…Y SI NEMESIO REGRESA?

Desde que se hizo de conocimiento público que había sido radicada una demanda de nulidad relacionada con la elección de Nemesio Roys, como gobernador del departamento de La Guajira, con base en pruebas de doble militancia, expresé mi opinión en el sentido de que la mejor decisión del Consejo de Estado era la de no atender dicha demanda, es decir que negara la solicitud y fallara a su favor.

Y mi opinión estaba justificada en el hecho de que no era conveniente para los destinos del departamento anular dicha elección, después de haber superado una período nefasto de inestabilidad administrativa, que solo había logrado retrasar el desarrollo del departamento en el sentido aplazar la solución de las necesidades de la gente, y que luego de haber obtenido el triunfo democrático en las urnas lo más conveniente era que terminara su período de gobierno llevando a cabo el plan de desarrollo que había sido aprobado por la Asamblea departamental, y de ahí en adelante orientar el futuro del departamento por una senda de provenir y desarrollo.

Así lo dije siempre. Sin que hubiera perdido la independencia para opinar de manera objetiva respecto a la crítica de algunas decisiones del gobierno departamental en cabeza del mismo gobernador, o de algunos de sus funcionarios que, también lo he dicho, no tienen la misma estatura intelectual y de conocimiento que tiene el exgobernador Nemesio Roys.

Porque cualquier cosa se podrá decir del exgobernador Roys Garzón, menos negar su alta capacidad académica e intelectual, lo cual debería ser una garantía de calidad en las decisiones que necesita el departamento.

Sin embargo, se volvió costumbre que todo el que opina contra las decisiones departamentales lo matriculan de enemigo, lo indisponen con la comunidad a través de los medios de comunicación, o utilizan unos cuantos idiotas útiles para que alteren documentos o que sirven de parlante para mancillar la honra del que se atreva a criticar las decisiones departamentales. Lo digo a partir de mi experiencia personal.

Y en ese contribuye el mismo gobernador con su silencio cómplice.

Pero una vez que el Consejo de Estado tomó la decisión de anular la elección de Roys Garzón, siendo coherente con mis principios y convicciones, también he dicho de manera pública que lo mejor que puede hacer el exgobernador es no impedir la continuidad del desarrollo departamental, sino apoyarlo y promoverlo.

Y que es más conveniente hacerse a un lado para que se tomen las decisiones necesarias, y en el menor tiempo posible se eligiera nuevo gobernador, porque dilatar una decisión en ese sentido también es un acto de mezquindad con la gente que le dio su apoyo para que organizara al departamento.

No hay duda de que está ejerciendo sus derechos.

Pero lo mismo puede hacer fuera del gobierno, y mientras tanto asume un encargado que debe convocar a nuevas elecciones para elegir al nuevo gobernador que debe terminar el período.

Ya hay certeza de que Roys Garzón fue notificado de la negativa de todos los derechos que invocó ante el Consejo de Estado para que le aclararan y adicionaran la sentencia con la cual le anularon la elección.

De tal manera que ya está ejecutoriado al acto de nulidad y se debe proceder a encargar a alguien mientras el presidente de la república designa a una persona de la terna que le presenten los partidos y movimientos que avalaron la candidatura de Nemesio Roys. Esa persona que sea designada estará ejerciendo hasta que haya un nuevo gobernador elegido en las elecciones atípicas que sean convocadas en el mismo acto de la designación.

Pero hay un pero. …y si Nemesio regresa?

Porque también hay certeza de que los abogados que defienden la causa de Nemesio Roys Garzón ante el Consejo de Estado han interpuesto una acción de tutela alegando la violación de varios derechos fundamentales, entre otros el de acceso a la administración de justicia, debido proceso, igualdad y participación política, los cuales, a juicio de los abogados fueron vulnerados por la sentencia de la Sección Quinta del Consejo de Estado.

¿Es decir, teniendo en cuenta lo que sucedió con la alcaldía del municipio de Fonseca …y si Nemesio regresa?

Esa es la incertidumbre que existe en el ambiente político de La Guajira, y es lo que tiene a los distintos partidos y movimientos con criterio prudente para pensar en aventurarse a una nueva elección. Porque el pan también se puede quemar en la boca del horno.

La tutela fue presentada ante el mismo Consejo de Estado cuyo proceso de reparto recayó en la sección segunda al magistrado Gabriel Valbuena Hernández. Es decir, que se debe resolver en una sentencia del Consejo de Estado contra otra sentencia del Consejo de Estado. Es lo que en el argot judicial se llama tutela contra providencias judiciales, lo cual es muy excepcional.

Lo primero que debe resolver el magistrado es una solicitud de medida cautelar que fue incluida en la acción de tutela que se interpuso para que sea reintegrado el exgobernador Roys Garzón al cargo, mientras se toma una decisión de fondo, y será el campanazo que podrá orientar la decisión definitiva.

De acuerdo con lo que se resuelva en la solicitud de la medida cautelar se sabrá si se activa el proceso de elecciones atípicas. Y en caso de que dichas elecciones se lleven cabo entonces habrá nuevo gobernador para un período de dos años.

Ese nuevo gobernador debería concentrar su gestión en un proyecto importante que logre terminar, para que no deje tanta iniciativa en el mapa de obras inconclusas, elefantes blancos o proyectos críticos que conducen a pérdida de recursos.

Porque los dos años que le quedan tienen varios inconvenientes que limitan los tiempos de la gestión, como la aprobación de un nuevo plan de desarrollo y que llegará en época de vigencia de los efectos de la ley de garantías por las elecciones parlamentarias y de presidente en marzo y mayo.

Pero no faltará el candidato ambicioso, voraz y depredador que solo pensará en llegar a la gobernación para resolver sus problemas económicos incrementando su patrimonio personal.

Y aquí es donde debe caber la sensatez del elector para impedirlo.

Pero en todo caso hay un pero. …y si Nemesio regresa?

Si Nemesio Roys regresa, lo cual considero muy difícil en una proporción de 5% a favor y 95% en contra, lo más sensato también de su parte y de su equipo de gobierno es que cuando regresen dejen opinar a la gente de manera libre, que le bajen el volumen a la arrogancia porque se creen hasta dueños del aire y hay que pedirles permiso hasta para respirar, que razonen antes de tomar decisiones porque han cometido muchas equivocaciones, que no se les olvide que la vida debe seguir y el período de gobierno se termina, y que concentren la acción de gobierno en lo que se pueda llevar a cabo de manera completa.

Y como dijo el filósofo de La Junta “se las dejo ahí”.

Luís Alonso Colmenares Rodríguez 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?