UNA MARGARITA DE HERMOSOS COLORES

Siempre he confundido físicamente a Nidia y a María Margarita las hijas de Próspero Daza “Popo”, el amigo querido de mis padres, en especial de mi mamá que era la relacionista. Parecen gemelas físicamente, (confieso que he hablado con una creyendo que es la otra), pero al tratarlas cada una tiene su esencia; Mary es el verbo hecho mujer, y no cualquier verbo, uno que alienta, estimula, exalta, florece, incorpora vida. Ella resplandece y hace brillar su entorno, me parece a mí; será porque casi siempre que la veo está en un escenario, desbordando su talento, bien sea presentando una canción con voz líder o haciendo voces, en un festival, o en un patio frondoso tocando la guitarra y cantando sus canciones, o convenciendo a la gente de ser felices y resilientes. La última vez que la saludé yo entraba y ella salía de la casa de Marciano Martínez, guitarra en mano, seguida de Julio Fernández, no pregunté, pero imaginé que ensayaban alguna canción del Maestro, generalmente son intérpretes de sus obras.

El 2 de marzo rescaté mis listas de difusión y envié mi crónica que le escribí a Rafa Manjarrés, que me publicó Diario del Norte, Mary me comentó y empezamos a haláganos, a compartir producción literaria y me inspiró escribir a cerca de una mujer tan maraviwow (no escribí mal) algo más que maravillosa: artista, profesional en ejercicio, hija, esposa, madre, amiga y ahora también mi mentora, tenemos el firme propósito que yo convierta mis poemas en canciones. ¡Imaginate!! Jajajaja…

Hablando y hablando se me fue agrandando la muchachita menudita, pelirroja, pecosa, que conocí en La Junta, muy niña.  Ahora la hijita del señor Próspero, es una señora que compone canciones, toca guitarra y no solo presenta o hace voces en los festivales con sus canciones o las de otros, sino que se lanzó como solista con 15 de sus canciones y 2 de “Popo”, su papá (Q.P.D). Su estatura es la misma, pero ella, ¡ella es enorme!! Les presento a María Margarita Daza Maestre una músico integral que se descubrió a temprana edad.

– Me descubrí muy niña. Cada vez que escuchaba música en la radio, algo en mi se activaba más allá de solo querer escucharla. Me interesé más en desmenuzar que decían las canciones.  A los 11 años me di cuenta que había algo más, que tenía algo por dentro que debía salir

– A que edad escribiste tu primera canción? Quise saber ante tanta precocidad

– Mi primera canción…. Como tal… Porque había escrito versos y trozos de melodías antes… Se llama QUIERO ESTAR CONTIGO, la es fino a mis 14 casi 15 años, Ilusionada yo solita en mi mundo de adolescente… Con la historia de cristal y de topacio (novelas venezolanas).  Estaba aprendiendo a tocar guitarra y enrolada con el Maestro Marciano y los muchachos del pueblo, yo me inspiraba y hacia composiciones… A mi manera… Así como yo creía que se hacía… Plasmando lo que sentía lo que veía y hasta lo que me contaban mis amigos. Hacia pedacitos de canciones… pero la primera con sus dos estrofas fue QUIERO ESTAR CONTIGO… Se la hice a un amor platónico de adolescente, se me parecía a Franklin Virgües, y a mí me gustaba ese actor.  Años después la presenté en un concurso y gané el primer lugar.

– Cómo se te ocurrió hacer canciones, o solo nació? Porque a mí me nacen letras que terminan siendo poemas, porque la melodía no llega, expliqué mi inquietud, ahora que tenía una mujer a la que, si la visitan las melodías, esquivas para mí.

– Cuando papá hacia parrandas en la casa, yo me escondía a escuchar cuando él y sus sobrinos que componían se ponían a cantar y a tocar el acordeón.  El tiempo se hacía breve cuando escuchaba a: Alexander Oñate, Aurelio Núñez, José Amiro Bermúdez, Osman Bermúdez, Eriberto Bermúdez, cantando sus canciones recién compuestas. Con esa inquietud empecé y ya llevo unas 90 o 100 canciones más o menos. Hice canciones a mi pueblo a los sentimientos, a la naturaleza, aunque un poco triste, le hice canciones a los amigos y amigas que se fueron… ni en momentos tristes dejaba de componer…

– Que tan fácil es para una mujer entrar en un mundo de hombres, como el vallenato.  

