LA EXPECTATIVA GENERADA POR LA LLEGADA DE LOS AFGANOS EN COLOMBIA

Una de las frases que más se escucha en la actualidad es, “los talibanes se retomaron Afganistán” aunque de este hecho que, hoy tienen en crisis al país ubicado en Asia central, es poco lo que en Colombia se sabe, la situación genera expectativa tras el anuncia del gobierno nacional de recibir a manera de transición cerca de 4000 afganos.

Dicho anuncio hace que un sector de la población tema que, esto de paso a la apertura de una puerta giratoria a una migración de afganos en condición de irregularidad, otra porción de la población teme que dentro de estos afganos llegue como infiltrados algunos simpatizantes de estos mismos talibanes, o del aparente desaparecido DAESH, o quizás de algunos de esos grupos de corte yihadista y esto podría convertirse en una amenaza de seguridad y defensa nacional.

De acuerdo con el anterior planteamiento, es importante tener en cuenta que, Colombia, a lo largo de su historia, se ha enfrentado a distintas amenazas tanto internas como externas, que han puesto en peligro la seguridad y el bienestar de su población como de su territorio. Entre estas amenazas, encontramos las largas épocas de conflicto armado que ha vivido el país, donde las Fuerzas Militares se han visto enfrentadas a grupos guerrilleros y paramilitares, que ponen en riesgo el bienestar de la sociedad colombiana.

Así las cosas, se debe tener en cuenta con la importante amenaza que pueden ser los grupos radicales yihadistas para el mundo, el presente texto busca explicar ¿Cuál sería la potencial amenaza que representa el yihadismo a la seguridad nacional en Colombia?

Para poder entender la importancia del tema y porque en la actualidad Afganistán está en esta situación es importante empezar por definir el término “Yihad”, el cual proveniente del islam, que tiene como significado prueba o esfuerzo.

Para Muniategui (2017), este término se puntualiza, en la llamada guerra santa llevada a cabo por los seguidores más radicales del islam político, y que busca el triunfo de la palabra de su Dios. A su vez, para entender el surgimiento de este término, se identificó que, a partir de la interpretación bélica de la yihad, en los años setenta del siglo XX empezó a cobrar fuerza una corriente ideológica que sostiene que esta yihad es una obligación individual que ha de acometer cada musulmán para contribuir a la liberación final de la umma. Es lo que se conoce como ‘yihadismo’ (Gómez, 2009).

Ahora bien, para definir más claramente, que es el yihadismo y poder entender como este representa una amenaza para Colombia, según el Instituto Español de Estudios Estratégicos (2015), esta palabra es empleada para nombrar a las ramas o grupos más violentos y radicales dentro del islam político, que con frecuencia hace un brutal uso del terrorismo. De esta forma entonces, el yihadismo hace referencia a la rama más violenta y radical del islam político.

Sus seguidores siguen un proceso (similar al de un grupo sectario) continuo que finalmente los lleva a la radicalización. Hasta llegar a dicha radicalización, hay diferentes fases que forman parte de una dinámica sectaria común también entre los grupos de manipulación psicológica (Vega González, 2016).

Así mismo, cuando se habla de los grupos yihadistas, también se refiere a aquellos seguidores más radicales que buscan alcanzar la perfección como fieles seguidores del islam, que pretende llevar a cabo la llamada guerra santa, pues esta última tiene que ver con la “defensa legítima de las personas y de la religión, y también como lucha para extender el islam” (Jordán, 2004, p. 46).

Otro aspecto importante que se debe mencionar cuando se habla de yihadismo, es el hecho de que, en los medios occidentales, se utiliza el término para referirse a un tipo de ideología o lógica que se caracteriza principalmente, por el frecuente uso del terrorismo, como medio para alcanzar sus fines tanto políticos como religiosos, especialmente en torno al tema de la guerra santa. Sobre este punto del terrorismo y el uso de la violencia como estrategia, se plantea que, se trata de una ética de la violencia que ponga de relieve la bondad de los fines y la necesidad de los medios utilizados, ya sean más o menos mortales. Además, la justificación sobre la legitimidad de la lucha infunde un componente motivacional en el yihadista que, convencido de poseer un papel mesiánico en el teatro de la yihad, se siente confiado para llevar a cabo cualquier tipo de acto terrorista, incluso el suicidio (Castro, 2013, p. 50).

