LA MINGA INDÍGENA

La minga representa la lucha, la perseverancia, el amor por la madre tierra y sobre todo la unidad; es social, comunitaria y ese sentir propio hacia lo que es su territorio la convierte en fuente de inspiración para muchas personas indígenas y no indígenas. Durante las manifestaciones pacíficas en el territorio colombiano, se ha desempeñado como un ejemplo a seguir para los jóvenes, desde muchos sectores se ha adoctrinado ciertas características que tiene la minga, como lo son las ollas comunitarias, donde cada persona coloca un granito de arena para seguir resistiendo.

En los 26 días de protesta nacional, Colombia ha pasado por unos de los momentos más históricos donde la unidad ha sido el principal pilar de resistencia. El pueblo cansado, los jóvenes en pie de lucha por una mejor Colombia, un mejor futuro para las generaciones que están presentes y las que están por llegar. Hablar del gobierno se convirtió como un pecado, donde tu condena termina en muerte, mencionar las problemáticas sociales, la economía y principales factores de riesgo para toda la sociedad te convierte en delincuente.

Esta lucha que encamina los pueblos indígenas no es solo por el bienestar de un territorio, es por toda Colombia, la ciudadanía no se expresa ni por gente de bien, ni indígenas, ni negros, ni raizales, ni ROM. La ciudadanía es toda persona que habite en un mismo estado donde la participación política incluye a todos sin excepciones. Así mismo se busca la integración y unidad de toda Colombia.  Es nuestra obligación cambiarla, refórmala, reconstruirla. Más solidaria, empática y con más amor.

Han sido 60 años de guerra, de sufrimiento, de dolor y muchas pérdidas. Hemos tenido que vivirla en carne propia ya estamos cansados de esto. Si mencionamos el gobierno hemos sido gobernados por las mismas elites políticas, las mismas familias que se han encargado de desangrar al país. Colombia es de los países con más tierras fértiles, más ríos recuerdo que hace 10 años en el colegio en clases de ciencias sociales que Colombia ocupaba el segundo lugar de fauna y flora, de ríos, playas y mar. Colombia ha tenido como ser un país con alta potencia a nivel mundial. Pero nosotros por elegir mal ocupamos el segundo puesto de corrupción, pobreza y pocas oportunidades. Nos hemos matados entre nosotros mismos por personas que no tienen interés por más nadie que no sea su familia.

Si no cambiamos esta realidad en el futuro lo lamentaremos más que ahora. La transformación de un país nos compete a todos los ciudadanos. Está en nuestras manos hacer valer nuestros derechos derrocar este narco estado, cambiar todo el congreso y de verdad subir a dirigentes con calidad humana. Eso que nos hace falta a muchos.

Como joven, mujer indígena wayuu, y como ciudadana le hago una invitación a todos los que lean este artículo en sentar cabeza sobre nuestra realidad, y la transformación de la misma sea desde el corazón.

He vivido la vulneración de mis derechos en carne propia, he sido víctima por el simple hecho de ser mujer, de ser indígena, de ser negra, de pensar diferente. Ya basta de tantos atropellos, de mal información, y seguir doctrinas que acaban con nuestra tierra.

La madre tierra está cansada, y si no hacemos algo por salvarla estaremos fritos junto con ella. La lucha milenaria de todos los indígenas es de salvaguardar, proteger a la tierra, que es nuestro sostén de vida, lo que permite nuestra pervivencia en el tiempo. Ella no mide que religión o creencias tengas. Ella se basa en lo que haces por ella, por eso debemos pensar y cuestionarnos que estamos haciendo por la tierra. ¿qué hago yo cuando me levanto? ¿agradezco por respirar en nuevo día? ¿se quién da mis alimentos? ¿hago algo para mitigar el calentamiento? ¿realmente me conecto con la tierra?

Así una cantidad de preguntas que deberíamos hacernos, responder y aplicar. Ser agradecidos con la tierra no solo ayuda a que seamos mejores humanos, ayuda a equilibrar nuestro pensamiento, nuestro espíritu y nos ayuda a comprender mejor los cambios que ocurren en nuestra vida, en nuestro entorno inclusive el comportamiento de los animales.

Reflexionemos sobre nuestra realidad, más allá de lo que nos visualiza una red social, un periódico o un televisor. Desde nuestro sentir y vivencias propia. Direccionar y mejorar este país, esta tierra que nos pertenece y sobre todo que nos necesita.

Que viva la minga indígena de Colombia, cuenten con nosotros para la paz, nunca para la guerra.

CRIC- Nacional. Consejo regional indígena del Cauca.

Yolvana Romero Pushaina

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?