– Fue difícil por un lado… En aquellos momentos, porque la cultura machista ha rotulado a la mujer en muchos sentidos y no podía faltar que así pasara en el campo musical, más que todo por qué si de componer se trata, era siempre algo de un hombre hacia una mujer y de repente yo salí con esto de cantarle a un hombre y decirle lo que pasaba por mi mente… Que si siempre era algo romántico claro. En los festivales muchas veces no tenían en cuenta a la mujer y eso me bajaba la nota, pero mi motivación iba más allá… Componer era un lenguaje para mi… Y siendo mujer me sometí a contar lo que sentía pensaba observaba y creía, aunque lo discriminan muchas veces a uno.

Alcancé a imaginar a Mary unos años atrás, cargando con el peso de ser la Rita Fernández de su época, pero sin apoyo del marco de la plaza de Valledupar, con el que contó Rita.

 -Tus padres te apoyaron?

Si claro… Mi papá era mi alcahuete y mamá era mi patrocinadora. Papá me cantaba sus canciones y me animaba…. “Hija canta, canta, tú tienes sangre de artista”; tan bello mi padre… Mamá cuando veía ese deseo que tenía de cantar y mi antojo de tener una guitarra le dijo a papá que me comprara una, aunque fuera de segunda porque no había plata pa una nueva.  A papá en esa época le dieron una plática de una herencia y le dio a mamá pa que me la comprara.   Mamá me llevo al valle y en una compraventa nos ofrecieron una muy buena, marca pentagrama.  ¡Me la compró!!  Esa noche no dormí tratando de sacarle sonido. Compré un método ese día y empecé a buscarle armonía. Era un sueño cumplido…

-De donde viene el don?

Papá tocaba el acordeón, componía. Tenía una voz melodiosa… Y su familia por parte de los Fernández… Cantan, componen, tocan instrumentos.  Tienen el don…  Yo saqué la colita, Porque esos son unos bárbaros. Papá les tiraba flores diciendo: “los Fernández son artistas, hija tu eres Fernández” y por parte de mamá… Ella me contó que la mamá de Rafael Orozco, Cristina Maestre era su prima hermana sobrina de su papá Simón Maestre, zambranero.

 – Que te hizo dar el salto?

Aprendí a tocar la guitarra rápido y daba serenatas en el pueblo, los días de fiestas cantaba en la iglesia y en cuento evento había ahí estaba yo con mi guitarra, a la gente le llamaba la atención lo rápido que aprendí, entre ellos El maestro Marciano Martínez, me piropiaba…. “Ajoooo maromera (así me decía de cariño) tu si cantai bonito… y aprendiste a tocá rápido” me decía mientras los serenateaba, cuando era novio de Helena y se sentaban en el parque de la placita de La Junta.  Que la gente que quedara a verme, el respaldo de…is padres, y y el reconocimiento de figuras como Marciano, me llenaron de motivos, para creermelo, cuenta Mary.

Quise ir a los recuerdos de Sinfo Y le pregunté que recordaba de Mary

¡Claro!! La conozco desde que nació, yo le digo es La Maromera a ella y a Nidia su hermana, porque ellas se abrían de piernas como las grandes gimnastas y se metían en una llanta y daban vuelta por to esto, yo no sé cómo no se mataron haciendo tanta maroma. Ella tiene una canción que me gusta mucho, yo hasta me la sabía y se me ha olvida’o. Ella tiene un talento muy grande”.  Me dijo Marciano

– En que las ves más fuerte, ¿en composición o en cantó?  Quise conocer la opinión de un experto

– La Maromera es muy buena en ambas cosas en las composiciones y en el canto, pero tú sabes que las canciones, ella las puede dar a grabar a otros y sobresale más. El canto en la mujer es muy exigente hoy en día, ella no puede anda con los show, ni vistiéndose como se visten las cantantes, porque ella no es así. Por eso yo le veo más posibilidades cómo compositora que como cantante, porque ella canta bonito, pero tú sabes cómo es el público de nosotros.   Pero bueno que cante pa disfrutanosla nosotros, porque yo no me la pinto a ella medio encuera y emborrachandose. Ella no está pa’ eso”.  Dijo Sinfo, con el respeto y afecto de un padre.

– Cuando uno decide ser diferente al resto, se expone a acumular recuerdos de lo bueno y lo malo.  Que, ¿no olvidas?  

