NO NOS ESTAN MATANDO, NOS ESTAMOS MATANDO

Observo con gran tristeza y profundo dolor la situación por la que está atravesando nuestra nación, y me lleva a un análisis que quizás a muchos no les gusta aceptar pero que a mis ojos es la realidad, Colombia es una nación que hace ratos dejo de ser fuerte, poderosa y libre, dejamos de serlo cuando los grupos al margen de la ley lograron marginar al estado, a las fuerzas armadas y militares del país, cuando pasamos de ser víctimas a ser victimarios, cuando bajo un proceso desaprobado por las mayorías en un ejercicio democrático empezamos a darle poder a quienes por décadas buscaron someternos, cuando nuestro jefe de estado decidió comprometer el recurso de nuestro país para reparar lo que otros dañaron, cuando estos dineros debieron salir de las recursos de las farc y no de nosotros los colombianos, pero cómo? Si el grupo en mención se declaró ante el estado como una guerrilla pobre, ¿POBRE? ¿Me pregunto ahora como se sostuvo un ejército en pleno por tantos años sin riquezas? Creo que nos vieron la cara, señores, ( insight crimen, ha creado una página en internet con la finalidad de crear espacio donde se hable del crimen organizado y esta misma ha dicho que en un estudio hecho por ellos la guerrilla de la farc obtendría alrededor de 580 millones de dólares anualmente, los invito a que lo lean), sumado a esto hay que reconocer que la corrupción nos ha venido haciendo daño desde gobiernos anteriores, todos los sucesos ocurridos con navelena, odebrecht y demás han causado un detenimiento a nuestro patrimonio, y podríamos pasarnos días enteros hablando del pasado y de todos los móviles que nos han llevado a la situación actual, pero hablemos del presente, debemos reconocer que el presidente, fallo al radicar una reforma tributaria exorbitante en todos los sentidos, pero no solo eso al hacerlo aun con una advertencia ya hecha incluso de su mismo partido político, como dicen por ahí se le dijo se le advirtió y no oyó, sin embargo es menester precisar que urgente se necesita una reforma a gritos, tenemos que ver la realidad y la realidad es que la economía no da espera, que hay que buscar PLATA YA, pero toca decir también, que en un estado como este hay cosas que no se pueden tocar como la canasta familiar, y menos en un momento como en el que atravesamos a causa por la pandemia del COVID 19, ahí se estrelló el gobierno, ya que son puntos sensibles, es como cuando tienes un cáncer y te lo exprimen, en términos coloquiales, así nos sentimos los colombianos al llegar la propuesta de dicha reforma, sin embargo e irónicamente esta contenía puntos que eran beneficiosos para gran parte de la población, en temas de educación y salud, lo paradójico es que el dinero iba a salir de nosotros los que no somos ricos y que el estado nos ve como tal.

Al presidente no le ha tocado fácil, un país en declive económico, con un sector opositor acrecentado, enfrentando un momento transitorio debido al proceso de paz pactado por el gobierno saliente, ¡un reto enorme! Y con muy poca suerte le toca enfrentar lo que a pocos les ha tocado una pandemia. Mucho para un presidente de carácter tibio, con ganas de quedarle bien a todo el mundo y de tenerlos a todos contentos, se extralimito creando subsidios a la población que el país hoy no tiene como sostener y que irónicamente esa misma población hoy le protesta, ( ingreso solidario, devolución del IVA, aumento de jóvenes y familias en acción y perdón si se me escapa alguno) sumado al poco control en la asignación de los mismos, sin dejar de lado un gabinete que poco lo ayuda, considero al exministro de hacienda un tipo técnico, practico y un economista del carajo pero muy mal político y  en estos cargos indiscutiblemente hay que tener un pensar netamente político.

