LA INFAMIA…TREINTA AÑOS DESPUES SIGUE ABIERTA LA HERIDA EN EL VALLENATO

“…sí que hace falta su voz, para cantarle al amor, para cantarle al ensueño, no se lo que te paso, porque con tu decisión, dejaste a un pueblo dolido, has podido volver cantante a San Pedro para dejar al pobre Rafa tranquilo”

Esta en mi mente el aparte que hemos transcrito de la canción titulada “Un ángel más en el cielo” de Poncho Cotes Jr que los Hermanos Zuleta dieron a conocer en su álbum titulado “Mañanitas de Invierno” en 1993 porque se conmemora un aniversario más desde cuando una infamia silencio una voz que cada vez hace mas falta en la música vallenata.

Se están cumpliendo los primeros 30 años del asesinato de Rafael Orozco, la noche aciaga del 11 de junio de 1992 inicio su inmortalidad, también se abrió una herida que permanecece abierta en el vallenato, ningún motivo pudo justificar esa infamia cuando apenas había cumplido sus primeros treinta y ocho años y su meteórica trayectoria artística se encontraba en su mejor momento.

Ya Dios debió perdonar a quienes tuvieron la osadía de acabar con la vida de Rafa, la felicidad de su familia y la dicha de sus millones de seguidores en todo el mundo, sus asesinos no sabían lo que estaban haciendo, es posible que fue el desenlace fatal del oficio punitivo que El rey de las tinieblas les encomendó porque no tenían oficio licito ni temor al todo poderoso.

La huella que nos dejo Rafael  es indeleble,  su carrera musical la construyo,  desde abajo, ladrillo a ladrillo, todo comenzó en 1975, en Aguachica cuando conoció a  Emilio Oviedo, este se encontraba tocando  una parranda y se quedó sin voz, y allí se encontraba Rafa como guacharaquero del  Rey Vallenato Julio de La Ossa y al ver  a Oviedo en dificultades   le brindo su ayuda con su canto, al Comandante le gusto su estilo y la voz, y allí acordaron encontrarse en Valledupar para unos ensayos y  gestionar la grabación.

Su primera grabación estuvo antecedida de muchas peripecias, de largos días,  caminatas tocando puertas en las disqueras,  y agobiados por la falta de recursos y la necesidad de comer, recibieron Techo de Juan del Vilar, pero no había camas y tuvieron que dormir  en el frio piso capitalino, realizaron presentaciones  a cambio de comida, pero nada les impidió seguir soñando hasta  hacer realidad su anhelo con la primera grabación, “ADELANTE” se tituló, una canción de Leandro Diaz, también fueron éxitos Cariñito de mi vida de Diomedes, Chimichaguara de Nafer Duran, El fiel amigo de Víctor Camarillo,  y Mi mejor amigo de Poncho Zuleta, fue un suceso musical, Seis meses después, en 1976 dieron a conocer su segunda y última producción  “Con sentimiento” fueron  éxito Tu ausencia de Nando Marín y Compañero corazón de Sergio Moya.

En el mismo año, como nubarrón que “se alza en el cielo” se produjo la separación, para bien de la música vallenata, porque permitió que naciera una de las mas grandes Universidades del Vallenato “El Binomio de Oro” y despuntara con voz, gracia y estilo el gran Beto Zabaleta, agrupaciones que compitieron de tu a tu con la otra agrupación que nació de la separación del Pollo Irra que se fue con Rafa, así fue posible la afortunada unión musical de Daniel Celedon con Ismael Rudas, todo fue muy rápido pero vibrante, en el año 1976.

Después del primer álbum que titularon “El Binomio de Oro” vinieron 18 trabajos más, sin bajar línea, imponiendo su estilo en su puesta en escena, organización, uniformes, ensayos, manejo de medios e innovación  sin quitarle  protagonismo ni a la caja, ni a la guacharaca ni al acordeón, en lo musical, predico con el ejemplo, en lo personal su éxito no le impidió cumplir con  los valores de la amistad, y la solidaridad, así me lo han contado sus amigos, tampoco  su grandeza musical lo pudo despojar de su humildad .

Un repaso retrospectivo de su discografía pone ante nuestros ojos una obra majestuosa, que da cima y altura a la música vallenata como la más emblemática del país, ello se desprende de sus éxitos que siguen siendo recurrentes en la radio colombiana y también en el exterior, así se destacan de su primer LP todas sus canciones, en 1977 Por lo alto de allí se destacaron Necesito de ti de Tomas Darío Gutiérrez, Sueños de conquista de Rosendo Romero, Los santos y yo de Héctor Zuleta, Reconozco que te amo de  Fernando Meneses y  Mujeres como tu de Beto Murgas; en 1978 salió “Los elegidos” del cual fueron éxito casi todas sus canciones, especialmente Campana de Tomas Darío Gutiérrez, Relicario de besos de Fernando Meneses, Te lo dije mujer de Israel Romero, Despedida de verano de Rosendo y las morochitas de Beto Murgas; en el mismo año lanzaron l una segunda producción titulada “Enamorado como siempre” que es a su vez el título de una canción de  Roberto Calderón, igual pegaron La parranda es pa amanece de Lenin Bueno, Mi mejor canción de Fernando Meneses y El Dengue de tu amor de Beto Murgas.

Todavía las canciones de su LP anterior estaban dando palo en el país cuando el 25 de julio de 1979  hicieron el Lanzamiento de “SUPERVALLENATO”, fueron éxito Tu dueño de Rosendo, De rodillas de Octavio Daza, Tu y el mar de Tomas Darío, y Serpentinas Vallenatas de Beto Murgas; en 1980 sacaron dos discos, “DE CACHE”  y “CLASE APARTE” del primero se destacaron  Sombra Perdida de Rita Fernández,  Muere una flor de Fernando Meneses, Mi vieja Ilusión de Santander Duran, Sabes que te quiero mucho de  de Roberto Calderón  y Juramento de Hernando Marín, del segundo Dime pajarito de Octavio Daza, Habíamos terminado de Roberto Calderón, el que espabila pierde de Lenin Bueno entre otras, lo que sucedió  en los siguientes diecinueve años ya se sabe fueron 12 producciones antológicas, pero no hay espacio. Cuanta falta hace Rafa a la música vallenata.

Luis Eduardo Acosta Medina

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?