LA VICTORIA DEL ANTI-ESTABLECIMIENTO

Las elecciones de primera vuelta demostraron que los colombianos demandan un cambio frente a los partidos y la política tradicional; en segunda vuelta tendremos el discurso del cambio 360º vs el discurso antisistémico. Rodolfo Hernández, con su narrativa jocosa y de tono fuerte en contra de la corrupción logró derrotar a Fico, este último marcaba en las encuestas como uno de los más opcionados para jugársela frente a Gustavo Petro.

El ingeniero conquistó el voto de aquellos antipetristas no uribistas que también quieren un cambio frente al statu quo. La agresiva estrategia de comunicación política de Hernández logró acechar de manera impecable el sentimiento de renovación del electorado junto a una dosis de emoción e identidad.

Todo lo contrario, sucedió con Sergio Fajardo, muchos lo consideramos como el mejor candidato por exponer unas propuestas aterrizadas, estudiadas y alejadas de escándalos y clanes políticos tradicionales; su capacidad intelectual no movió las fibras necesarias para convencer a la mayoría de los colombianos que se consideran de centro.

Así las cosas, el panorama para Gustavo Petro es mucho más complejo, su discurso anti uribista está agotado; ya no tiene a Uribe en segunda vuelta y eso lo obliga a dar un giro radical en su narrativa. Los 8,5 millones de votos de 2022, en primera vuelta, no están muy lejos de los 8 millones que logró en la segunda de las elecciones del 2018, tendrá que hacer un esfuerzo extremo en 3 semanas para acercarse a los 10,3 millones con los que ganó Duque en las elecciones pasadas.

Petro continúa la segunda vuelta como el más opcionado, pero la tiene complicada al lado del ingeniero Hernández, es muy poco probable que alguien que haya votado por Fico, en segunda vote por Petro. Son millones de los votos de Fico que muy probablemente aterrizarán en la candidatura del ex alcalde de Bucaramanga.

No son cuentas alegres como muchos están afirmando, claramente Hernández podría sumar 11 millones en segunda si cuenta con los de Fico, mientras Petro se estanca en 8,5 millones de votos. Muchos factores pueden incidir en estas 3 semanas: abstencionismo, indecisión y exceso de confianza.

Lo de ayer fue una muestra que la democracia en Colombia también funciona, dos candidatos anti-gobierno se enfrentarán en segunda vuelta y contrario al pesimismo y a los cuestionamientos, la Registraduría entregó los resultados oportunamente. Sumado a esto, las fuerzas armadas lograron garantizar la seguridad del país y bajar la tensión después del paro armado.

Para el departamento de La Guajira, los resultados a favor de Petro fueron contundentes. Los guajiros, como la mayoría de los departamentos periféricos del país demandan un cambio radical. Petro logró sacarle una ventaja de 68,000 votos a Fico, quien contaba con el apoyo de la mayoría de los congresistas guajiros y varios alcaldes.

Llama la atención el abstencionismo en La Guajira, únicamente el 32,56% de los guajiros depositaron su voto a favor de algún candidato. Aún más preocupante que los municipios de Manaure y Uribía no superaron el 15% de participación. Esto va en contravía a la tendencia nacional del incremento en el ejercicio democrático, hace mucho tiempo no existían registros de 55% del censo electoral.

Es totalmente entendible que las comunidades de las zonas dispersas y lejanas de la alta guajira no contaban con los medios económicos para ir a votar, pero también se refleja una apatía de los guajiros frente al proceso democrático.

Muchos de los que comparten el discurso mediocre de “pobrecita La Guajira”, a la que el gobierno nacional no le da nada y que le quitaron las regalías, se quedaron en casa y o salieron de paseo, totalmente indiferentes al devenir del país y del departamento.

El próximo 19 de junio tenemos una gran responsabilidad con nuestro país, debemos alejarnos del odio y resentimiento para elegir el voto. Tomar la decisión basados en la razón, principios y orientados al interés colectivo. Ya basta de tantos ataques y ofensas entre amigos, familiares y paisanos.

Y los guajiros, a pellizcarse y salir de la somnolencia, la criticadera y la quejadera eterna en las esquinas y las redes sociales. Tenemos que elegir de la mejor forma para lograr el desarrollo y el cierre de brechas sociales en lo largo y ancho de nuestro territorio.

Luis Guillermo Baquero.

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?