NECESITAMOS RECUPERAR EL AMBIENTE ACADEMICO Y DE APRENDIZAJE EN EL SUR DE LA GUAJIRA

No quiero darle cuerpo o contenido a esta nota bajo la perspectiva de “que todo tiempo pasado fue mejor”. Y es porque voy a referirme a hechos y circunstancias que se daban en La Guajira en general muy frecuentemente, y también, aun cuando con menor periodicidad en el sur de La Guajira, como eran los diferentes eventos como seminarios, congresos, eventos de educación continuada, foros y reuniones de distintos orígenes, encuentros de gremios o de diferentes sectores de la economía, de la educación, de la salud, en fin, teníamos vida gremial, actividades culturales, e  intelectuales de capacitación y actualización en diferentes tópicos o ramas de la ciencia y la institucionalidad; teníamos relación cercana con los adelantos técnicos, profesionales y de otra naturaleza y no solo organizado por las entidades del estado, de manera obligatoria. También se organizaban por parte de asociaciones u organizaciones de profesionales y entidades privadas y públicas con asiento en el sur de La Guajira.

Incluso, en muchos municipios del sur, en las fechas de sus festivales o fiestas patronales se tenía un espacio para foros sobre salud, o derecho, etc, independientemente de lo folclórico.

Hoy, los escasos eventos que se dan se organizan en Riohacha. Los encuentros y congregaciones se dan en Riohacha y desafortunadamente, hasta la promoción a veces es circunscrita y nos enteramos muy pocos en el sur de La Guajira.

Es decir, que en el pasado la actividad académica era más prolija, más abundante y teníamos varias fuentes de organización, de convocatoria y mecanismos de participación.

Antes, por ejemplo, comento la remembranza que tengo más a la mano, la secretaria de salud departamental tenía una programación de capacitación, de formación, de actualización y educación médica continuada y los hospitales organizaban la asistencia de los profesionales, técnicos y funcionarios que les competía el tema, y asistíamos a ese encuentro con la ciencia o la actualización administrativa.

Hace mucho tiempo que este tipo de eventos y esta manera de gestionarlos ya no se da o se da muy escasamente. Y puedo dar fe que la avidez por participar, por aprender o actualizarse e intercambiar conceptos u opiniones, es grande. Nos puso en evidencia esto el tiempo de pandemia porque gracias a los foros virtuales que lideró Spencer Rivadeneira a través de una Fundación a la que presta sus servicios, cuando ellos invitaban a un evento en salud, era masiva la asistencia.

No vamos a negar que hoy la forma y la manera de llevar a cabo las capacitaciones, congresos y seminarios ha cambiado y migró mucho hacía la virtualidad. Esto trajo como detrimento que instituciones que deben asumir la actualización de sus funcionarios y estimular la participación de los miembros del sector, dejaron de presupuestar y se han hecho “los de la vista gorda” y no invierten ni un centavo en estas actividades tan necesarias para tener un gremio con competencias, motivado y fraternizado.

Cuando eran eventos presenciales, eso nos daba la oportunidad de conocernos, en el caso de los profesionales de la salud, y relacionarnos, intercambiar opiniones, experiencias; saber quiénes somos en cada municipio, y contar con unos profesionales en capacidad de fomentar solidaridad y amistad.

Igual debe estar sucediéndole a los ingenieros, a los abogados o miembros del sector de la aplicación de justicia y el derecho, y a otros profesionales.

Es posible que otros recuerden, pero yo no, cuales fueron los últimos eventos académicos, congresos o seminarios, presenciales, en el sur de La Guajira. Orgullosamente siempre hemos tenido a San Juan como epicentro, también por la equidistancia en el sur, y también porque tiene infraestructura y servicios para estos eventos.

Hoy tenemos 2 sedes de la Universidad de La Guajira aquí en el sur, y también de otras universidades e institutos de formación técnica y profesional, y están dedicadas solo a la formación de pregrado. Lo que deseamos es que sean también fuente de educación continuada para sus egresados y demás profesionales de las distintas ramas en el sur. Que sean esas sedes epicentros de encuentros académicos, jornadas de actualización y capacitación para contadores públicos, para trabajadores sociales, y para médicos, abogados, ingenieros, y los demás profesionales del sur de La Guajira. Cuantos deseamos que se recupere ese ambiente de intelectualidad y enseñanza en nuestra región.

Creo que es menester que se reflexione sobre esto, puesto que, si no se están dando estos eventos, gran parte de la responsabilidad es de nosotros los profesionales, o miembros de gremios y sectores y líderes sociales y ambientales de la sociedad civil del sur de La Guajira.

Uno de los factores determinantes es la falta de organización, y dentro de la organización la falta de solidaridad, pertenencia con nosotros mismos, con nuestra responsabilidad de adquirir más competencias para prestar mejores servicios, y también es de los demás miembros de los diferentes gremios porque se ha asumido un rol de conformismo y “quemeimportismo” con una actividad o circunstancia como es la organización y estructuración de gremios fuertes, motivados y consecuentes. No es justo, que, si se cita a un encuentro para organizarse, o incluso para otra actividad importante para todos, en un sector donde se tienen más de 200 miembros que solo asistan 15. Eso nos ha matado. Ese individualismo. Esa dejadez y “el querer siempre que sean los demás que hagan lo que a mí me gusta y voy a disfrutarlo sin esforzarme en nada”

La reactivación postpandemia es para todo, comenzando por nuestra voluntad. Nos toca dejar la zona de confort y volver a participar en la mecánica social e integradora de la comunidad, obviamente, sin dejar de atender lo personal. Debe haber equilibrio. La sociedad es para actuar de manera colaborativa.

Rodrigo Daza Cárdenas

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?