CRÓNICAS DE VIAJE ESPAÑA (Parte 3 de 3)

LLEGADA A RONDA:

Todavía el sol estaba a la vista cuando llegamos a Ronda. No teníamos un mapa del pueblo y yo tenía la sospecha que el Hotel debía estar cerca de la Estación de Autobuses, pero para evitar aventuras, tomamos un taxi. El taxista dio una vuelta larga y envolvente intentando evitar contacto con una calle donde estaban reparando el alcantarillado. Luego, con un mapa obtenido en el Lobby del Hotel “El Tajo”, pude confirmar mi sospecha. Estábamos a dos cuadras de la Estación. Allí teníamos dos habitaciones reservadas. Nos instalamos y salimos inmediatamente a conocer el pueblo. Hay una calle peatonal que sirve de eje a la ruta comercial más densa de la ciudad, la cual se estrella en su final con la Plaza de Toros, considerada una reliquia de la tauromaquia de España. Perpendicular a la mencionada vía peatonal encontramos la arteria vehicular más importante y seguimos por esta ruta hasta encontrar la Plaza de España y luego el “Puente Nuevo”, que dicho sea de paso no es tan nuevo, pero adquiere mucha importancia porque es un puente construido sobre unos acantilados muy profundos y su construcción permitió enlazar dos zonas urbanas históricamente separadas. Hicimos una larga caminata por esta vía, en cuyo recorrido encontramos todos los atractivos que ofrece el pueblo. Creo que dona Rosarito no olvidara que en este pueblo se dejó caer un delicioso “Arroz con Leche” que resulto de su entero gusto. Estaba tan bueno, que Ivonne le pidió al mesero que le repitiera la dosis. Y hasta creo que pidieron otro para llevar.

Al día siguiente continuamos nuestro recorrido por el pueblo y en horas de la tarde tomamos el bus con destino al otro pueblo de nuestra agenda:

ARCOS DE LA FRONTERA.

El recorrido del bus desde Ronda hasta Arcos de la Frontera termino convertido en una verdadera muestra en vivo de los “Pueblos Blancos”. El bus iba entrando a cada pueblito y desde la ventanilla uno inmediatamente obtenía una perspectiva completa de cada poblado. En Ronda se montaron dos jóvenes universitarios quienes iban con destino a Cádiz, donde cursan la Carrera de ADE. Ellos usan el acrónimo para identificar su facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Cádiz. Y entre las entradas a los pueblitos, el árido paisaje del territorio y el cotorreo de esos muchachos, rápidamente se pasó el tiempo y arribamos a nuestro destino. Antes de tomar el taxi pregunte por el horario de los buses para Sevilla. Nueve de la mañana y dos de la tarde, me respondieron. Un muchacho joven era el conductor del taxi que nos llevó desde la Estación de Buses hasta el Hotel “Los Olivos”. Llegamos a un pueblo bastante quieto. Y esta quietud me hizo pedirle al muchacho que por favor nos recogiera en ese mismo lugar a las 8:45 am del día siguiente para poder tomar el bus de las 9 am con destino a Sevilla. El muchacho prometió recogernos.

Llegamos al Hotel, nos instalamos y salimos inmediatamente a nuestro recorrido peatonal. Este era otro pueblo erigido sobre acantilados rocosos y con muestras muy interesantes de edificaciones religiosas. Hicimos un recorrido por sus callejones estrechos y empinados hasta llegar al punto más elevado donde estaba la Iglesia. Desde allí tomamos varias fotos, una de las cuales envié vía twitter a mi primo Mikel Dionisio Arizmendi Cuello con saludos incluidos a Ramón y a la Tía Lucy.

Luego de serpentear por los empinados vericuetos del pueblo, paramos en un café que ofrecía chicharrones con vino tinto por $3-Euros. Aunque doña Rosario insistía que eso no podía llamarse “chicharrón”, estos de todas maneras fueron consumidos con mucho deleite, dada la abstinencia porcina tan prolongada que hasta ese momento había en su paladar.

Al día siguiente a las 8:45 llego el taxi a recogernos en la puerta del Hotel. Y aunque no era el mismo taxista, el muchacho del día anterior había delegado esta responsabilidad en un colega de oficio en razón de que él tuvo otro compromiso que atender. Pero lo más importante para nosotros fue que tuvimos el servicio a la hora indicada. A las 9 am estábamos abordando el Bus con destino a Sevilla con la novedad que éramos los únicos pasajeros de ese viaje.