Se debe apuntar también que, el yihadismo en el mundo occidental ha tomado una connotación tan fuerte y explícita que, se utiliza casi que exclusivamente para, hacer referencia a los grupos musulmanes más radicales y violentos del islam. De hecho, en el mundo, los grupos yihadistas se distinguen principalmente, por el carácter radical de sus acciones y métodos implementados.

Es así como, el surgimiento del yihadismo deviene de una larga historia y conflictos violentos, a lo que se plantea que, el movimiento yihadista no es un producto que ha aparecido de pronto ni tampoco es consecuencia de situaciones de injusticia o de humillación creadas en los últimos años, sino que responde a una postura articulada ideológica, doctrinal y políticamente desde los primeros años del recorrido del islam (Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2015)

Se deja claro entonces que, una de las características principales del yihadismo es la radicalización de sus acciones y manifestaciones, que suelen ser sumamente violentas, expresadas principalmente a través del terrorismo y los conflictos. Para poder entender la utilización de la violencia como medio para lograr un fin, se debe tener en cuenta que, los principios de la doctrina yihadista tienen que ver, según el Instituto Español de Estudios Estratégicos (2015), con la restauración de la grandeza del islam, volver a “islamizar” a todas las sociedades musulmanas del mundo, incluyendo las más ortodoxas, además aspiran a la creación de estructuras políticas que promuevan y garanticen el cumplimiento de dichos principios, así como velar por su protección.

Así mismo, se plantea que, el yihadismo representa “una respuesta radicalizada, provocada por una reacción identitaria que pretende reconstruir una comunidad mítica de valores originarios –convertir al mundo entero al islam–, rechazando el progreso que altera las comunidades tradicionales y la religión” (Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2015). Se evidencia así, otra de las principales características del yihadismo, la necesidad de instaurar el islam en todo el mundo y difundir estas creencias y doctrinas en todas las sociedades.

Ahora bien, para el caso específico de las manifestaciones del yihadismo en Colombia, para el año de 2018, ocurrió el incidente de la detención de un yihadista cubano, el cual había manifestado contar con un plan para atentar con explosivos en una conocida zona de restaurantes de Bogotá, la capital, frecuentada por personas adscritas a la embajada estadounidense (…). Se dio el arresto de este hombre por amenazas vertidas contra la población civil y el adoctrinamiento que manifestaba en favor de la organización terrorista Estados Islámico (El país, 2018).

 Según la investigación realizada por la Policía Nacional, la cual duró varios meses, se pudo determinar, el hombre llevaba meses inmersos en un fuerte proceso de adoctrinamiento, lo que lo habría llevado a su paulatina radicalización; incluso, según fuentes de la policía, el hombre se habría sometido a un cambio en su aspecto físico, por una estética más radical.

 

Seguridad nacional de Colombia: La lucha contra el terrorismo.

Para poder lograr estos objetivos, Duque, de mano con su gabinete, postularon los 5 pilares que fundamentan la política de seguridad y defensa de Colombia. Según Saumeth (2019), el primero de ellos considera y reconoce al agua, la biodiversidad y al medioambiente como activos estratégicos del país vitales para el desarrollo de la nación; el segundo, teoriza el principio de la seguridad cooperativa es decir acciones conjuntas en seguridad; el tercero, se dirige a romper el delito atacando a las estructuras delincuenciales y sus redes; el cuarto, promueve la recuperación de los territorios y espacios; y el último, se enfoca en el apoyo a la innovación tecnológica que se traduce a un respaldo a programas de ciencia y tecnología. Cabe mencionar que, dentro de las partes más específicas de estos cinco pilares, en el cuarto puntualmente, se habla de la lucha contra el terrorismo internacional.

Entrando entonces puntualmente en el tema de las políticas de Colombia frente al terrorismo, es clave saber que el ministro de Relaciones Exteriores de Colombia para 2011, Guillermo Fernández, comunico a la nación y pueblo norteamericano, la empatía del pueblo de Colombia debido a los atentados cometido por Yihadistas en el 11 de septiembre de 2011.

