¿CUÁNDO NOS VAMOS ALZAR, PARA COTIZAR LA GUAJIRA?

Es hora de despertar y unificar criterios, antes que andar dañándonos, con odios, discordias, intrigas, cizañas y sentimientos negativos, para hacernos valer y respetar, frente a los derechos, que democráticamente nos asisten. No es lógico, seguir viviendo estado de calamidad, estando rodeado de riquezas naturales, que Dios nos ha concedido.

Es insoportable el silencio que aterra, en el territorio, excepcional  energético del mundo, que lo explotan, en beneficio de operadores mineros-energético y la corrupción, que impera, en los gobiernos de turnos, viviendo en inclemencia, padeciendo del preciado líquido (agua), no obstante, haberle extraído, a La Guajira, con explotaciones, de carbón y gas, muchos recursos económicos y tener, una represa con capacidad de 200 millones de metros cúbicos, que se encuentra inactiva, por indiferencia y abandono, del gobierno nacional.

Las negativas, acciones, reacciones y pronunciamientos; de quienes nos representan en el Congreso, es muy diciente y preocupante, no concibe, ni compadece, con desatención y falta solución, a problemas y necesidades, guardando silencio, que traduce, irresponsabilidad y complicidad. Si no nos arrechamos, para hacernos respetar, seguirán jugando con nosotros, el gobierno nacional.

La Guajira, dispone, de distintas variedades, en fuentes energética: carbón, gas, aire (vientos) sol, mar y petróleo; entre otras, para estar ocupando, el último lugar en competividad, con alto índices, de nutrición y desempleos. Cuando deberíamos estar flotando, estamos en la olla, por negligencias y actitudes, pasivas y negativas, en actuaciones oportunas, de quienes tenemos el deber y compromiso, para sacar el departamento adelante.

Como vamos a permitir, que el centralismo, de Bogotá, Barranquilla o cualquier otro lugar, tenga el territorio de La Guajira, como colonia o un predio de su propiedad, para usarlo y utilizarlo, explotándolo, a motus propio, sin consultar, esquivando y excluyendo, a los guajiros, de beneficios en interés colectivo, por producción, generación y comercialización; de energías alternativas, en simultánea, con la industrialización de hidrógenos, para consumo internos y exportación

La Guajira debe participar en comercialización de energías alternativas, como socia, no con dadivas, ni regalitos de mendicidad o generosidad, por compasión. El territorio guajiro aporta, la materia prima y el combustible, que se utiliza producir energía y tiene valor económico, que exigimos.

Mientras persista el desinterés en unirnos y defender lo nuestro, en solidaridad y con sentido, de pertenencia, estaremos jodidos, frustrados y desamparados. Nada se gana, si andamos de rueda suelta, cada quien, por su lado y cuenta, enfrentado choques entre sí, procurando, beneficios particulares personales, por conveniencia, originado por la corrupción, en comportamiento apátrida, cuestionable, que se debe superar.

El gobierno enfrenta las diferencias, oposiciones y reacciones; de inconformismo popular, con la policía anti disturbio (Esmad), cuando lo lógico sería, concertar, dialogar y consultar, a comunidades y personas, no imponerse por la fuerza, como ha venido ocurriendo, con expropiaciones, en zonas mineras, sino de manera, formalizada, fundamentadas, articuladas y aceptada; por la comunidad, que resultan afectadas, con instalaciones de torres y molinos, para la generación y transporte, de energía, con obras de extensiones,  en redes transmisión y constitución, de servidumbres, para efecto de producir y comercializar, energías alternativas, eólica, solar y otras.

La Guajira, necesita inversiones en: agua, vías, turismo, agroindustria, artesanías, puertos e industrialización; de derivados, de energía, carbón y gas, con los cuales, entre otros, se produce el hidrógeno; que sirvan, para elevar y cotizar, el departamento peninsular, entre los primeros lugares, no el ultimo, en competividad, donde nos han ubicado.

Es menester erradicar el desempleo de guajiros, mejorando el estilo de vida degradado, por las injusticias, que se vienen cometiendo con el territorio, que no es autónomo, sino dependiente, de los negocios, que hace el gobierno nacional, con inversionistas de la energía, saltando procedimientos e ignorando, reconocimiento de derechos.

El asunto no da para mucha espera, estamos en situación deprimente, se debe aprobar una ley, que conceda derechos propios, a los territorios, productores y generadores de energías alternativas, diferentes a las regalías, para que no vuelvan a robársela, nutriendo la corrupción y estén protegidas, de intereses intervencionistas, para que no, nos lo limiten, de manera indebida e ilícita, sobre derechos, deban correspondernos.

Si no hacemos nada por mejorar, perdemos las esperanzas de surgir y progresar, sumidos, en pobreza y miserias, colocándonos en condiciones critica, no apreciando, lo que Dios nos ha concedido. Se debe paralizar, los proyectos de energías alternativas en La Guajira, hasta tanto, el gobierno nacional, garanticen y reglamente por ley, los derechos que corresponde al territorio peninsular.

Que no venga con el cuento, como lo hacían con las las explotaciones mineras, favoreciendo operadores, argumentando, que el subsuelo es del Estado, justificando desalojos, valorando más la minería, que los derechos humanos, en territorios, ancestrales, de comunidades: indígenas, negritudes y campesinos. Ahora no venga a decir, que también son dueños de La Guajira.

Nota: Respondo al Alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, los Char y asociociados, políticos de Atlántico, en el afán, de acaparamientos, dominios y manejos monopólicos; de negocios, energías alternativas, en el Caribe, atribuyendo a Barranquilla, capital energética de América Latina, colocando a La Guajira, como un territorio, sin merito, subyugado a la dependencia del centralismo de Barranquilla, en operaciones de jugosa rentabilidad. La Guajira, genera energía solar, durante 11 horas y eólica 24 horas, ininterrumpidas diarias, los 365 días del año. ¿Les parece poco? ¿Quién nos supera? ¿Vamos a permitir, que nos expropien, desalojen, excluyan, utilicen, difamen, menosprecien y minimicen? Ahí se las dejo.  

 

Martín Barros Choles

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?