ENFRENTEMOS JUNTOS LA DELINCUENCIA

El temor que hoy sufrimos los fonsequeros de ser víctimas directas o indirectas del crimen, está generando un pánico colectivo y como consecuencia de la delincuencia se generan altos costos económicos, afectaciones al bienestar y la seguridad ciudadana y obstáculos al desarrollo económico por lo que se hace necesario plantearnos lo siguiente:

  • Para lograr una reducción en los niveles de inseguridad y la consolidación del Estado de Derecho, se deben mejorar los niveles de legitimidad y confianza de las instituciones de seguridad y justicia (Fuerza pública y sistema de Fiscalía, jueces y organismos de inteligencia), mediante el fortalecimiento de sus procesos, recursos humanos y capacidad de atención ciudadana.
  • Se sabe que las entidades deben articularse y coordinarse, pero la clave es el cómo y el para qué. El Alcalde tiene en sus manos la articulación en materia de seguridad ciudadana y para ello cuenta con diversas herramientas. Por un lado, con el Consejo de Seguridad y con el Comité de Orden Público, que son los espacios donde se planea la seguridad. Por otro lado, tiene la capacidad de conformar equipos de trabajo y fuerzas de tarea y de desarrollar metodologías de intervención y mecanismos de monitoreo y evaluación, que le permitan direccionar su gestión de seguridad.

Es el Alcalde y su equipo de Seguridad, quienes deben establecer los objetivos, las prioridades, las zonas de intervención y las estrategias de seguridad. Son ellos quienes definen los roles, los procesos de actuación, quienes priorizan y orientan la focalización de las medidas a implementar. Delegar en la Policía la gestión de la seguridad limita el ámbito de acción. Esta debe abarcar también la justicia, el Concejo Municipal, las Juntas de Acción Comunal, los gremios y la ciudadanía en general, sumado al contexto sociocultural y de entorno, cuya gestión efectiva es la única manera para recuperar y mantener las condiciones de seguridad ciudadana. Alcalde, la única responsable no es la Policía.

  • En nuestro país ocurre con frecuencia que los alcaldes culpan a la Policía si hay mucha delincuencia, y los policías culpan la falta de apoyo de los gobernantes. Nadie se hace responsable y esto tiene que cambiar porque la ciudadanía sigue llevando pagando el precio más alto.
  • El primer elemento, es sin duda, empezar por hacerse cargo. Un alcalde no puede exonerarse de responsabilidades y delegar el control de la delincuencia a otros. El liderazgo por parte de las autoridades locales es esencial. Es la muestra de un gobierno que escucha el clamor de sus ciudadanos por mayor seguridad. Esto, independientemente de que las responsabilidades sean inherentes a la misma legislación colombiana.

El crimen es un fenómeno complejo que requiere de soluciones desde muchos frentes. En mi paso por la Alcaldía enfrentamos una época difícil por la llegada masiva de ciudadanos venezolanos a nuestro territorio y los problemas sociales se incrementaron, entre ellos la inseguridad, pero ayudó mucho la participación de la ciudadanía a través de distintas manifestaciones con las que se logró despertar un gran sentido de solidaridad, el repudio a la delincuencia y mayor compromiso de la institucionalidad.

Algunas de las medidas que menciono a continuación son propicias para trabajar entre todos y lograr mejorar las condiciones de seguridad de nuestro municipio:

  1. Priorizar prevención vs. represión.
  2. Atención social prioritaria a la juventud.
  3. Un trabajo planificado en la violencia intrafamiliar.
  4. Combatir en forma enérgica la micro comercialización de drogas.
  5. Erradicar los puntos de ventas de artículos robados.
  6. Diseñar programas específicos involucrando a Juntas de Acción Comunal.
  7. Contar con un eficiente sistema de denuncias de delitos donde no se exponga al denunciante.
  8. Aumentar la efectividad de los procesos judiciales.
  9. Recuperar la confianza en las autoridades.

Inflexión:

En el prólogo de Colombia al filo de la oportunidad, comenta Gabriel García Márquez: “Somos conscientes de nuestros males, pero nos hemos desgastado luchando contra los síntomas mientras las causas se eternizan”

Misael Arturo Velásquez Granadillo

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?