LOS VÁNDALOS DE LAS REDES

Hoy en Facebook es muy usual que te tumben un perfil o que te roben un grupo después de haberlo engordado y criado, son algunas de las nuevas prácticas que han tomado fuerza, con el auspicio de los controles de esta página que no controlan nada, y por el contrario permiten publicaciones escandalosas que afectan la moral y las buenas costumbres, como por ejemplo la permanente venta de sexo, las imágenes publicadas nada tienen que envidiarles a las famosas páginas pornográficas. Esta es una situación de cuidado ya que a estas plataformas tienen acceso niños o menores de edad que pueden estar recibiendo el impacto de estas publicaciones. La otra cara de la moneda es la censura desproporcionada que si hay para los temas políticos y sociales; ahí sí, Facebook esta presto para de manera unilateral cerrar o cancelar cuentas sin que pase nada y sin darles la más mínima posibilidad a las personas de defenderse; como quien dice violación total y fragante del debido proceso De manera unilateral y contundente le cierran al usuario toda posibilidad de expresarse, esto equivale a la más medieval de las dictaduras, este escenario donde los ciudadanos pierden todo valor humano y dignidad.

Diariamente son miles las personas que sufren estos abusos y reportan con impotencia o como pueden, la violación de sus derechos; pero ante esto, nadie dice nada algunos se quejan, pero al ver que no hay manera de reclamar o llegar alguna instancia que defienda sus derechos opta por aceptar estoicamente su sentencia. El diseño de control y administración de esta página mundial tiene grandes vacíos y debilidades que han sido perfectamente interpretados por una nueva especie o generación de internautas parásitos, a los que podríamos llamar hienas del Facebook, porque devoran cualquier cosa. Estas personas se encargan de robar el poder mediático grande o pequeño, adquirido por otras personas que durante años han realizaron un laborioso trabajo para lograr algunos estándares de reconocimiento o pequeñas o grandes audiencias que al ser cortados por Facebook pierden total contacto con sus grupos de interés, que estos delincuentes cibernéticos roban en segundos para robustecer sus audiencias y así lograr conseguir nuevos mercados. Toda esta situación injusta de por sí, es posible por la falta de control y eficiencia de los motores de esta página y las macro computadoras que manejan códigos a través de siete tecnologías de software que sostienen a Facebook.

Facebook es una empresa gigante, es la red de redes sociales, un tinglado complejísimo que evoluciona, escala y sencillamente funciona. Más de 500 millones de personas usan y abusan de Facebook no sólo para participar de la red sino también para vivir en ella y de ella. El resultado es una inmensidad de operaciones de cómputo coordinadas por una plataforma de hardware y software igualmente compleja y gigantesca, todo un reto para los ingenieros de la empresa. Al final cientos de miles de personas que han trabajo durante años sus imágenes en Facebook son remplazados por hackers que no saben crear nada, que no tienen ideas constructivas ni crean nada, solo saben robar y vandalizar las redes, para buscar seguidores a ultranza y seguir ganando dinero sucio a costa del trabajo de los demás.

Federico Acuña Mendoza
Ing. Industrial y Periodista

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?