COLOMBIA OSCURA.

“No se dice “homicidio colectivo” se dice masacre; no se dice “procedimiento policial”: se dice asesinato; no se dice “desarrollo en Tribugá”, se dice “ecocidio en Tribugá”; no se dice gobierno de Iván Duque: se dice desgobierno de Iván Duque.”

 Daniel Samper Ospina.

 

El país de las letras de García Márquez, Shakira y Juanes; del sombrero vueltiao, el aguardiente y la cumbia; el desierto de la Tatacoa, el rio Magdalena y el Cabo de la Vela.

El país bañado por la frescura de dos océanos, las tres cordilleras y la multiplicidad de climas; del Pibe, Mariana, Montoya, Falcao, Rigoberto y Nairo. De Adriana Ocampo, Jorge Reynolds y Nelson Sabogal.

El país del oro, el café, el carbón y el petróleo. De las artesanías de San Jacinto y Sampués. De los flamencos rosados, el jaguarundí y el cardenal Guajiro.

El país de la revolución de Policarpa, Gaitán y Garzón. De la bandeja paisa, el chontaduro y el vallenato. De los Indígenas Wayuu, San Basilio de Palenke y los gitanos de San Pelayo…

Un país de riquezas y diversidad, pero un lujo que no disfrutamos, que se ve opacado…

¿Por qué si somos tan ricos, nuestra gente es tan pobre?

¿Por qué si son infinitos nuestros atractivos turísticos, musicales y culinarios, resaltamos por nuestra historia de violencia y masacres?

¿Por qué legislamos para unos cuantos cuando sobre esta tierra hay tantos?

Es triste darse cuenta que el país es de unos pocos. Que ocupamos el puesto 96 en la lista de los países más corruptos. Que en 2019 fuimos los primeros en matar a nuestros líderes sociales y que este año también vamos por el podio. Que nuestros niños, niñas y jóvenes no tienen ningún tipo de garantías. Que cada día son asesinadas dos mujeres en Colombia. Que ponemos la plata antes que el agua. Que se siguen muriendo niños y niñas de hambre en La Guajira y El Chocó. Que el ministerio de defensa no nos defiende, nos mata. Que las víctimas importan menos que el/los victimarios. Que no existen los derechos humanos. Que la apatía nos ha dominado…

Hemos rediseñado nuestra bandera engrosando el rojo con sangre y dolor.

Hemos cerrado los ojos ante injusticias sin ningún tipo de remordimiento.

Hemos enlodado a la víctima y defendido al agresor.

Y hemos vestido de negro todos los colores, todas las riquezas, toda nuestra gente, toda nuestra tierra.

 

SCARLETH MUZA

 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?