EL ENTENDIMIENTO ME CONECTA CON EL PROPÓSITO DE DIOS

Daniel Capitulo 10

 En el tercer año del reinado de Ciro de Persia, Daniel, que también se llamaba Beltsasar, tuvo una visión acerca de un gran ejército. El mensaje era verdadero, y Daniel pudo comprender su significado en la visión.  DANIEL 10:1

Me llama la atención que este verso menciona que Daniel pudo comprender el significado de la visión, teniendo en cuenta que desde el capítulo 7 Daniel venia teniendo visiones y sueños y que en el capítulo 8 a pesar de haber recibido a través del ángel Gabriel la explicación de la visión, seguía sin entender su significado.

…Sin embargo, seguí preocupado porque no entendía bien todo lo que había visto». Daniel 8:27 TLA

¿Qué cambió entonces?

Dice en el versículo 12 de este capítulo, que Daniel se propuso ganar entendimiento y por ello pudo comprender rápidamente el significado de la visión.

Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí. Daniel 10: 12 NVI

De acuerdo a esto, dos cosas sucedieron para que Daniel pudiera al fin comprender el mensaje que Dios le estaba dando: 1. Se propuso entender. 2. Se humilló ante Dios.

Según el diccionario el entendimiento es la facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad.

La palabra entendimiento o inteligencia proviene del latín: intelligere, que está conformada por las palabras inter: entre y legere: elegir; en su sentido más común y tradicional entendimiento se considera como la facultad de pensar y le permite a la persona ponerse en contacto con el mundo como realidad, captando su estructura y significado.

Una persona entendida entonces, es aquella capaz de comprender los detalles de un asunto y discernir su composición aislando los factores o los elementos que constituyen o forman un todo, así mismo percibe la relación entre estos componentes y, por lo tanto, capta el significado del asunto.

Pero, aunque la persona pueda comprender lo que se le ha dicho, el entendimiento es capaz de ir más allá de una simple comprensión.

Es decir que este permite obtener el verdadero significado y sentido del mensaje, con la capacidad de evaluarlo, beneficiarse de él y saber la acción que este exige.

Pensando en esto, le preguntaba al Señor como lo logró Daniel? ¿Cómo fue que logró entender el mensaje rápidamente, sin la ayuda del ángel?

¿Que necesito para tener este nivel de entendimiento?

  1. Escudriñar la palabra de Dios. Cuando el sacerdote Esdras leyó la Ley delante del pueblo en Jerusalén, se reunió a “todos los de suficiente inteligencia como para escuchar”, pero aunque la mente de estos era capaz de entender todas las palabras, los levitas “estaban explicando la ley al pueblo, es decir, que estaban instruyendo al pueblo en la palabra, o proporcionando entendimiento a través de la lectura en voz alta, del libro de la ley de Dios.

Entonces el sacerdote Esdras llevó el libro de la ley ante la multitud que estaba compuesta por hombres, mujeres y niños capaces de escuchar y entender. Era el primer día del séptimo mes del año.

Nehemías 8:2 PDT

Esto muestra, que Dios nos da entendimiento a través de su palabra y que hay una edad desde que somos niños en la que podemos comenzar a entender lo que Dios nos quiere trasmitir, a pesar de ello, se hace necesario pedir a Dios entendimiento adicional para comprender sus grandes misterios, esos que están escondidos y que no están a simple vista, como lo dice en el libro del profeta Jeremías.

Pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir. Jeremías 33:3 NTV

  1. Disponer el corazón. Daniel se propuso, se esforzó por entender y finalmente logró comprender el significado del mensaje.

El hombre fue creado y dotado de inteligencia, pero espiritualmente hablando es Dios quien nos da entendimiento para comprender lo que está más allá de nuestra realidad.

Entonces dijo: «Cuando estaba con ustedes antes, les dije que tenía que cumplirse todo lo escrito acerca de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los Salmos». Entonces les abrió la mente para que entendieran las Escrituras. Lucas 24:44-45 NTV

Jesús mismo abrió la mente a sus discípulos para que pudieran comprender que el tenía que morir, resucitar al tercer día y que su nombre fuese anunciado a todas las naciones para salvación de muchos.

Recibir a Cristo en el corazón, intimar con el Padre y su Espíritu Santo, anhelar su presencia, disponernos a escudriñar su palabra y comprenderla, posibilita que nuestra mente sea abierta por el mismo Dios y comprendamos su voluntad, su plan y propósitos, y esto finalmente nos hará ser instrumentos para que otros sean salvos.

  1. Renovar la mente. El ser humano ha cerrado su entendimiento por qué dejó de adorar a Dios y cedió el primer lugar en su corazón, su entendimiento fue desviado, llenando su mente de cosas sin sentido.

Porque lo que de Dios es invisible, o sea su poder eterno y todo aquello que lo hace ser Dios, se ha hecho claramente visible desde la creación del mundo. El ser humano ha podido entender todo eso con facilidad al observar la creación de Dios. Así que la humanidad no tiene excusa alguna para hacer todo el mal que hace. Aunque los seres humanos conocían a Dios, no lo respetaron como él merece ni le dieron gracias. Terminaron pensando bobadas y se cerraron al entendimiento.

Romanos 1:20-21 PDT

Lo peligroso de esto, es que aun habiendo conocido al Señor muchas veces volvemos a esta condición, donde nuestro entendimiento se nubla porque abandonamos el primer amor con Dios.