Este entonces, es el primer vestigio de la política antiterrorismo de Colombia. Donde, claramente, se siguen los lineamientos de Estados Unidos frente al terrorismo y la criminalización de estos actos que intentan contra la estabilidad de una nación. Es de esta manera que podemos mencionar que las políticas de Colombia frente al terrorismo vienen fundamentadas bajo la alianza que existe con Estados Unidos, y el respaldo que se muestra frente a la política exterior del gigante norteamericano en tanto a esta temática puntual.

Ahora bien, es fundamental que en la carta hecha por el exministro Fernández, se menciona que pocos países han sufrido, como Colombia, los embates del terrorismo, apoyado en este caso por otro problema mundial, como es el de la producción, procesamiento, comercialización y consumo de drogas ilícitas. Puedo entonces afirmar sin vacilación que la lucha de la comunidad internacional contra las drogas es un puntal determinante de la lucha frontal contra el terrorismo.

Ha llegado el momento de aplicar a la estrategia mundial contra el terrorismo internacional el principio de la responsabilidad compartida, ya aceptado por la comunidad de naciones como fundamento en la lucha contra el problema de las drogas ilícitas y contra el tráfico ilegal de armas.

El problema del terrorismo internacional está latente y puede estallar en cualquier lugar del planeta, debido en parte a la porosidad de las fronteras y a la carencia de instrumentos que permitan actuar conjuntamente (Organización de los Estados Americanos, 2011).

De esta manera entonces, Colombia ratifica su posición en alianza con Estados Unidos contra el terrorismo internacional y el narcotráfico, y en pro de la defensa de la democracia. Adicionalmente menciona la importancia de la cooperación en tanto a estas problemáticas reconociendo el problema de la porosidad fronteriza que ha traído la globalización.

La situación de Afganistán preocupa a Colombia por varias situaciones como, la primera de esta es la llegada de cerca de 4000 afganos los cuales pueden dar apertura a una desmedida migración en condición de irregularidad, teniendo en cuenta que, la situación desbordada por la que atraviesa Colombia debido a la migración de venezolanos, lo que evidentemente ahondaría la crisis social actual de Colombia.

Según afirma el escritor mexicano Zunzunegui (2021) recibir afganos en Colombia sin tener condiciones para suplir sus necesidades solo con base en un compromiso vanos de los norteamericanos, es darle la entrada a América latina, por lo que no se puede desconocer que muchos de estos tendrán la yihad y sharía como una opción de vida poniendo en riesgo no solo a Colombia sino a toda la región.

 

Consideraciones finales

Una vez entendido a que se hace referencia cuando se habla de yihadismo y cuáles son los lineamientos en materia de seguridad nacional para Colombia, específicamente en el tema del terrorismo, podemos llevar a cabo el análisis sobre cuál sería la potencial amenaza que representa el yihadismo a la seguridad nacional en Colombia.

De esta forma, se pudo identificar que, el yihadismo, debido a su naturaleza y sus formas de expresión tan violentas y radicales, es una gran amenaza para la seguridad de todos los países, incluido Colombia; como se pudo ver en el caso de 2018, donde un seguidor del yihadismo fue detenido en el país, por planear un atentado contra la población civil colombiana y estadounidense. Así, se plantea que el yihadismo es una de las más grandes expresiones y fuente del terrorismo a nivel internacional y nacional.

A su vez, representa una amenaza para Colombia, debido a que, a pesar de que se identifique como grupo, no es uno definido, lo que hace difícil su identificación y detención, pues cualquier persona puede entrar en contacto con ellos, y aún más, volverse parte de su ideología; esto último, especialmente, ya que es un grupo global, de fácil difusión.

Otra de las razones por las que el yihadismo puede ser una potencial amenaza para Colombia, es el hecho de que, los grupos yihadistas pueden influenciar (directa o indirectamente) grupos insurgentes o bandas criminales en Colombia. Es decir, por un lado, pueden apoyarlos financiarlos directamente. Pero, por otro lado, pueden simplemente, por medio del ejemplo, enseñarles cómo hacer actos terroristas contra el Estado.