De la época adolescente recuerdo que no había donde grabar las canciones, uno tenía que acordarse de la melodía o se perdía, después de un tiempo le pedía prestada una grabadora viejita que tenía una vecina y en unos cassette que guardaba papá celosamente yo se los borraba y grababa mis canciones ahí para que se me perdieron las canciones.  Todavía tengo algunos guardados… aunque creo que esas cintas ya no funcionan.  De los temas que recuerdo en esa época compuse: No Quiero Hacerte Daño, Cambiaste El Rumbo, Que Te Hicieron, Por Culpa De Un Error, Recuerdos, Más Nunca Te Veré, Sigo Cantando, Todo Cambió, Nada Cambiará Ese Amor…

Otra cosa que me marcó es que mientras yo seguía aprendiendo a tocar la guitarra, comencé a enseñar a unos amigos que se desvivían por este arte.  Después de un tiempo, cuando ya era más ducha, con Julio Alberto Fernández y otros dos vecinos, nos volvimos un trío de cuatro y entonces nos acompañábamos a dar las serenatas en La Junta y Curazao. Podrás imaginar lo escandaloso que podía ser que una mujer anduviera con otros tres hombres a deshoras de la noche.  También recuerdo que en ese entonces la muchachera de la época se iban para la casa a escuchar y a curiosear… No era común que una mujer se interesará por tocar un instrumento, cantar y componer canciones… Y bueno ahí estaba yo viendo mi sueño en las manos… No veía más allá… eso para mí era plenitud…

-Te vi participando en los festivales de San Juan del Cesar, La Patilla de Peña, ¿Cómo te iba en los festivales?

No se en que consistía, pero en esa época no valoraban mucho a la mujer que componía… Me presente en el festival de La Junta varias veces y me tiraban seca en la segunda ronda… Pero yo no me daba por vencida y el otro año llegaba más temprano…

Así con ganas de darme a conocer me presté en La Peña, en Patillal, en San Juan, en Barrancas, El Molino, Villanueva Urumita, Distracción, en Riohacha…  De festival en festival ocupe varios lugares… Pero de primero estuve en el festival de compositores de San Juan con una canción titulada la maleta… En aquella época no había redes sociales, ni internet, el escenario más bonito era estar en pleno festival uno con su guitarra pa’rriba y pa’bajo ensayando para subirnos a la tarima…

– ¿A los hombres los inspiran más que todo los amores, las parrandas, las correrías, los gallos, y a ti?

Bueno yo me inspiraba en muchas cosas, pero me di cuenta que era capaz de hacer protesta sin darme cuenta… Yo podía plasmar paisajes y la belleza de las cosas, pero empecé a interesarme por hacer canciones a situaciones poco comunes pero que la gente las vivía y las contaba, por ejemplo, le hice una a los desplazados, otra a los gasolineros, varias de carácter social que invitaban a dejar el alcohol y las drogas, hice una inspirada en caperucita y el lobo.  Nos reímos y yo me quedé expectante.  ¡En serio!!  de tanto pelear decidieron hablar, se llama quieren dialogar…. Y ahí iba yo, no dejaba de componer, hasta hice un CD infantil, himnos infantiles, rancheras, baladas… Total haciendo y haciendo canciones sin preguntarme, donde quería llegar.  Pasé por la universidad y hasta en mis clases estaban mis cantos. Le hacía canciones a las teorías, a docentes, a las historias de mis compañeros de clases, ¡a lo que se atravesara!!

¿Que pasó con la adolescente llena de sueños cuando se hizo mujer?

Bueno…. Cómo a uno le venden el guion de la vida, o no sé si uno lo compra al pasar el tiempo me casé con uno de esos amores a los que le hice canciones… Tuve mis dos pelaos Luisa margarita y Luis Alfredo… Las cosas no funcionaron, por qué el guion era eso, un guion… Lo comprendí tarde y me costó la experiencia…

Ahí hice más canciones… Y alternando entre la crianza de mis hijos, el trabajo y mi vocación fueron pasando los años… Sin proponérmelo, me fui durmiendo en la responsabilidad de criar mis dos muchachitos, y la música, aunque seguía en mi alma había pasado a un segundo plano.  Ya los compromisos no me dejaban hacer eso que tanto me gustaba, ir a festivalear, pero eso sí la guitarra no mancaba del lado de mi cama y todos los días la tocaba y algo componía. En medio de ese letargo, le hice jingles a muchos festivales: al de la Junta al de La Peña al de Curazao al del Totumo. Total, era nadar en mi mundo interior, aunque no pudiera estar donde yo quería… Suspiró como decirlo la liberara, dejó ir esos recuerdos y se le llenaron los ojos de luz, cuando le indagué por el estado actual de su corazón.

