NO SEAS ALEJANDRA, SÉ COMO PABLO

Cada día la competencia laboral es más fuerte y exigente porque los títulos están a la vuelta de la esquina, sin embargo, sigue siendo muy contradictorio que entre más preparada esté una persona, esto no sea congruente, en todos los casos, con su alta calidad humana. Por lo anterior, sigue siendo imprescindible que la formación y educación sea integral, que las organizaciones puedan tener alma y no solamente organigramas con estructuras rígidas que imposibiliten el sentir humano.

Desde hace unos días el país fue testigo de la controversia que la gerente de una de las ferias de emprendimientos más importantes de Colombia tuvo con un joven adolescente que quería brindarle un pedazo de pizza a un portero de la misma feria y este desacuerdo lo hizo renunciar al cargo, porque sus valores le impedían ser parte de un equipo que no compartía su visión. Creo que en las noticias todos escuchamos las excusas, y atrevidamente digo excusas, porque no hay justificación para negar un alimento, o bueno, a mi me enseñaron que un vaso de agua no se le niega a nadie e igual con la comida.

No obstante, para muchos puede parecer algo pequeño, pero realmente no lo es, porque luego de esta denuncia pública se sumaron otras personas a ratificar la posición del joven adolescente y a compartir sus malas experiencias con la gerente de la feria, que al parecer ha tenido actitudes grotescas con varios trabajadores durante las diferentes versiones que ya ha tenido Buro (la feria, para quienes no la conocen).

Asimismo, soy consiente que en Colombia no muchos se pueden dar el lujo de renunciar a su trabajo, y ahora menos después del impacto tan fuerte que dejo la pandemia en la economía de los hogares, pero pensaba en lo diferente que fuera nuestra sociedad si cada empleado desde su cargo, público o privado alzará la voz cuando fuera testigo de actos incorrectos, llámese corrupción, malos manejos de sus jefes, momentos de abuso o discriminación. Creo que sería el comienzo de un cambio notorio que beneficiaría al país. Sí con tan solo mejorar nuestro entorno, porque sin ser exagerados hasta el año pasado estábamos en el puesto 96 entre 180 países evaluados en el índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional con 37 puntos sobre 100, según estudios realizados por Transparencia por Colombia y esto, aunque lo hayamos normalizado, genera un fuerte estancamiento.

No obstante, este joven que apenas empieza su vida profesional mostró una valentía que pocos, sobretodo en el sector público son incapaces de tener por el conformismo de un sueldo o incluso por miedo, pero ojalá este hecho nos permita autoevaluarnos, inclusive a quienes son jefes y decidamos aprender a reconocer en qué momento debemos dejar de ser parte de un equipo que no está haciendo las cosas correctamente.

Además, es necesario volver a darle valor algunas instituciones gubernamentales e incluso esta deuda también la tienen muchas empresas privadas en Colombia, pero esto se gana con obras que demuestren un cambio positivo, que garanticen el bienestar humano a su público externo y a sus trabajadores. Y aunque no se trata de cancelar la feria, porque como bien lo han explicado miles de emprendimientos, muchos esperaban con ansias su participación para lograr una reactivación eficaz en el mercado, como consumidores también debemos aprender a escoger a diario ¿Qué marcas apoyamos? ¿Qué tipo de ferias visitamos? ¿Qué tipos de marcas prefieres comprar? Vas a seguir trabajando ¿aún sabiendo que tu jefe está robando dineros públicos? ¿O todos los días te vas hacer el indiferente ante la discriminación que le hacen a tu compañero porque no es contigo?

Pequeñas decisiones tienen efectos enormes en nuestro día a día, Alejandra no solo perdió un buen empleado, dañó el nombre de su feria y hoy Pablo (el joven) perdió un trabajo, pero conservó algo más valioso, que no tiene equivalente en sueldos, y es la dignidad humana.

Por cierto ¡no le niegues un pedazo de pizza a nadie!

Daniela Pulido

DESCARGAR COLUMNA

Un comentario de “NO SEAS ALEJANDRA, SÉ COMO PABLO

  1. Fernando Payanene dice:

    El mundo moderno busca valores de coherencia, confianza, honestidad y transparencia en las marcas y/o instituciones; y esta emocionalidad es lo que nos permite seguir conectados a lo humano, ¡buen post! 😎

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?