¡MILAGROS!!

Cuatro años completos de incertidumbres. Y de confianza plena en el Ser Supremo. Aún no me encuentro como hubiera querido estar cuatro años después. Y un paso gigante para cumplir mi propia meta: mantener en pie el maravilloso milagro de mi propia vida. Por ahora el propósito está plenamente conseguido. Aún no puedo cantar victoria. Y tampoco hacer sonar las trompetas de quien entra triunfante a una ciudad avasallada.

Aún me falta un largo camino por recorrer antes de alzar, con el orgullo de los antiguos atletas atenienses, los laureles generosamente ofrecidos al vencedor. Por ahora, echo mucho de menos a los amigos que se fueron. Ya volverán cuando los augurios sean más favorables para el largo vuelo de las aves. Y aún en esas condiciones ofrezco mi gratitud inmensa a aquellos que aún están presentes. Y a todos, sin excepciones, presento mis respetos con el corazón palpitante de alegría.

Y con las esperanzas que bullen en el alma. Por el momento sólo un vago sentimiento de satisfacción por estar donde bien no pudiera estar ahora. Un abrazo grande para los amigos de siempre. Y también para los de ahora. Un abrazo grande para quienes con su voz de aliento me dijeron en aquella noche de angustias: tranquilo, aún el momento no ha llegado.

Aún falta recorrer la última etapa del sendero.

Idy Bermudez Daza

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?