SEGUIR A CRISTO ES COMO UN VIAJE QUE INICIA EN NUESTROS CORAZONES

Seguir a Cristo es como un viaje que inicia en nuestros corazones. Esta experiencia implica movimientos, acciones, paradas e inicios, caídas, demoras y caminar hacia lo desconocido.

Dios llamó a Abraham para que abandonara su vida pasada en su ciudad natal e iniciará un viaje a la edad de setenta y cinco años. Llamo a David para que dejara las comodidades de su trabajo para que conquistara a Goliat y sirviera como rey de Israel.

Jesús llamó a sus doce discípulos a llevar a cabo un viaje que cambiaría sus vidas para siempre. Sin embargo, judas se desvió y cambió de camino. No pudo ver que algo bueno podía surgir de la crucifixión de Jesús y que esto salvaría a toda la humanidad.

Hoy nos encontramos con muchas personas que están atascados. Algunos abandonaron juntos y trágicamente no entiendes la gran imagen del trabajo de transformación que Dios busca hacernos en este viaje. La confusión y el dolor de sus circunstancias los ciega y se sienten frustrados por no encontrar a otros compañeros para emprender dicho viaje. “Yo les he dicho estas cosas para que en mí hallen paz. En este mundo afrontaran aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.”

Juan 16:33

Oración del día: Amado Padre, enséname a confiar en ti aun cuando no sé adónde vas. Ayúdame a no dejarme vencer por el temor, las tormentas y los vientos de la vida. Abre mis ojos para que pueda ver qué estás conmigo.

¡Amén!

Álvaro Uribe Cerchiaro

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?