Emprendimos la travesía con destino a Sevilla, la gran capital de la Comunidad de Andalucía. Un poco más adelante se montaron dos Señoras en el bus quienes ocuparon dos asientos cerca de nosotros. Yo pregunte por el nombre del pueblo. Espera, me contesto una de ellas. Y luego completo su respuesta. No es que le haya dicho que esperara por la respuesta, sino que este pueblo se llama “Espera”. Y con algo de humor dijo que en ese pueblo todo el mundo espera que la situación mejore, porque últimamente andan muy apretados de dinero, de empleo y con las cosechas bajas por la falta de lluvias. En el horizonte, el paisaje se mostraba desde la ventanilla del bus bastante seco en general. Y pude observar que había varios cultivos de algodón muy parecidos en tamaño a los algodones sembrados en la zona de San Juan del Cesar conocida como “El Carbonal”, aunque en la producción pintaba más densa. Y pude aventurar un pronóstico de 1 Tonelada por Hectárea de producido bruto de algodón semilla, recurriendo a mi buen calculo cuando fui algodonero en los años dorados de mi juventud. Mientras observaba con mucho cuidado el paisaje del campo andaluz de ese viaje tan agradable, las señoras en comento no paraban un instante en la conversación, la cual giraba constantemente alrededor de un temario diferente; desde el escudriñamiento de las actividades privadas del prójimo, pasando por las causales directas del desempleo generado por el verano y llegando con sus conclusiones al cambio climático del mundo como factor principal en las dificultades actuales de Andalucía. De vez en cuando su conversación transitaba por aventuras amorosas que no pudieron concretarse y hasta terminaron actuando como moderadoras cuando nos incluyeron a nosotros y al mismo chofer del bus, quien también termino compartiendo anécdotas de su vida laboral con los pasajeros de su viaje. De manera que no hubo demora alguna en comparar la locuacidad de estas damas con sus equivalentes asentadas en las Provincias de Padilla y de Valledupar, pues por momentos pensé que viajaba a bordo de un bus de “Cootracegua” o de “Cosita Linda”.

LLEGADA A SEVILLA.

Era un poco antes del mediodía cuando arribamos a la ciudad de Sevilla. En la Estación de Autobuses nos sentamos con tranquilidad para orientarnos sin apuro y para leer las recomendaciones de RICK STEVE. Tomamos un taxi para llegar al Hotel “Maestranza”, ubicado en pleno corazón de la ciudad. El hotel tiene el mismo nombre que la afamada Plaza de Toros de la Real Maestranza, y por supuesto, su ubicación está cerca de este símbolo, en el No 12 de la calle Gamazo. Allí teníamos reservada por dos noches una suite conformada por 2 habitaciones y un baño ($306-Euros).

Sevilla es la 4o ciudad de España, después de Madrid, Barcelona y Valencia. Tiene aproximadamente unos 700 mil habitantes y una fuerte carga histórica de más de 2200 años respalda su importancia. Es una urbe que irradia alegría y es la cuna representativa del folclor andaluz y su renombrado Flamenco. Una ciudad erigida en las riberas del Rio Guadalquivir, uno de los más importantes de España. Sevilla tuvo mucha relevancia en tiempos del Imperio Romano y muy cerca de la ciudad están las ruinas de “Itálica”, un asentamiento muy importante donde nacieron los Emperadores Trajano y Adriano, cuando era territorio de Roma. La ciudad vio nacer muchas de sus actuales edificaciones con motivo de la Feria Iberoamericana de 1929 y su actual infraestructura urbana se vio fortalecida con las inversiones que se realizaron en la ciudad cuando fue sede de la Exposición Universal en 1992. Por todas estas credenciales, la ciudad de Sevilla ha sido destacada como uno de los mejores destinos turísticos del mundo y varias publicaciones la ubican en la posición numero uno de las preferencias.

Adyacente al Hotel encontramos el Restaurante “Enrique Becerra”, un homónimo del querido compadre de Orlando Cuello Ariza. Una vez instalados, salimos a explorar el vecindario armados de un colorido y descriptivo mapa. Dimos una vuelta por la Plaza Nueva, miramos por fuera el Ayuntamiento Local, volteamos a la Plaza de San Francisco, caminamos por la “Avenida de La Constitución” y vimos aparecer ante nosotros la Catedral de Sevilla, la más grande catedral gótica del mundo, junto a la cual se eleva la famosa Torre de La Giralda. Seguidamente estaban los Alcázares Reales, que eran los Palacios de residencia de los Reyes de España, y aun lo siguen siendo, cuando efectúan visitas oficiales a la ciudad. Esa noche, 10 de octubre de 2017, escuche por radio, a partir de la 1 de la madrugada del día siguiente, el partido Perú-Colombia jugado en Lima y que terminó empatado 1-1. Era la última fecha de las eliminatorias suramericanas al Mundial de Rusia 2018 y este resultado determino que Colombia confirmara su asistencia a la cita mundialista.

