SE NOS OLVIDÓ CORTAR LA CINTA EN LA GUAJIRA

Dicen que obras son amores, que la mejor manera de mostrar resultados de buen gobierno, es la consolidación de obras de impacto social y urbanístico, que cuyo reconocimiento se logra al momento de la  entrega o inauguración de las obras, no hay nada más placentero para un gobernante que cortar la cinta, pero lastimosamente en la Guajira nos olvidamos de las obras, de ese momento feliz, tanto para que el Gobierno saque pecho y la sociedad lo aplauda, ya han pasado 2 años y 5 meses de los actuales Gobiernos y no existe una sola obra que tenga feliz a la ciudadanía Guajira, solo promesas y maquetas que muestran unos diseños animados ( Rendes) o pareciera que eso solo se queda en los archivos de las redes sociales, nada más, ni un solo código BPIN, o una radicación, pues claro los formuladores no encuentran garantías, ya que las entidades dejaron de formular proyectos de oficio y se limitaron hacerlos por encargo, me niego pensar o decir, que a los Gobernantes modernos no les interesa cortar cintas y mucho menos los aplausos de la gente, eso les vale, se afanan por ejecutar proyectos rentables y fácil de contratar, le sacan el cuerpo a los pliegos tipos, las licitaciones públicas y al SECOP II, lo importante para ellos, es adquirir riquezas y aliados, únicos requisitos para conservar y sostener el poder.

Las pocas obras que se desarrollan en los Municipios Guajiros, no generan armonía con la gente y otras son rechazadas por sobrecostos, mala calidad o falta de planeación y socialización, porque van en contra vía de las necesidades de los ciudadanos, al parecer recuperar la confianza de los Guajiros se hace cada vez más difícil y en conteo regresivo.

Para recuperar el entusiasmo y confianza de las mayorías, solo depende de la actitud del Gobernante al momento de diseñar y construir hermosas obras, desarrollar buenos programas o proyectos, técnicamente en el contenido de un plan de desarrollo, cumplir honestamente con las metas de producto y metas de resultado, acertar con los indicativos propuestos; para lograr la conexión positiva entre Gobierno y comunidad, está en desarrollar buenas obras y cortar la cinta.

Las Obras que soñamos en la Guajira, son básicamente las que pide la gente, lo que reclama la sociedad, inversiones que generen la trasformación, vistosas, bonitas, que cumpla con el beneficio y el bienestar general.

Ronald Gómez

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?