Es pertinente realizar la siguiente anotación: el yihadismo no ha operado en Colombia directamente como amenaza, sin embargo, el único intento que hay datado es uno contra Estados Unidos y sus funcionarios. Esto nos lleva al cuestionamiento de ¿podríamos decir que es un fenómeno que es contra Estados Unidos? En este punto se podría establecer que, Colombia es uno de los principales socios de esta potencia mundial en América Latina, y es un país fuertemente capitalista, dos puntos que claramente van en contra de las doctrinas del islamismo político y por tanto del yihadismo, razón por las cuales estos últimos podrían ver a Colombia como un blanco de ataque.

Para finalizar, es clave saber que hay diferentes formas de entender el terrorismo. Sin embargo, todos tienen un punto común: la violencia como medio político para un fin puntual. Es de esta manera, que no se puede desligar de la acción terrorista el narcotráfico, y por ende, tampoco la lucha contra las drogas. Esto reconociendo que ambos procesos son violentos y buscan, por medio de esta violencia alcanzar un fin político como, por ejemplo, hacerse con el poder o desestabilizar la economía con dineros negros.

Esto entonces, nos lleva a la conclusión de que el terrorismo se entiende de diversas maneras. Colombia es el perfecto ejemplo de un país que vive el terrorismo por medio de grupos guerrilleros, narcotráfico, bandas criminales, crimen trasnacional, grupos paramilitares, etc. Todos estos grupos, usan la violencia para desestabilizar el aparato político del país generando crisis interna. Estados Unidos, por su lado, vive una clase de terrorismo diferente, donde otros Estados, buscan mostrar una postura política frente a los actos cometido por la potencia mundial. Para este fin, usan la violencia, principalmente contra la población civil para poder generar un impacto mayor.

 

Linda Samara Puentes

Investigadora

Departamento de estrategia

Escuela superior de Guerra “Rafael Reyes Prieto”

DESCARGAR COLUMNA

 

Bibliografía

Castro, J. (2013). El terrorismo yihadista. Fundamentos filosóficos e investigación criminológica. Universidad Nacional de Educación a Distancia. Facultad de filosofía. P. 1-72

El país. (2018). Detenido en Colombia un yihadista que planeaba atentar contra ciudadanos de EE UU. Obtenido de: https://elpais.com/internacional/2018/03/15/actualidad/1521121436_617490.html

Instituto Español de Estudios Estratégicos. (2015). Cuadernos de Estrategia 173: La Internacional Yihadista. Ministerio de Defensa.  P. 1-239

Jordán, J. (2004). Profetas del miedo: aproximación al terrorismo islamista. Pamplona: Eunsa.

Gómez, L. (2009). Glosario sobre el islam. Obtenido del Observatorio de la islamofobia en los medios: http://www.observatorioislamofobia.org/glosario/

Saumeth, E (2019) Colombia y su Política de Defensa y Seguridad para la legalidad, el emprendimiento y la igualdad: Menos de los mismo. Obtenido de: https://www.infodefensa.com/latam/2019/02/08/opinion-colombia-nueva-politica-defensa-seguridad-legalidad-emprendimiento-equidad-menos-mismo.php

Organización de los Estados Americanos (2011) Intervención Del Señor ministro De Relaciones Exteriores De Colombia, Guillermo Fernández De Soto, En La Reunión Del Órgano De Consulta De La Organización De Los Estados Americanos. Washington, D.C. Obtenido de: https://www.oas.org/oaspage/crisis/speech_es/colombia.htm

Vega González. (2016). El yihadismo: otra forma de manipulación sectaria. Obtenido de: https://www.il3.ub.edu/blog/el-yihadismo-otra-forma-de-manipulacion-sectaria/

            Muniategui, E. (2017). Terrorismo, Yihadismo, Fundamentalismo, islamismo… necesitamos clarificar conceptos. Universidad Loyola Andalucía. Obtenido de: http://www.loyolaandnews.es/estudiosinternacionales/que-es-el-yihadismo/

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?