solo nos quedaran zonas áridas e improductivas en nuestro territorio, que no se podrían utilizar ni para agricultura ni para ganadería, siento y confieso que esta decisión de expresa discriminación, es para mí otra afrenta más contra nuestro desarrollo, contra el crecimiento profesional de nuestra gente, contra las aspiraciones que siempre hemos tenido de participar no solamente en forma laboral, sino también aprovechar las ventajas comerciales y tecnológicas que genera la explotación de nuestro carbón, siempre hemos querido mantener unas saludables relaciones con la empresa, sin embargo, aun sentimos el impacto producido por situaciones anteriores donde escenarios de marginación y exclusión se hicieron evidentes, en muchos caso produciendo rechazo  y rabia con la empresa cerrejón por parte de nuestra población raizal.

Desde el Centro de Pensamiento Unidos por La Guajira hicimos un llamado a nuestro Gobernador Nemesio Roys Garzón, para que desde la Comisión Regional de Competitividad CRC, donde también tiene asiento Cerrejón,  articulemos espacios de debate y dialogo regional y encontrar alternativas y posibilidades, que beneficien nuestra región y que definitivamente se reconozca el derecho natural de ser los dueños de la mina, se trata de analizar de manera integral aspectos que la empresa explotadora debe tener en cuenta y ponerle énfasis  en la inclusión participativa, creando confianza y legitimidad a sus actos, concomitante con las necesidades de su entorno y de la sociedad misma de nuestro territorio, se trata pues, de revertir situaciones pasadas que en desventaja para la guajira, ha desplegado la compañía exploradora de nuestro carbón.

Desde el Centro de Pensamiento Unidos por La Guajira alertamos a los guajiros y a la institucionalidad al análisis y el dialogo en términos de preocupación, por el anuncio que ha hecho Cerrejón LLC de reubicar sus oficinas nuevamente en Barranquilla descartando de un plumazo la oportunidad y las posibilidades que aportaría esta acción a nuestro territorio estando cerca de la operación y explotación de nuestra mina. 

En las últimas horas conocimos unas declaraciones de la presidente de  la empresa explotadora de nuestro carbón, según ella, los impuestos, las regalías y los empleos de final de nómina son suficientes para resarcir el daño ambiental y moral por la discriminación, exclusión y desconocimiento del desarrollo que ha tenido la guajira en estos 30 años, esta es otra decisión inconsecuente de cerrejón en contra del crecimiento e impulso de nuestra capital y de nuestra región, golpeada por acciones como esta, en contra vía de nuestros comerciantes ansiosos de crecer a través de grandes movimientos  comerciales que realiza la empresa,  en contra de miles de profesionales formados en nuestra alma mater, la universidad de la guajira que ha sido apalancada por recursos del departamento de la guajira, en buen uso de regalías.

Esas declaraciones merecen un análisis y una decisión urgentes, ¿o será que la única alternativa que nos queda a los guajiros es la protesta?  ya basta de reacciones frías con respecto a esta situación, no podemos seguir siendo el patio trasero de cerrejón, merecemos más, la mina es nuestra y como tal debemos participar.

Salustio Solano Cerchiaro

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?