Dando un salto de una etapa a otra te cuento que después de muchos años, de aquel momento en que negocié el parar de correr detrás de un sueño por acompañar a mis muchachos en su crecimiento, decidí volver a vivir para mí, ya los pelaos habían crecido lo suficiente, los polluelos ya sabían volar, siempre estaré para ellos, pero nuevamente me arriesgué a muchas cosas, entre ellas a casarme otra vez e intentarlo de nuevo, esta vez con del fulano guion de todavía puedes. Casualmente… Grabado en un estudio me conocí con Alex, Músico igual que yo, de casualidad.  La empatía fue mutua, coincidimos en tantas cosas que decidimos unir nuestras vidas…La flor volvió brillar. Compuse muchas más canciones había tema pa escoger… Alex componía también y el hogar se volvió un escenario…  cantábamos juntos, presentamos las canciones en los festivales e hicimos un gran dúo y nos queremos que es muy importante para la inspiración de los dos…El me hacía una canción y me desquitaba y le hacia otra a él.  Así vivimos todavía.

Margarita es una excelente persona, ¡excelente ser humano y muy talentosa!!  una inteligencia única para la composición y una voz que marca con su sello el buen vallenato. Empresa Álex Duarte su esposo lleno de orgullo y visible admiración.

¡Y decidiste grabar tus propias canciones!! ¿Lo logras todo siempre?

– Mis padres nunca dejaron de animarme… Hija por qué no grabas tus canciones…. Cantando tu misma. Y me dije, ¿por qué no?  Aún se puede, el Guion.  Y bueno un día cualquiera amanecí revolviendo todo en la casa, busqué en mis nichos y escogí algunos temas y dije, de este año no pasan. Me voy pal estudio y de ahí salgo, cuando las canciones tengan vida propia. Nora… Esto de sacar al público lo que ha sido tan de uno, fue algo maravilloso, para mi… Mi prioridad fue darles vida, mostrarle al mundo que hago canciones y que puedo cantarlas además;  que no estoy en competencia con nadie, por qué ahora el fenómeno de las mujeres en el vallenato, ha catapultado a muchas, pero yo me siento es hija de la poesía, un pedacito de ese mágico universo de la música que pocos pueden ver, sin tanta perfección, tan solo soy yo, cantando mis cantos, regando mis flores, dando vida a mi musa y llenando de alegría el corazón de los que se conectan a oírlas…   Están a disposición de todos los que las deseen escuchar, bailar, disfrutar y hasta criticar… todo es viable e importante cuando te ha tocado el privilegio de llevar este hermoso don en tu alma.

Escuché cantar a Mary sus canciones y me dije, ella merece llevar a sus canciones a un nivel de diálogo mayor. Aquí se las regalo

https://youtu.be/pW9TmJF3OUI

Noralma Peralta Mendoza

DESCARGAR COLUMNA

4 comentarios de “UNA MARGARITA DE HERMOSOS COLORES

  1. MARIA MARGARITA DAZA MAESTRE dice:

    Me quedo sin palabras siempre que leo tus escritos… y esta vez no podía ser la excepción; menos tratándose de una narrativa sobre esta margarita…. Que cosa más bella has hecho, no tanto porque describiste con detalle parte de esa bella historia que ha sido mi vida, sino por la pasión y entusiasmo que le imprimiste.. Lo presentí, sabes,,,, yo sabía que ibas a hacer algo mágico y más hermoso de lo que pudiste descubrir… ahí está tu marca, la marca, única, que lo deja a uno sin palabras, porque abarcas en breves relatos una inmensidad de emociones y de situaciones que uno tiene de otra si no sucumbir y admirar tu gran talento…. Sin importar si uno es grande o no en este arte…
    Con esa gran admiración que siempre he sentido por ti, hoy quiero darte las gracias sinceras, por narrar parte de mi historia, por sumirte en la fuente que la produjo, en mi pueblo en mis amigos, en mi familia y hasta en las redes…por creer en mi como artista y como persona… lo que hiciste no tiene precio, para mí es grandioso, de gran orgullo y sé que será inolvidable… algo que solo brota de un noble corazón como el tuyo, de un alma si recelo y pura cuya única explicación es que eres eres guiada por el divino creador…. Nena, muchas gracias, por esos pétalos que agregaste a esta margarita que gracias a tu gesto hoy estás más viva y colorida… te mando un fuerte abrazo y que Dios te siga bendiciendo… un fuerte abrazo…

  2. Carlos Alberto Redondo Robles dice:

    Una historia de vida real, contada sin correctores, sin telón, sin tapujos. Así es Margarita Daza una mujer auténtica y extraordinaria, con una visión filosófica de la existencia propia, de la vida y de su experiencia, narrada y hecha melodía en sus canciones. Toda una artista. Ese es su secretico, un alma de gitana con sueños de amor, viajera del tiempo y parrandera. Toda una PROTAGONISTA. Un beso y un abrazo para mi gran amiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?