LAS INTELIGENCIAS, SEGÚN: YO

Estaba en clases con 705 y me dice Wendy: “Seño no se qué tiene hoy, pero la veo más vieja”.

Luisa Fernanda le da un codazo y le dice: “No seas imprudente”

A lo que Wendy responde: “Pero es verdad, ella siempre se ve más joven, hoy se ve desabría, le falta un brillito, polvo”

-Sí, pero esas cosas no se dicen. ¡Eso es imprudencia niña!  Insiste Luisa.

Wendy no percibía que lo que me faltaba era teñir mis canas que ya empezaban a notarse de nuevo, de hecho, tengo en la piel lo mismo que todos los días un gel hidratante y un BB con 30% de protección contra los rayos UV.

– Échese algo seño. Insistió Wendy.

Cuando noté que era muy importante para ella, tomé rubor, pestañina y labial y me apliqué.

– Vió seño, ahora sí se ve más bonita, más joven!

– Caramba Wendy! ¡La seño siempre se ve bonita!! Quiso cuidar mi alma, Luisa.

Las observaba y mi mente las analizaba, obviamente, llevo tres años dándole clases a Luisa y dos a Wendy, las conozco bastante bien; entonces, como es natural en mi, hago el análisis socioemocional de ambas y me quedo pensando en los dos tipos de inteligencias que se movieron en esa conversación instantánea.

Teniendo en cuenta el contexto, aula de clases, el mayor grado de inteligencia que normalmente evidencia Wendy es a nivel escolar es muy pilas, siempre está en los primeros lugares, entiende a la primera explicación casi siempre; a ésta inteligencia, que no es la única que Wendy posee y solo para que me sirva de ejemplo para lo que quiero poner de presente;  en mi teoría sobre las inteligencias, la llamaremos: inteligencia intelectual/ académica y la inteligencia de Luisa con la que usualmente, hace uso de su sentido común, siempre está hablando, riéndose, haciéndole tensa a las compañeras, jugando con los varones y peleando también y luego vuelve y se ríe a carcajadas, lo que la lleva a entablar fácilmente relaciones interpersonales, que tampoco es la única inteligencia que  posee Luisa, la llamaremos inteligencia natural.  

¿Cual es mejor, o cual sirve más?

Ninguna es mejor, y ninguna sirve más. Simplemente son, y se utilizan según las circunstancias. A este hecho de hacer uso de tus inteligencias a tu favor, le llamaremos Inteligencia Integral/ Para La Vida. Esto no es ninguna teoría, o al menos no la conozco, son solo mis conclusiones de años observando el comportamiento humano donde quiera Dios me da la oportunidad de estar.   En mi ejercicio como docente, pastora, consejera, conferencista y coach, es muy común encontrar que las personas crean que ser inteligente es ser intelectual y académicamente hábil. Yo difiero.  Yo creo que TODOS los seres humanos somos inteligentes, que existen inteligencias diferentes y que en unos se enfatizan más unas y en otros otras.  Por eso digo que todos somos inteligentes: unos de una forma y otros de otra.

Afianzando mi punto de vista, tengo estudiantes que por alguna razón tiene mala caligrafía y ortografía, pero tienen la capacidad de entender y retener lo que se les explica y aplicarlo muy bien. Son más auditivos que visuales, no les interesa la estética, a otros se les dificulta tomar dictado, son lentos para escribir, se quedan, y prefieren esperar a que el compañero termine y le preste la libreta y transcribir, gustan de llevar sus libretas en orden y bien presentadas, son más visuales que auditivo, por ejemplo. ¿Tenemos en cuenta esto u otros trastornos neurolingüísticos que afectan el aprendizaje lineal o tradicional? De allí que concluyó que Aprendizaje e inteligencia no son sinónimos, es posible que a una persona se le dificulten las matemáticas, pero tiene habilidad para dibujar y pintar, memorizar canciones y poemas, hacer manualidades, o se le facilitan los idiomas y las ciencias naturales. Tradicionalmente y el sistema de evaluación de nuestro país lo refuerza; creemos que alguien que no es académicamente destacado, no es inteligente; dejando de lado que hay tantas inteligencias que no están definidas por la capacidad de aprender o memorizar conceptos, fechas, formulas.  Si yo como docente evalúo a mis estudiantes por su lecto escritura, por ejemplo, que en la catedra que dictó es fundamental, ese estudiante a lo mejor no avanza del grado 6⁰, que entre otras cosas no es el grado para enseñar a leer y escribir y que seguramente no lo va a lograr, si se trata de una condición neurológica. Lo que es digno de apreciar es la capacidad que cada uno de nosotros desarrolla, de usar las habilidades y capacidades que tenemos para vivir con ellas y de ellas.

Que las personas desarrollemos la capacidad de darle un uso adecuado a las palabras y expresar nuestros sentimientos y pensamientos, en el momento preciso, a la persona indicada, teniendo en cuenta el efecto emocional que podemos causar en nosotros y en el otro; por ejemplo, es una inteligencia que deberíamos trabajar y desarrollar todos. Así haríamos de la vida un viaje más amable.

