TODOS DEBEMOS RENUNCIAR A ALGO

A pesar de sus imperfecciones saludo con beneplácito a todas aquellas personas que le han apostado a la paz, la cual no es solo un proceso, debe entenderse como un valor social,  por tanto rechazo tajantemente la politización y escrituración que algunos sectores han hecho a los procesos, abrogándose las facultades para decidir cuales hechos, personas e instituciones se consideran amigos de ella; esta actitud sectorizada da a entender que la definición de paz no es la misma para todos y a ese tipo de creencias debemos renunciar.  Los colombianos solo nos unimos como nación para los partidos de la selección nacional de futbol, se ha perdido el sentido y el valor de  los símbolos patrios, últimamente burlados y puestos de cabeza por los nuevos próceres, por ello es urgente renunciar a egos para lograr la unificación de Colombia como pueblo, pues parece que cada uno vive en un país diferente lo cual ha llevado a que entre nosotros haya un distanciamiento social que se aviva con el llamado permanente al odio que realizan algunos histriónicos personajes para mantener sus privilegios en medio del desconcierto general sobre el futuro próximo.

Hay personas que consideran lo mejor para el país es un gobierno que aumente los subsidios, intervenga al sector productivo y rompa relaciones con los aliados internacionales, deben considerar un gobierno que incentive alternativas personales de generación de riqueza, fortalezca a las pequeñas y medianas empresas para que sus productos sean competitivos en el mercado y acuerde espacios de seguridad jurídica a multinacionales para que no saquen las materias primas y luego las regresen como producto elaborado, sino que desde acá tengan toda su cadena de proveeduría y producción logrando el aumento en la captación de impuestos y generen plazas laborales bajo premisas de desarrollo sostenible.

Desde que empezó la pandemia hemos estado criticando las acciones gubernamentales, pero cuál ha sido el aporte de la sociedad: Desobediencia e irrespeto (me incluyo); no son los políticos quienes tienen toda la carga, nosotros también, elegimos esperando nos llenen los bolsillos sin esfuerzo, bien sea con subsidios o puestos de corbata, para nosotros o familiares; que nos hablen de utopías de igualdad cuando unos se esfuerzan y otros no (esto es lo que genera la mayor diferencia de pensamiento político), estos creen que se hace más igualitario un país quitándole al que tiene y repartiéndolo, no generando movilidad social a través de la educación y el trabajo.

Como dice el guion de la película italiana “Bienvenido, Presidente” para cambiar el país se necesita personas preparadas en leyes y protocolos, sin embargo, ¿los actuales deben renunciar (…) Quien más debe renunciar? Quizás tú que señalas con el dedo y dices: “los políticos son ladrones” pero luego no pagas impuestos, estacionas en doble fila, no le pagas a tus empleados lo correcto (ni seguridad social). Tú que no eres político, pero te gustaría serlo, para ayudar a tus familiares y tú mismo beneficiarte con esto, para que te hagan te hagan un TAC en dos días porque tienes contactos, tú que te escapas del trabajo para holgazanear. Tú puedes que seas honesto, pero si un amigo tuyo abusa del sistema (del estado) te haces el de la vista gorda, Lógicamente no puedes renunciar porque no representas nada, pero debes renunciar a tus malas acciones (norma de ventaja o malicia indígena que llamamos) sino los próximos serán peores que los actuales.

Cuál es tu “paz” la que exiges con violencia, No exijamos derechos delinquiendo o cohonestando con él, no exijamos obras e inversiones sino pagamos los impuestos o consumiendo productos de contrabando; no maldigas o satanices a quien no se deja imponer tu ideología; no esperes un cambio social impidiendo que los niños vayan a los colegios; renuncia a lo que te aleja de ser colombiano.

Adaulfo Manjarrés Mejía

DESCARGAR COLUMNA

5 comentarios de “TODOS DEBEMOS RENUNCIAR A ALGO

  1. Carlos Alfonso Parodi Romero dice:

    Muy buenas reflexiones primo,si todos pensáramos así tendríamos un país más incluyente y más equitativo,pero la gran realidad es otra.Hay que seguir trabajando en las bases para que ésto cambie.

  2. Roque Herrera Michel dice:

    Muy oportuna reflexión estimado Adaulfo….necesitamos personas que de verdad sacrifiquen lo personal por el bien de las poblaciones que mas lo necesiten: los de los estratos 4chacia abajo. Los niños, los jovenes, los ancianos, etc

  3. Juanita dice:

    Excelente columna Adaulfo, el cambio y la paz inicia desde casa, con nuestro comportamiento y compromiso con el país , la llamada Paz y sus acuerdos deben basarse en la realidad que vive nuestra hermosa Colombia, donde la desigualdad es el común y el pan de cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?