BARRANCAS AÚN ESPERA…

Todo aquel que hace vida fuera de la tierra que lo vio nacer siempre anhela volver y encontrar prosperidad en ella, en la región caribe exactamente en la enigmática Guajira tierra de mujeres exóticas y echadas pa’ lante, hermosas playas, riquezas minerales y muchísimas cosas más que la hacen única, se encuentra un lugar llamado Barrancas en honor a su fundador Fray José Barranco bendecida por la naturaleza con el mejor oro negro colombiano, el carbón.  En estas áridas tierras increíblemente se cuenta con la mina de carbón a cielo abierto más grande del país la cual viene en un proceso de explotación desde el año 1977, ubicando el mineral en el segundo producto de exportación después del petróleo por muchas décadas.

Paradójicamente en sus calles desde siempre es motivo de orgullo contar las famosas estadísticas que coloca su preciado mineral como lo mejor de lo mejor y más apetecido en mercados internacionales como EE.UU, Europa, etc., gracias a ello y al festival que en su nombre se fundó,  permitieron su renombre a nivel nacional. Entre tanto a lo largo de los años y sabiendo que no es inagotable este recurso, creer que no sea directamente proporcional al progreso que ha debido llegar a su gente es nefasto, sino que por el contrario como el daño que hace la pólvora en medio de una madriguera asimismo ha sufrido la inclemencia de saqueadores de cuello blanco y no tan blanco que han visto en los recursos públicos del pueblo la forma de enriquecerse llenarse sus bolsillos dejándolo en el letargo del atraso.

Fue erigido municipio en 1892, un siglo después se puede decir que ha pasado por etapas económicas interesantes, antes de depender de regalías del carbón, la explotación del campo era el sustento de muchos de sus pobladores, su gente trabajadora dependía de lo que sus grandes extensiones de tierras produjeran, había familias reconocidas de respeto que vieron la oportunidad de generar patrimonio a través de una economía agrícola, también con el provecho y el auge de la época marimbera para algunos, otras oportunidades de trabajo fueron llegando cuando CARBOCOL e INTERCOR iniciaron el gran proyecto de explotación carbonífero y el más grande de la región,  con el tiempo llego la nefasta sed de poder de la mano de la política y luego de ser aprobada la elección popular de alcaldes a través de Acto Legislativo  en el año de 1986  comenzó  la cacería y la disputa por quien se quedaba con el botín de oro, La alcaldía entidad que se encargaría de administrar los recursos que empezarían a llegar como caído del cielo como lluvia de dinero.

No ha habido en este mítico municipio una administración que no haya sido salpicada de corrupción, a los ojos de su comunidad es usual comentar en las reuniones sociales como gobernantes y sus allegados se enriquecen con sus recursos, es normal ver como nacen nuevos ricos escogidos a dedo con la complacencia de las mayorías y con el mormullo en voz baja de las minorías, tan descabellado de imaginar ¡pasa en la vida real!

Cada cuatro años el pueblo espera “juicioso” la elección popular de su burgo maestre, ediles, y un poco menos importante gobernación y asamblea, es un jolgorio que representa un significativo despliegue de efectivo, sin asombro y como costumbre cada cuatro años Barrancas se viste de pesos colombianos constante y sonante (obviamente no es una enfermedad solo local).

Desafortunadamente la sociedad no ha reconocido el fracaso al momento de elegir  quien los represente, han tomado decisiones (sin entrar a detallar nombres la gente los identifica) por aprendices inexpertos, sin preparación académica algunos, otros sí que no han marcado la diferencia, ha sido una escuela donde se ha tenido de todo menos la voluntad de llevar al pueblo a esferas superiores, cada cuatro años sale alguien como el salvador profético prometiendo que esta vez será diferente pero las palabras bonitas solo quedan en puntos suspensivos.

Es difícil entender que en este siglo todavía se crea que el progreso llegue solo con pavimentos y parques, pues si, al parecer ese es el progreso que le llevan a Barrancas pavimento y parques, tal vez porque es lo único que la gente alcanza apreciar con sus propios ojos, mientras entidades como el Hospital se derrumban en prestigio y atención a sus pacientes, no faltara el que diga que cómo que cuándo, pero da tristeza ver como una entidad que en varios años dio razón de ser de los mejores de la zona donde se llegaron a practicar un sin número de cirugías de un nivel considerable hoy sea víctima del abandono de las administraciones de turno ingresando así al listado de padecimientos de los  hospitales públicos del país, se ha convertido en un aeropuerto de remisiones donde los pacientes además de la afección de salud deben ir preparados para la idea que ahí solo encontraran primeros auxilios, y si solo fuera el Hospital, que decimos del Parque de Agua Luna diseñado y construido para llevar a la comunidad recreación y turismo, las instalaciones de la Institución Remedio Solano con una infraestructura especial consumida por la maleza, la Plaza municipal inaugurada en su restauración total con una belleza única que enorgullecía a los que les gusta apreciar lo bueno  tampoco pudo ser ajena a la desatención y así podríamos nombrar uno a uno entidades y obras que han debido sacar las cara por el pueblo.

No es por la falta de recursos lo que no ha permitido tener una Barrancas con cara de ciudad en proyección han sido las equivocadas y perversas decisiones a la hora de elegir y no exigir, regalías han ido y venido pero pocas han quedado evidenciadas como inversión, en el presente la juventud no llego con el progreso, llego con la inexperiencia, también con pandemia pero las obras en espera, mientras la sociedad no se concientice a la hora de reconocer buenos lideres con carácter de verdaderos administradores siempre quedaran en deuda con sus obligaciones populares, llegara un nuevo dirigente otro y otro y se subirán beneficiándose de las necesidades de los que eligen y cerrando las puertas a los que no.

¡Barrancas tierra amable! en el presente esperando no quedar como la novia de su nombre, esperando salir del hueco donde la han metido sus propios hijos, Se anhela el progreso que debería traer los recursos carboníferos como su principal fuente de financiación, una deuda aun sin saldar…

Como siempre Dios te cuide, me cuide y nos cuide a todos.

Apartes, el carbón dejó de ser prioridad en muchos países por lo que las regalías también dejaran de llegar como lluvia en verano y el desempleo entrara sin piedad alguna.

Milka Patricia Solano Gómez

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?