La pregunta es: ¿Quién identifica esos talentos, los promueve y los impulsa? ¿Quién se encarga de dejarle saber a los muchachos que no tienen que ser intelectuales solamente (me refiero a las áreas del conocimiento científico), sino saber vivir, disfrutarse a si mismos y a los demás, cuidarse y cuidar a otros? ¿Quién se dedica a ver en qué es bueno, el que tiene problemas de aprendizaje?  ¿Quien lo promueve, las incentiva, las impulsa, en el colegio, si hay un plan que cumplir que por más que lo indique no da el tiempo que se requiere? ¿Cuando y donde se evalúan éstas inteligencias para la vida, si los docentes que enseñamos no aprendimos a vivir?

Si me ubico en que educo para la vida, quizá mi evaluación sería muy diferente. Yo imparto conocimientos sobre Lengua castellana, y lo que busco, es que al final el estudiante tenga un manejo adecuado de nuestro idioma, obviamente para lograrlo deben saber escribirlo, leerlo y hablarlo de forma correcta. A veces me pregunto si lo que enseño y evalúo, según el PEI, el Plan de Área, y el SIE, es lo que ellos necesitan para la vida que elijan vivir. Cuando les pido que lean una obra precolombina, para hacer su análisis literario, y no les interesa, me pregunto si cuando tengan 25 años y estén desarrollando las actividades laborales que elijan, van a necesitar saber todo lo que implica un análisis literario que para mí es delicioso, pero para ellos es denso (a menos que elija ser docente de castellano) o si al querer enamorar a la que va a ser su esposa, necesite saber que cuando dice “Eres mi oxígeno” está diciendo una hipérbole.

Lo que quiero decir hoy es que no todos necesitan estudiar todo lo que nosotros les tenemos que enseñar y deberíamos diseñar un sistema de educación más amable para ellos y para nosotros los que enseñamos, que vivimos frustrados, de ver que, de 30, solo 10 o 15 están interesados en prestar atención a lo que les tenemos que enseñar, y digo tenemos, porque yo quisiera, enseñarles según sus talentos y habilidades.

Yo quisiera además de gramática, lingüística, semántica, literatura, también enseñarles a lidiar con la adolescencia que es la etapa más fuerte de sus vidas, que aprendan a administrar y tener gobierno sobre sus emociones, para que no haya tantos niños y adolescentes deprimidos, frustrados, que sienten que vivir no vale la pena y terminan perdidos en vicios o suicidándose. A eso de tener gobierno sobre su alma y cuidar el alma de los demás, le llamaremos Inteligencia Emocional, que la hemos tergiversado como la libre expresión de nuestros sentimientos y emociones y no hay tal. Visto así, lo que estamos generando son conflictos, mal trato, ofensas, bajo en “derecho” a expresarse libremente, en vez de hacerlo inteligentemente.

Volviendo al ejemplo de Wendy y Luisa podríamos pensar que a Wendy le va a ir mejor, si nuestro sesgo es intelectual, más sin apostar, me atrevo a asegurar que es muy posible que Luisa aprenda una habilidad o perfeccione una que ya tenga, se case, tenga una familia bonita, una vida social envidiable y sea muy feliz. (La que nos da dolor de cabeza hoy, porque tiene problemas de aprendizaje) y seguramente si Wendy se aplica va a estudiar para ser una profesional, va a tener una carrera exitosa, se casará, tendrá una familia maravillosa Y será feliz.

Tal vez diremos que a Wendy le va a ir mejor porque es profesional y tendrá más oportunidades, ya sabemos que, en nuestro país, estos dos términos no son sinónimos, no siempre coinciden. No sabemos si un emprendimiento por parte de Luisa, con gran habilidad social, la lleve al éxito y contrate a Wendy para que trabaje en su empresa, según su profesión.

Quiero llegar a esta conclusión: a las dos las tenemos en clase, a una se le facilita por aprender *lo que nosotros enseñamos* y a la otra le remarcados que no es inteligente porque no aprende al mismo ritmo, o simplemente no se le da lo de aprender *Lo que nosotros le enseñamos*. Podríamos creer, por lo tanto, que estudiar, puede darle mejores resultados a Wendy.  Puede que si, puede que no. Lo que si es cierto es que, para las dos, es vital Educarse Para La Vida. Luego entonces; ¿Es nuestro trabajo enseñar o educar? Ambos. Solo que, entendiendo que: cada persona aprende a ritmo y forma diferente y que algunos no están interesados en aprender *Lo que les tenemos que enseñar*.

Mientras el Sistema de Educación en nuestro país no cambie, vamos a seguir teniendo, en mi caso, 4 horas semanales para enseñar Lengua Castellana y 3 para enseñar inglés, debo cumplir con un plan de área y evaluar de 1 a 10 lo que enseño; pero me daré mis mañas para fomentar las inteligencias que Dios le dio a cada uno, para que sean feliz en la vida, que según sus talentos y capacidades buscará vivir, de tal forma que se sienta cómodo y feliz de ser el y no quien el sistema quiere que sea.

¡Ojalá cambie el sistema!!

Noralma Peralta Mendoza

DESCARGAR COLUMNA

3 comentarios de “LAS INTELIGENCIAS, SEGÚN: YO

  1. Rosa Paulina Peralta dice:

    Mi negra inteligencia de vida, de esa manera le llamo, cuando educamos tomamos los estudiantes como nuestros, queremos evitarle dolor, deseamos que la vida le sonría, que esta a su vez esté llena de buenos y bonitos momentos
    Cada ser le toca vivir su propia historia
    Ojalá como diría pichón rico algún día el gobierno le heche una manito y podamos formar desde la perpetiva del amor y la inteligencia emocional.
    Te abrazo mi negra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?