Al día siguiente hicimos un recorrido en el Bus Turístico por todos los sitios de interés que tiene esta bella ciudad, incluido el famoso Distrito de Triana, que es un barrio que conserva en todos sus rincones la más genuina identidad andaluza. En este vecindario de Sevilla nació el famoso marinero Rodrigo de Triana, quien acompaño a Cristóbal Colon en su primer viaje a las Américas. Desde este bus Ivonne avisto un restaurante que vendría a mejorarle el semblante a su madre y entonces se me ocurrió enviar, vía WhatsApp, el siguiente mensaje a mi querida cunada Carolina Daza de Urbina:

TIEEEEERRAAAA…!!!

Exclamo Francisco de Triana en 1492 desde el carajo de la embarcación donde navegaba con Cristóbal Colon, cuando diviso territorio americano. Nosotros hoy gritamos:  YUUUUUCAAAA…!!! Cuando avistamos desde un Bus Turístico en Sevilla un restaurante venezolano llamado “Arepa Ole” … Y Rosarito pudo darse gusto comiendo arepa, yuca y similares.

Por la tarde Rosarito le hizo siesta a la ingesta de comida caribeña y yo salí con Ivonne a completar la caminata que faltaba por el Barrio Judío en el Centro Histórico de la ciudad.

Además de conocer los principales atractivos de Sevilla, aquí también hubo oportunidad para practicar el shopping, incluida una nueva maleta para alojar los regalos que viajarían desde España para el Nuevo Mundo.

El día jueves 12 de octubre salimos en el AVE desde Sevilla con destino Madrid, pero con escala en la ciudad de CORDOBA, donde aprovechamos medio día entero para conocer esta Hermosa ciudad. Dejamos las maletas en la Estación de Autobuses, que queda al frente de la Estación del Tren, y salimos a turistear. Tomamos el Bus Turístico de la ciudad, deambulamos toda la tarde por sus calles llenas de historia, vimos su paisaje urbano surcado por el Rio Guadalquivir y contemplamos desde el exterior su monumento más famoso: La Mezquita-Catedral.

CORDOBA es una ciudad mediana con aproximadamente 350.000 habitantes y es la capital de la Provincia de su mismo nombre. Es la tercera ciudad de Andalucía, después de Sevilla y Málaga. Cuentan los investigadores que en el Siglo X la ciudad llego a tener 1-Millon de habitantes cuando era la capital del Califato Musulmán y era para entonces la ciudad más culta, grande y poblada del mundo.

Terminada nuestra visita a la bella ciudad de CORDOBA, abordamos el Tren AVE y nos dirigimos a Madrid, a donde llegamos al terminar la tarde.

DE NUEVO EN MADRID.

Una vez en la Estación de Atocha, tomamos un taxi para llegar al último hotel de nuestro periplo. El Hotel “Plaza Mayor”. Allí teníamos reservadas dos noches y dos habitaciones.

En Madrid nos dedicamos a visitar los lugares pendientes de nuestra primera visita. Fuimos al Museo “Reina Sofía”, pues en la anterior visita solo fuimos al Museo del Prado. Volvimos a pasear por la Plaza Mayor y por el Mercado de San Miguel. Visitamos nuevamente el Palacio Real, pero no pudimos entrar porque ese día Don Felipe tenia invitados y no había acceso para turistas. Visitamos nuevamente el Parque de El Retiro, fuimos al Parque de El Moro, recorrimos otra vez La Gran Vía y disfrutamos el ultimo vino tinto de nuestro viaje a España.

El día sábado 14 de octubre un taxi conducido por un manizaleño nos llevó desde el Hotel hasta el Aeropuerto de Barajas de Madrid, donde abordamos el vuelo AA-069 con destino a Miami. Este boleto de avión Miami-Barcelona con regreso Madrid-Miami tuvo un costo de $616-Dlls por persona, cifra que muchas veces es menor de lo que cuesta un tiquete Bogotá-Miami-Bogotá.

Durante el viaje de regreso puse en mi pantalla del avión las películas “El Padrino I” y “El Padrino II”. Después de este periplo tan agradable, le dije a Ivonne que necesitamos volver, pues me quedo pendiente ver “El Padrino III” para completar la serie.

FIN

Orlando Cuello Gámez

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?