Es por esto que el apóstol Pablo nos habla de renovar nuestra mente a través del Espíritu Santo.

Y renovaos en el espíritu de vuestra mente. Efesios 4:23 RVR1960

¿Y que es Renovar?

Renovar es hacer algo de nuevo, o volverlo a su primer estado.

Antes del pecado de Adán y Eva, la mente del hombre estaba conectada completamente con la mente de Dios, pero a causa del pecado el entendimiento del hombre fue cerrado.

Nos es imprescindible entonces, un proceso de renovación diaria, por que a diario suceden cosas en nuestra vida que van llenando los depósitos de nuestra mente y si no la vaciamos, sino que acumulamos cosas que no edifican, el Espíritu de Dios no puede revelarnos sus secretos.

Dado que el Entendimiento es uno de los siete dones del Espíritu Santo.

Dios nos enseña que, cuando el Espíritu Santo nos da alguna capacidad especial, lo hace para que procuremos el bien de los demás. A algunos, el Espíritu les da la capacidad de hablar con sabiduría, a otros les da la capacidad de hablar con mucho conocimiento, a otros les da una gran confianza en Dios, y a otros les da el poder de sanar a los enfermos. Algunos reciben el poder de hacer milagros, y otros reciben la autoridad de hablar de parte de Dios. Unos tienen la capacidad de reconocer al Espíritu de Dios, y de descubrir a los espíritus falsos. Algunos pueden hablar en idiomas desconocidos, y otros pueden entender lo que se dice en esos idiomas. 1 Corintios 12:7-10 TLA

Dice la Biblia: «Para aquellos que lo aman, Dios ha preparado cosas que nadie jamás pudo ver, ni escuchar ni imaginar.» Dios nos dio a conocer todo esto por medio de su Espíritu, porque el Espíritu de Dios lo examina todo, hasta los secretos más profundos de Dios. 1 Corintios 2:9-10 TLA

Este don nos hace concebir las cosas como las piensa Dios, con la inteligencia de Dios. Porque uno puede entender una situación con la inteligencia humana, pero entender una situación en profundidad como la entiende Dios eso es otra cosa. Jesús nos dejó su Espíritu Santo para que podamos alcanzar el entendimiento pleno.

Pero cuando tenemos el entendimiento entenebrecido por mucho que recibamos el mensaje, no lo vamos a discernir por qué nuestra mente está ocupada en cosas vanas. O es posible que entendamos lo que queremos y no lo que realmente nos está diciendo Dios.

Lo que les voy a decir es una advertencia del Señor: dejen ya de vivir como los que no son creyentes, porque ellos se guían por pensamientos inútiles. Su entendimiento está oscurecido porque están separados de la vida que viene de Dios y porque son ignorantes debido a lo terco que es su corazón. Efesios 4:17-18 PDT

A los que escuchan mis enseñanzas se les dará más comprensión, y tendrán conocimiento en abundancia; pero a los que no escuchan se les quitará aun lo poco que entiendan. Mateo 13:12 NTV

  1. Obediencia. Estamos llamados a proclamar y manifestar el reino de Dios en esta tierra y para ello es necesario que hablemos de la verdad revelada de Dios, de manera que el impacto e influencia de ella produzca fruto abundante.

No es suficiente que hayamos recibido revelación, para que haya entendimiento también debe haber procesos ya que estos nos llevan a practicar la obediencia y es esta la que finalmente nos permite ganar entendimiento.

El principio de la sabiduría es el temor del Señor;
buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos; su alabanza permanece para siempre. Salmo 111:10 LBLA

Daniel vivió muchos procesos, fue llevado esclavo a Babilonia, convertido en eunuco, le cambiaron el nombre, fue echado al foso de los leones y posiblemente vivió otros sucesos que no estén escritos.

Lo anterior me permite advertir, que el entendimiento me conecta con el propósito de Dios, me da la posibilidad de negarme a mí misma, con tal de cumplir su voluntad, saber qué hacer, que decir, que decisión tomar en todo momento independientemente de las circunstancias y esto a su vez, me permitirá modelar de una mejor manera a Cristo. Es lo que hizo Daniel, por eso hoy estamos estudiando acerca de su vida. Él pudo impactar la vida de 3 reyes y fue usado de manera sobrenatural.

Si no estamos impactando nuestro entorno con nuestra vida de la manera que Dios necesita, es preciso que comencemos a reflexionar en su palabra, que nos esforcemos y dispongamos nuestro corazón para entender lo que Dios nos está mostrando.

Es imperioso iniciar un proceso de trasformación con Dios, para que nuestra mente se conecte 100% con su mente, hasta logremos ser renovados, podamos llegar a conocer verdaderamente a Dios y caminar en esa realidad de reino a la que fuimos llamados, como lo dice en el libro de Efesios.

Ruego que Dios, el Padre glorioso de nuestro Señor Jesucristo, les dé el Espíritu, fuente de sabiduría, quien les revelará la verdad de Dios para que la entiendan y lleguen a conocerlo mejor. Pido que Dios les abra la mente para que vean y sepan lo que él tiene preparado para la gente que ha llamado. Entonces podrán participar de las ricas y abundantes bendiciones que él ha prometido a su pueblo santo. Efesios 1:17-18 PDT

Vicky Pinedo 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?