#RELATOSFERCAHINO

“Un mes antes de su partida, tuve la fortuna de hablar durante dos horas, con Diomedes Díaz Maestre. Recordamos aquel 1974, cuando nos conocimos en el Loperena, en la V semana cultural, donde hice parte de la barra que acompañó a Rafael Orozco. Julio Díaz Martínez me lo presentó y al darle mis apellidos, dijo con alegría, “eres Hinojosa, eres familia mía”. Estuve cuando le dio a Rafael José, las canciones “Cariñito de mi vida” y “Entre lomas y sabanas” que luego se llamó “El 26 de mayo” al terminar de cantarlas a capella, dijo: “yo soy el poeta de Carrizal, yo soy el cantor campesino, yo soy el cacique de la junta”. Lo volví a ver, dos años después en el mes de marzo, en el mercado. Estaba en compañía de Martín Maestre. Cargaba una grabadora grande. Mientras me decía, que acaba de vender dos bultos de limón para comprarse unos zapatos y pagar el pasaje de la Junta a Valledupar, buscó en una mochila de la que sacó un casette y lo puso a sonar. Iba por la mitad, mientras abrazaba a su tío, quien tocaba el acordeón. Hubo un paseo que me llamó la atención. Le pregunté cómo se llamaba, “El hijo agradecido”, me contestó. Le hice pararlo, para decirle que debía presentarse en el Festival. A lo que me contestó: “nombe primo Félix, eso es para los grandes”. Le insistí tanto, que logré convencerlo. El mismo lo defendió en la casa de la cultura, le puso tanto sentimiento que pasó a la final y ocupó el tercer puesto. Luego, de tantas luchas, logró el ascenso y ese lugar es producto de su talento. Pese a sus conquistas artísticas, con aciertos y errores, siempre contó conmigo. Y él lo sabía.

Tuve el privilegio de acompañarlo en su gloria y la tristeza. Eso me permitió conocer su verdad y ante todo, creerle. Nunca, pese a sus excesos, lo vi hacer actos de consumo o mal comportamiento frente a mí. Tuvo tanto respeto para conmigo, que eso me llevó a hablarle al oído y hacerle llegar mis observaciones. En su lugar de detención, junto con mi madre Juanita Hinojosa Rubio y su compañera Betsy Liliana González, pasamos el 31 de diciembre. Agradezco su aporte al vallenato, que sin su presencia no sería igual. Lo considero todo un artista genial, lleno de una magia única. Ese es el poeta de Carrizal” (Diomedes Díaz Maestre nació en Carrizal, La Guajira el 26 de mayo de 1957 y falleció en Valledupar, Cesar el 22 de diciembre de 2013, hijo de Elvira Maestre Hinojosa y Rafael María Díaz, fue el mayor de diez hermanos).

Félix Carrillo Hinojosa

#RelatosFercahino

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?