EBULLEN BURBUJAS EN CRISIS ECONÓMICAS

Aterradora la situación que vivimos y peor aún, lo que nos viene pos-covid, frente a desbastadas ruinas que deja la pandemia, en lo material y moral que no se resuelve fácilmente con mecanismos financieros, ni con fuerzas brutales y uso de armas, sometiendo, aniquilando, e imponiendo dominios; como ha ocurrido en pasados episodios trágicos de la humanidad. Debemos aprovechar las circunstancias caóticas, no para anarquizarla, ni actuar de mala fe, aprovechando las desgracias vivida, utilizando personas desvalidas, sumida en confusiones y agonías desesperante, cubierta de tinieblas en total descontrol mental, para mal utilizarla explotándolas.

A todos no ha tocado perder, entender y aprender; circunstancias imprevistas, donde el dinero no inmunizó a personas del contagio del covid-19, que puya a pobres y ricos en el mundo, lo cual debe servir de reflexión, para transformar pensamientos y adecuar, formas equitativas, que aplanen las curvas de las diferencias sociales que nos afectan. Todos necesitamos de todos, sin ser unos, mas, ni menos que otros, para servirnos y apoyarnos mutuamente, respetando la dignidad y voluntad humana, en consideración a la igualdad que nos asiste desde el nacimiento, hasta la muerte. No traemos nada al nacer, aun cuando nos esperen con montones de cosas materiales, ni nos llevamos, nada con la muerte, de lo adquirido, acaparados y acumulado; con avaricias y hechos, lícitos e ilícitos. Es pertinente superar sentimientos y actitudes negativas, que obstruyen el bienestar colectivo. Desechemos: egoísmo, envidia, arrogancia, egolatría, agresiones y atropellos; recomponiendo nefastas costumbres abusivas, desconsiderando al ser humano y ocupándolo, como elemento u objeto sirviente, para utilizarlo de manera esclavizada y forzosa.

No podemos adivinar, presumir, ni presagiar; quienes se van o se quedan en este mundo terrenal, con causa o consecuencia, de la situación de contaminación viral que padecemos. Solo Dios, decidirá sobre el día que nos toca sacar el espíritu del cuerpo y flotar, rumbo a la eternidad. El cuerpo como cualquier elemento o sustancia material, termina en despojos, desecho o basura, realidad que genera muchas veces sentimientos encontrados, que no podemos desconocer. Cuando se extingue el espíritu del cuerpo las personas, quedan recuerdos de vivencias y legados, que siguen vigentes pos-mortum, por tradición y convicción.

Preparémonos para el devenir, enfrentando dificultades, en aperturas de espacios, ante graves crisis económica, que espanta y atolondra. Motivemos, orientemos e informemos; hechos, alternativas y  propuestas; positivas y optimistas, que generen confianza y fortifique, el estado anímico de las personas, que requieren de atención, apoyos y alternativas; viables para renacer  y no terminen víctimas, de nuevas implementaciones, labores y operaciones, que surjan por disposiciones gubernamentales, en favor de unos pocos beneficiados, a costa de sacrificios de los necesitados, utilizados, para recuperar pérdidas de los ricos, que dominan y gobiernan, naciones, repúblicas y estados. Las cargas deben emparejarse.

Las pérdidas en negocios y el desempleo, es una bomba de tiempo que, de no afrontarse y mediarse, de manera oportuna y ecuánime, estallaría violentamente, tornándose incontrolables, con consecuencia impredecible, conllevando a mas desastre, en la lucha de supervivencia. Engañar, desconocer y privilegiar; no es la lógica frente a personas atormentados al borde de la locura. Como tampoco es solución, continuar en peores situaciones a las que tenemos. Se necesita concertar de manera consiente, consecuente y libre, sin influencias sectarias, ni radicales, de tendencias, políticas, ideológicas y religiosas; que pesquen en río revueltos, para ejercer dominios, contradicciones y polarización; como lo que actualmente vivimos. Las cosas no seguirán iguales, aunque nos cueste asimilar cambios, que serán necesarios para el retorno a la normalidad, en largo plazo. En democracia, vender la voluntad humana, para elegir y decidir, degenera y prostituye, fluida de corrupción. Fortalezcámonos la unidad masiva de apoyos, para logros generales, de nuestro bienestar, independientemente, de intervenciones divisionistas de carácter impositivos, proveniente de políticas, izquierdista, derechista, cristianos etc.

De seguir vivo el suscrito, después de la erradicación del coronavirus o covid-19, me dedicare a liderar sin interés, de lineamientos politiquero-electoral, participación masiva, desde un eje central neutral, sin que implique considerar a los demás sectores políticos, social y comunitario; como enemigos, ni contra parte de confrontaciones revanchistas. Apartarse de: odios, celos, récores y egoísmo; desintoxica; para plantear propuestas concebidas, en beneficio y utilidad común. Amor, cordialidad, armonía, respeto, entendimiento, buena fe, libertad, razón e igualdad; deben prevalecer, sobre la fuerzas, dominios, opresión, represión, persecuciones, sometimientos y privilegios.

 

Martín Barros Choles.

Abogado E Investigador Documental 

 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?