LEANDRO VIVE EN SUS CANCIONES

Después de leer mi crónica de José Vázquez “El Que Hace Llorar Las Guitarras” https://ojopelaomagazine.co/el-que-hace-llorar-las-guitarras/, Cesar Arismendi me contacta para pedirme que lleve el tema a La Tertulia:  Un espacio cultural independiente donde vamos a reencontrarnos y a conversar sobre temas de la cultura, alrededor de la música, un viernes cada 15 días. Fui a una tertulia para entender la mecánica y allí concretamos el asunto; Quedamos que para finales de agosto lo haríamos, no obstante, unos días después de publicar Con Los Ojos Del Alma, https://ojopelaomagazine.co/con-los-ojos-del-alma/    mi columna de hace 15 días; me vuelve a contactar y me dice que lleve La Tertulia  el 12 de agosto y que si puede ser con el tema de Leandro. Acepté y entré en estado de angustia, ¿cómo lo enfocó?  ¿Qué digo?  ¿Qué hago? Me imaginaba el público de La Tertulia y el estómago se me enfermaba (Forma elegante para decir, me daba diarrea), trataba de darme ánimo diciéndome, eres conferencista, manejas público, escenario, todo va a salir bien; pero nada convencía a mi corazón, solo pensaba ellos saben mucho, ¿Que les puedo decir que les sorprenda? Empecé a escuchar canciones de Leandro, a hablar con Ivo Díaz casi diario, a repasar las notas que Adrián Pablo me había enviado para la crónica Con Los Ojos del Alma, a leer y escuchar en internet, no para tomar nota de ello, sino para cuidar no entrar a llover sobre mojado y evitar tener una tertulia sosa con más de lo mismo.  Entonces el stress aumentaba, porque entre más leía y oía, me queda sin mucho que decir.

Era viernes 12 de agosto y yo tenía muchas cosas en mi mente y en mis apuntes, pero aún no sabía cómo enfrentar la ponencia. Amanecí cantando la canción El Tiempo que canta Silvestre: “El Tiempo, se ha convertido en mi peor enemigo” sentía la presión de las horas pasar y yo sin tener una estructura clara, para mi misión esa noche. Maldije una vez más esa mala costumbre mía de producir bajo presión, estaba convencida que no debía ser así en esta ocasión, mi estómago se enfermaba cada vez más. Empecé a organizar las canciones por temas, las fui colocando en una carpeta, le pedí a mi esposo que me cortara trocitos de canciones de otros compositores que mencionan a Leandro, y a eso de las 4:00 de la tarde supe lo que mi cerebro venía fraguando sin revelarlo totalmente, solo llevándome a investigar datos: Leandro a través de sus canciones.

Y es que Leandro todo lo cantó, y hay tanto en las historias de sus 170 canciones grabadas, que llevaría varias noches de tertulia terminar.

Así que cuando quise contar su biografía escuchamos: La historia de un niño

https://getsnap.link/N7wMtwPVRBV?share_arg3=com.whatsapp  y Dios no me deja https://getsnap.link/6vLV1LE3Qk7?share_arg3=com.whatsapp . El mismo Leandro nos cantó su biografía. Y lo demás se encuentra en línea, así que solo afirmé algunas cosas puntuales y avancé.

Hablamos de su primera canción: 15 de Julio (No hay Link porque no fue grabada) pero la hizo Leandro cuando tenía unos 12 años, toda la familia se fue y dejaron a Leandro solo 15 días, el dolor, la tristeza y el enojo le llevaron a componer una canción llena de resentimiento tan fuerte que su mamá llorando le pidió que nunca más volviera a cantar esa canción. Así lo hizo. El momento más doloroso de su vida sacó a relucir el talento con el que Dios lo había recompensado por haberle negado la vista al nacer.  En adelante Leandro le hizo canciones a la naturaleza, a las mujeres, a los amigos, a la vida en todas sus facetas, a su música vallenata y a él mismo. Hizo canciones costumbristas, románticas, sociales, filosóficas; haciendo uso de géneros narrativos como la crónica, la descripción detallada, el cuento, el relato, y ni hablar del uso de las figuras literarias a su antojo, sobre todo la ironía y la sátira; convirtiéndose, sin proponérselo, en el poeta ciego, (yo le agrego “y genio”) de la canción vallenata, que nos llena de asombro, respeto y   admiración; ante la calidad indiscutible de su obra inmortal.

