LA NUEVA AGENDA GUAJIRA PARA EL NUEVO GOBIERNO NACIONAL

Comienzo por definir gramaticalmente la palabra Realidad. Este es un concepto cuyo significado denota una existencia verdadera y autentica, y por lo tanto, se opone a lo que tiene que ver con el ámbito de la imaginación o la fantasía. Existen varios tipos de realidades y yo hoy me quiero referir a la llamada Realidad Social; esta es la que construye simbólicamente una comunidad, es decir, plasma un pueblo su existencia autentica. Para ponerlo en lenguaje criollo: “esto es lo que hay”.

Todo esto lo hago para llevar a nuestra comunidad guajira a su actual realidad social y política. Para sensibilizar los sentidos y sentimientos de muchos que a este momento todavía están en modo negación con la nueva realidad administrativa de Colombia, o sea, que el 7 de agosto se posesionan el Dr. Gustavo Petro Urrego como nuevo presidente de la república y la Doctora Francia Márquez, como vicepresidenta de la república. Esa es una realidad. Fantasear negándola, es como “abrirse una herida para echarse salmuera”.  

Entonces, debemos comenzar por entender que dentro del espectro ideológico comienza su mandato un binomio posicionado en la izquierda. Que su concepción del estado es diferente a la de los partidos que tradicionalmente han gobernado a Colombia. Conciben ellos que el papel del estado debe ser distinto al que ha desempeñado hasta ahora. Que los medios de producción deben tener una gestión diferente.

Los próximos gobernantes presentaron durante su campaña ideas claras, concepciones claras y por lo tanto no debería causarnos sorpresa sus decisiones. Lo que si admito yo como cierto es que la intención, el espíritu de esa agenda de gobierno busca o buscará lo mejor para Colombia y hasta ahora han dado muestra de esto, por ejemplo, con la invitación a un Acuerdo Nacional.

Lo correcto es que quienes están en estos momentos hasta el 31 de diciembre de 2023 o cumplen periodos, en el poder administrativo y judicial, entiendan que quienes asumen propondrán cambios con impacto en estas esferas del poder público; que algunas propuestas, o, incluso, el contenido de los planes de desarrollo, sin hacer actos ilegales o violatorios de los que ya está concebido por ley, lo revisen y establezcan sus propias prioridades y su propia agenda de gestión, dado la concepción que tienen ellos de Estado y como Gobierno de izquierda.

Aquí es donde están las honestas y correctas acciones inteligentes de nosotros los guajiros para re-plantear o formular una nueva agenda o prioridades de lo que demostremos que puede ser la piedra angular o eje transversal para el desarrollo integral de La Guajira. Aquí es donde se requiere ya la mesa guajira plural de trabajo, para construir esa propuesta inobjetable para que sea aceptada sin esguince por el nuevo gobierno.

Es fácil colegir, que, si llegamos al próximo gobierno nacional con las necesidades que priorizamos para el gobierno Duque, estas no serán el cien por ciento gestionadas o impulsadas tal como están concebidas. Repito, se requiere una actuación inteligente de los tecnócratas guajiros, de los lideres sectoriales, de quienes tienen credenciales ya sean parlamentarios, diputados, concejales y ediles para recomponer o estructurar la nueva agenda guajira para el nuevo gobierno nacional.

Quedarnos quieto, esperando que solo los parlamentarios vayan a solicitar es como hacerle un homenaje a la mendicidad porque nos llegaran migajas, limosnas y desdenes sino proponemos con argumentos de peso técnico, de peso político, de peso gremial y de peso como sociedad civil a las instancias nacionales que van a operar las carteras esenciales para nuestro desarrollo, lo fundamental y clave para la disminución o eliminación de la pobreza, la erradicación de las calamidades humanas que padecemos sobre todo nuestros hermanos indígenas, por la ancestral enfermedad que se ha enraizado entre nosotros: “el hambre y la sed”.

Hermanos guajiros: el asistencialismo castrante que hemos alimentado en nuestra sociedad todo este tiempo, es una de las variables perjudiciales para despegar como empresarios, emprendedores y generadores de riquezas. Si tenemos los comodities que engrosan las regalías de este país, es hora de comenzar a agregarles valor al carbón, a la sal, al gas, las energías alternativas, a la producción agropecuaria, al mar y sus riquezas, en fin, …llegó la hora de “trabajar la dirigencia para que la comunidad trabaje” y erradiquemos las causas de muerte asociadas a nuestra desidia, a nuestra inactividad, a nuestro conformismo, a nuestra falta de valor para reclamar con argumento y realidad, lo que verdaderamente puede sacarnos de la pobreza.

Eso no es de la noche a la mañana, pero tomemos de ejemplo la propuesta del Dr. Petro, “se requieren 12 años para hacer la transición total de la generación de energía fósiles a energías alternativas”, en esos doce años si nosotros concebimos, estructuramos proyectos viables, factibles, enmarcados en el mismo tiempo de la propuesta del Dr. Petro, tiene que darnos resultados “porque al que buen árbol se arrima, buena sombra lo cobija”, y ¿qué más que echar andar al lado del Presidente Petro las soluciones de las prioridades nuestras, y por ahí mismo agregar valor a lo que explotamos y producimos? Dejémonos de humildad: ningún otro departamento distinto a La Guajira le ofrece al Presidente Petro los insumos requeridos para sus propuestas de cambio: vientos, sol, agua represada, tierras fértiles, gas, turismo y excelente recurso humano. Si no lo hacemos, no vayamos a lamentar otra oportunidad perdida.

Tengo, como alcalde que voy a hacer de Villanueva desde el 2024, un portafolio para reconstruirla. Está pensado como lo quiere el próximo gobierno nacional.

Rodrigo Daza Cárdenas

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?