Bueno una vez conocido un poco de lo que quizás es el punto de partida de este caos, hablemos del caos, al país le cayó muy mal el hecho de que el presidente radicara esta reforma, y amenazo con salir a las calles si esto se daba y así lo cumplió, aun cuando el congreso en pleno manifestó estar en oposición a la misma es decir fue una reforma que nació muerta, yo le llamo una reforma abortada, ¿Por qué abortada? Pues fácil nunca tuvo las condiciones para subsistir, pues quienes le iban a dar vida la mataron sin que naciera, el CONGRESO que óigase bien es quien tiene la facultad de darle viabilidad a la misma, ahora listo la comunidad no confía, no cree en el congreso, respetable posición muchas veces nos han bailado el indio y decidió salir a marchar en contra de este proyecto, empieza la horrible noche que no ha cesado como quisiéramos, y poder entonar con ahínco esas letras del himno nacional, empezó una marcha (pacifica) que jamás fue pacífica, desde el día 1 los habitantes de Cali sufrieron los ataques de algunos protestantes, ataque a la población, bienes públicos y privados destrozados, bloqueos viales y demás el estado en su deber y derecho constitucional, igual como lo es el de la protesta decide hacer uso de la fuerza pública para frenar estos episodios, que al contrario fueron más agudos, ya no solo en Cali si no en muchas ciudades del país, consecuencias: renuncia el ministro de hacienda y el presidente retira la reforma, con el gran anhelo de que esto pare, y poder buscar estrategias que beneficien a todos y a su vez darle continuidad a sus planes de gobierno que tanto necesitamos, pero vaya sorpresa la gente no se retiró de las calles, que paso? Fácil la marcha y el paro no fueron iniciativa de un grupo de personas preocupadas por la reforma y lo mucho que esta nos afectaba, no señor ese grupo de personas que si existe claro, se sumó a una marcha, a un paro que no saben ni de donde proviene, esto fue convocado por un sector político opositor al gobierno que busca desestabilizarlo, fracturarlo y llevarlo a pique de tal forma que le cueste al presidente su cabeza y de esta forma zacear sus ganas de vencer y por ello es que hemos visto una invasión de vandalismo que empaña el sentir de quienes protestan en paz, así mismo la fuerza pública se dejó provocar y muchos perdieron el norte, la mesura y la sensatez y están dando el papayaso de la historia, una vez más dejando al victimario como víctima, y salieron a gritar todos NOS ESTAN MATANDO, hoy les digo NO NOS ESTAN MATANDO, NOS ESTAMOS MATANDO, todos perdimos el norte el sentido, la cordura hoy nos estamos atacando todos con todos, y se nos olvidó que todos somos COLOMBIA, y que los promotores de todo esto están en un apartamento lujoso al norte de la ciudad, detrás de un teléfono diciéndoles COLOMBIA resiste, me pregunto hoy a que resistimos a la muerte? A la ruina que este paro nos está dejando, NO señores no es momento de resistir en las calles dándonos bala unos con otros es momento de marcar posiciones de diálogo y consenso positivos basados en propuestas reales, concretas y sensatas en las que podamos buscar soluciones que beneficien a todos, sin sacrificar la economía del estado, pero no vayamos con propuestas irracionales para luego decir que el presidente no cedió no señor. Porque al final el único tablero que estamos viendo es el de un país bañado en sangre por quienes no tenemos la culpa (fuerza pública y manifestantes) mientras los que nos sumergen en esto, están sentados viendo desde sus lujosos miradores como nos convertimos en bobos útiles, y como nosotros ponemos los muertos mientras ellos cabalgan hacia sus intereses.

Yo tengo algunos puntos que me parecen racionales el 1. Austeridad estatal; esto implica que por un tiempo nuestros servidores se sacrifiquen en gastos.

  1. eliminar el ingreso solidario, y por el contrario convocar al pequeño y mediano empresario que se vio afectado por la pandemia para que reestablezca su negocio con créditos representados en productos de capital para evitar que el dinero tome otro rumbo, blandos y sin tanta talanquera, con seguimiento estatal para que paguen, no son subsidios, son créditos, esto ayudaría a recuperar la cadena económica y a poco a poco reestablecer el nivel de pobreza.
  2. pongamos a producir los activos del estado que tienen como crecer económicamente.
  3. manejemos los subsidios que no se pueden quitar por los bancos del estado para que así estos crezcan y el dinero se quede en nuestro territorio.
  4. gobernadores, alcaldes, diputados y concejales el llamado también es a ustedes, propicien, enfoquen y canalicen los recursos al crecimiento económico de sus regiones, sean gestores además de administradores quienes tienen tal facultad.
  5. el campo, fortalezcamos el campo asegurándoles un mercado propicio para la comercialización de sus productos, la tecnificación es primordial para ello, priorice la exportación de nuestros productos.
  6. focalicemos el recaudo de impuesto, y vamos a invertirlos en actividades que generen dividendos para que estos no solo se gasten si no que produzcan, que tal si en vez de seguir teniendo familias en acción como subsidios, le damos un giro y en realidad las ponemos en acción? Volvámoslas productoras, creemos microempresas en las que ellas puedan laborar y ganarse lo que hoy se les paga en subsidios, así al estado no le cuesta tanto y las volvemos laboriosas, y nos vamos quitando el peso del desempleo.
  7. en vez de gravar la canasta familiar que los impuestos se le atribuyan al licor al tabaco, entre otros de este tipo.

Construyamos entre todos un mejor país, así como hemos decidido a acudir a la violencia y a las vías de hecho, necesitamos un despertar sí! Pero un despertar coherente y constructivo no uno que cada día nos destruya como personas, como humanos, como hermanos y como colombianos, la invitación es a que no nos sigamos matando entre sí, y por el contrario levantemos la bandera del dialogo y el consenso.

Julia Hurtado Arellano

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?