Empecé a investigar a cerca de la primera canción que le publicaron a Leandro, Ivo Díaz (Hijo de Leandro) dice que: “De no haber sido porque Abel Antonio Villa la grabó bajo su autoría y no la de Leandro, la primera canción sería La Loba Ceniza, (Grabada como La Camaleona).  De modo que, ante la negativa de Abel Antonio de reconocer la autoría de Leandro, la primera canción Grabada legalmente a nombre a su nombre fue Olvídame” Afirma Ivo Luis. Esta canción en su primera versión es producida por La Orquesta de Pacho Galán,  en la voz de Tere García” https://getsnap.link/JPvxwsiPybm?share_arg3=com.whatsapp,

En La Tertulia de ayer salieron dos posiciones diferentes.  Luis Eduardo Acosta Medina, vallenatologo moguiero, dice: “La primera canción se la grabó Alejo Duran A Mi No Me Consuela Nadie en 1970, la última versión que conozco de la misma la grabaron Héctor y Adanies en 1980, También la grabó Bovea y sus Vallenatos con Alberto Fernández y el Acordeón de Colacho Mendoza, pero eso fue después”. Afirma Acosta Medina. https://getsnap.link/jDAXjYvLC6j?share_arg3=com.whatsapp

Por tu parte uno de los panelistas del programa radial La Polémica el médico y vallenatologo Álvaro Ibarra dice que:  “En el libro sobre Leandro Díaz, que escribió  Jaime Maestre Aponte, Profesor de la UPC, aparece una versión que data de 1956 por Luis Enrique Martínez”. Hoy me envió la página 345 del libro, que narra cronológicamente algunos hechos importantes y el primero que registra del año 1956 reza: Luis Enrique Martínez graba A Mi No Me Consuela Nadie bajo el nombre Esperanza Perdida De la cual no encontré registro digital para traérselas aquí.

De todos modos, según la versión de Ivo, está fue la segunda canción que le grabaron a Leandro, y como no pude tener lel año exacto en que se ponloco Olvídame por Pacho Galán, dejó abierta la discusión.

Otra polémica que encontré investigando la obra musical de Maestro de Maestros es el plagio en melodía que le hizo Escalona cuando escribe La Brasilera sobre la melodía de Corina https://getsnap.link/9bXZ8RgxSWb?share_arg3=com.whatsapp . “En este caso, Escalona si reconoció el plagio y existe un documento notariado donde se deja la constancia que el autor de esa melodía es Leandro Díaz”. Me confirmó Ivo Díaz, el heredero del legado musical de Leandro.

La tercera canción grabada es El verano: “Como les digo compañeros míos llegó el verano, llegó el verano.  Ahora se ven los árboles llorando, viendo rodar su vestido” ni usted, ni yo, teniendo nuestra vista sana podríamos haberlo dicho mejor, así como hay muchas versiones y ninguna supera la de Alejo. https://getsnap.link/FpCovdfqLy5?share_arg3=com.whatsapp

Leandro le compuso a todo.  A Las Mujeres: Preciosa mujer, Morenita, La viajerita, La gordita, Mujer infiel, Toda mujer no es igual, y así como le cantó a La loba ceniza, le cantó a  La Diosa coronada, novela mágica de menos de 3 minutos, que reprocha con sátira e ironía el rechazo de la Diosa al Rey, una joya literaria exquisita que cautivó 3l corazón del No el, hasta inmortalizar la colocando como epígrafe “En adelanto van estos lugares: ya tienen su diosa coronada”.

Le cantó a Corina, Marisol, Carmencita, Elizabeth, Margarita, Olguita, Chabelita, y a la muy famosa, Matilde Lina, la reina:  La canción más reconocida de Leandro Díaz, con más de 40 versiones, a sus 43 años de su lanzamiento y contando, pues se prevé que con la Novela en honor a Leandro, Silvestre Dangond ( Que interpreta Silvestre) la ha grabado junto a otros clásicos y 4 inéditas de las más de 70 que quedaron sin publicar de Leandro. De la totalidad de las obras de Leandro no hay certeza, ¡pues como el computador donde se guardaban falleció muchas se fueron con él y es una lástima!!

