Te bendeciré y tú serás de bendición a otros.

Dios nos garantiza que llenará de bendiciones a todos aquellos que le aman.
La bendición debe entenderse más bien como el acompañamiento que hace Dios para que, en medio de las tormentas, el barco de nuestra vida llegue a puerto seguro.
Su bendición es la certeza de que aunque la senda pueda ser tortuosa y llena de obstáculos, aun así todo aquel que ama a Dios y cumple sus mandatos cuanto emprenda tendrá un buen final. Dios no promete que el proceso estará libre de dificultades y dolor, sino que el resultado final sí hará que su gloria se manifieste y sirva para el beneficio del hombre.

Oración: Amado Padre, llena mi corazón de tu bendición, que mi alma descanse en tus manos y que tú puedas crear en mi un corazón humilde.
¡Amén!

 

Alvaro Uribe Cerchiaro

Estudiante de Derecho / Predicador

 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?