MAICAO, BUSCANDO UN NORTE

Maicao en las ultimas décadas se ha movido entre crisis y crisis económica. Hoy, la pandemia está haciendo estragos en el municipio fronterizo.

La vitrina comercial, ha salido avante de muchas crisis que ha padecido, originadas en la mayoría de los casos, por las medidas asfixiantes del centralismo salvaje que le ha golpeado de manera inclemente.

Siempre he pensado que al modelo económico de Maicao hay que aplicarle reingeniería. No hay otra salida.

Maicao está en caída, porque se han venido presentando coyunturas económicas que desde el año 2014 la tienen padeciendo, especialmente a su comercio, golpeado en los últimos años por el alza del dólar.

En una crónica que realicé, ya había advertido lo que se veía venir por la volatilidad de la divisa, que menguaría y generaría pérdidas económicas en su comercio y/o precios elevados en sus productos y que no serían competitivos con las grandes cadenas de almacenes que operan en Riohacha, Santa Marta o Valledupar. Los resultados no se han hecho esperar, el comercio se languideció de manera abrupta y hoy solo existen calles desoladas y cientos de comerciantes que estaban establecidos en Maicao y llegados del Líbano, han emigrado hacia otros países con mayor seguridad económica para ejercer su economía de importación de productos.

La otra coyuntura que ha venido sufriendo Maicao es la caída del Bolívar de la hermana República de Venezuela. Para nadie es un secreto que la moneda del vecino país, convertía a nuestro municipio fronterizo en una economía de escala de grandes oportunidades y lo hacía fuerte en su desarrollo comercial, por ende, Maicao era una de las principales generadoras de empleo y entradas per capitas de la Región Caribe.

Hoy la moneda venezolana está por el suelo y eso generó la mayor catástrofe económica y financiera a este municipio. Ahí comenzó el éxodo de los comerciantes llamados “Turcos” hacia otras latitudes de Suramérica. Aunado a esto la pérdida del valor adquisitivo de la moneda venezolana ha traído como consecuencia la llegada de la delincuencia común y organizada de Venezuela, lo que ha propiciado altos índices de violencia jamás antes presentados.

Para recuperar el norte, Maicao debe girar en tres ejes temáticos: La generación de empleo, basado en una política pública para que el municipio fronterizo dependa de otras aristas y oportunidades en su desarrollo, he sido enfático en que hay que establecer políticas públicas diferenciales para Maicao como municipio de frontera. El otro punto fundamental es enfrentar la inseguridad que se ha desbordado por problemas de Estado entre Colombia y Venezuela, el problema aquí no radica ni en lo municipal ni en lo departamental sino en lo nacional. La tercera propuesta es esa revisar las malogradas relaciones entre Venezuela y Colombia. La llegada de inmigrantes venezolanos ha desbordado el poder de la alcaldía. El alcalde actual ha buscado por todos los medios de solucionar no solo el problema de la inseguridad, así como también el desbordamiento de la llegada de miles de hermanos venezolanos a la ciudad fronteriza, pero lo que ha originado el aumento desbordante de la pandemia del covid 19 supera su capacidad de maniobra.

Fundamental también es el aumento de la producción agrícola en su área de influencia. Se están sembrando cientos de hectáreas de ahuyama para expórtalas en forma de harina, para ello Cerrejón donó al municipio una planta procesadora para estos productos, lo que indica Responsabilidad Social con valor compartido en bien de los productores del municipio fronterizo y sentido de pertenencia. Se debe aplaudir las buenas relaciones del alcalde con la empresa.

Unión de voluntades es lo que necesita Maicao para sacarla del atolladero en que se encuentra y de ahí que hay que apoyar al alcalde Mohamad Dasuki en estos tiempos de pandemia.

El alcalde ha puesto todo su interés con sentido de pertenencia por su pueblo, inclusive arriesgando su protección personal para que la gente entienda que el Covid-19 no es juego.

¿Cómo hacer para contener el contagio? El gran problema está en el vecino país y las trochas que se han vuelto imposibles de contener. La cosa no está fácil y cada día el número de contagios aumenta, parece ser que ni la ley seca ni el toque de queda han sido la solución. Se necesita cerrar a Maicao por los cuatros costados con el apoyo del gobierno nacional, con un pie de fuerza del ejército para con mano dura poner fin al contagio que es grande y como van las cosas entrará en alerta naranja muy pronto.

El alcalde Mohamad Dazuki ha hecho ingentes esfuerzos para lograr el control y en parte lo ha logrado. La curva de la pandemia ha disminuido. Eso hay que reconocerlo.

HERNAN BAQUERO BRACHO

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?