Leandro se inspiró en la naturaleza: El Verano, la primavera, La Mujer y la Primavera, el cardón Guajiro, El gallito, Terrible gavilan, El pájaro Engreído, Debajo del palo e mango, El arbolito, Brisitas sabaneras y sigue…

A sus momentos de amor y pena, a los pueblos que le acogieron, a amigos y sus situaciones, a lo que pasa, a la música que amó y a él mismo, así compuso Soy que termina siendo un canto social bellísimo en el que intuyo Leandro asumió un rumbo diferente en su vida y no aceptó en adelante menos de lo que se merecía, es una canción de consciencia social y personal, que revela una innegable realidad. Encontró en el César el reconocimiento y apoyo que le ayudo a vivir dignamente su vejez.

Leandro no sólo fue un prodigioso hombre de palabras cantadas, sino que inspiró a muchos con su vida y sus canciones.   Muchos son los compositores que se han referido a Leandro en sus canciones, lo vemos caminar con Iván Ovalle  en los Caminito Del Valle https://getsnap.link/T7wyPtdXsjd?share_arg3=com.whatsapp

Surge en los más lindos recuerdos de las canciones inmortales en los Amaneceres Del Valle que Romualdo lleno de cariño para su amada.

https://getsnap.link/5kMA1BAVHEX?share_arg3=com.whatsapp

Lo encontramos escuchando las voces de las Almas Felices que hacen vibrar el corazón del heredero de la dinastía Poncho Cotes Maya.

https://getsnap.link/CdFQp5WsTJX?share_arg3=com.whatsapp

Con el Pintor de letras, armonías y sentimientos Adolfo Pacheco pintó lo que no se ve, convirtiéndolo en el mejor pintor.

https://getsnap.link/5kMA1BAVHEX?share_arg3=com.whatsapp

Sacó gritos de orgullo y alegría del corazón de Carlos Huertas , afirmando con certeza que cuando Julio y Leandro cantan, cantan bonito porque están soñando con La Guajira, la tierra de nuestros amores que vibra con un buen vallenato Al Compás De Una Guitarra https://getsnap.link/RLovEX795i7?share_arg3=com.whatsapp

Otros compositores no sólo lo mencionan, sino que le han honrado y hacerlo les ha sido de gran honor.  Tres de ellas han sido ganadoras del Festival Vallenato, Dame tu alma- Ivo Diaz 1993. https://getsnap.link/ZQr3phTrrK1?share_arg3=com.whatsapp Maestro de Maestros- Deimer Marín https://getsnap.link/ZwHd2ytFuPM?share_arg3=com.whatsapp  1999 y  Ciegos Nosotros- Adrian Villamizar  2001.

https://getsnap.link/5A1w7wiNarj?share_arg3=com.whatsapp

Podríamos hablar de Leandro por horas, días y hasta años y siempre vamos a encontrar hermosos rastros de su vida tan importante y productiva; desde sus vivencias tan triste y dura, desde la mía, tan aleccionadora e inspiradora, que aún hoy 9 años y días de su partida de la tierra, sigue inspirando.

Fue una noche preciosa, sazonada con los aderezos de la guitarra y la voz de mi amigo Carlos Silva y mi hermano Robinson Montaño, que hizo el invaluable acompañamiento musical; la sal de Franco Brito con su poema improvisado hermoso como los ojos del alma y las anécdotas picantes de José Barros. Todos terminamos cantando y riéndonos como las almas felices que Leandro oyó en Sandiego bajando el monte de Media Luna y coreando como quien hace consciencia activa de que la ceguera no es un estado físico, sino del alma ese estribillo sabio que nos regaló Adrián: “Ciegos Nosotros los que no apreciamos, lo que fue creado con fascinación, ciegos nosotros porque no encontramos en el ser humano la imagen de Dios”.  Nos abrazamos una y otra vez como quien no quiere salir del breve momento de inmortalidad que se percibía en el ambiente y de ahí salimos sabiendo que Leandro está vivo y presente y que así será por siempre, porque los hombres que viven como Leandro, ¡siguen vivos! ¡Nunca Mueren!!

Noralma Peralta Mendoza

DESCARGAR COLUMNA

4 comentarios de “LEANDRO VIVE EN SUS CANCIONES

  1. Robinson Montaño Romero. dice:

    Extraordinario… volver a escuchar tu tertulia contada-cantada es realmente la verdadera bio novela del gran Juglar y gran maestro #LeandroDiaz… que tal que hubiese visto?…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?