EL DOLOR SE LLEVÓ A LA MUSA

Le di vueltas a una crónica que le tenía muchas ganas , pero cuando el alma está triste, se le dificulta hablar de alegría. Algo pasaba y mi cuerpo lo sabía, llegué a mi primera clase y la di empujá’; al segundo grupo lo dejé por la mitad, las baterías se me agotaron a las 9:00 a.m. llegué a casa a las 10:20 a.m. con la última gota de fuerza, tomé un medicamento y me recosté. Dormiría media hora y me repondría, estaba segura.  Con el cuerpo profundamente dormido, mi mente despertó.  Hablaba conmigo y me decía, “así debe ser la muerte, mi cuerpo no responde aunque mi mente está consciente”.  Me tomó unos 15 minutos sentarme en la cama y otros 5 ponerme en pie. Sentada pensaba, “ahora aprovecho el tiempo y me pongo a escribir mi crónica del domingo”, tomé en mis manos el teléfono celular y me di cuenta que eran las 3:00 p.m. no las 11:00 a.m. como suponía. “Con Razón tenía hambre” pensé. Mientras tomaba aliento para colocarme sobre mis pies, abrí Word, en el archivo dónde están mis apuntes de la entrevista con Leonardi, leía, sin leer. “Como empiezo?” me preguntaba. No se me ocurría algo digno. Una burbuja de notificación de WhatsApp que emergió repetidas veces con mensajes de Ocha mi hermana en el grupo Celedonios, (mi Familia), me terminó de sacar del momento aterrador: enfrentarme una y otra vez a un inicio de crónica que no me enganchaba a seguir. La musa se había ido de paseo y no precisamente de mi mano.  Sabiendo que andamos organizando el cumpleaños 79 de Papá Juancho,  entré a ver qué nuevo detalle surgía del “Capo”, cómo le decimos en estos días, porque decidió matar un novillo y un cerdo para celebrar su día (cosa que nunca antes había hecho).  Ocha no hablaba de fiesta, hablaba de muerte.

“Familia triste noticia”,

“Acaba de morir Fabian”

“El hijo de Olaida y Jucho”

“De un infarto”

“Que Tristeza!!”.  Respondí, y un dolor de familia se me instaló en el pecho. No podía dejar de pensar en Aya (Olaida su madre) y Jucho (Julio Raquel, su padre), en Lourdes y Oswaldo sus abuelos maternos con quiénes pase la tarde-noche después de la misa del aniversario de mi prima Taty (que también murió muy joven, el año pasado),  hace menos de un mes que fui a La Peña. Allí llegó Fabián y se veía sano! Le pregunté cómo iba su salud, acababa de salir de un tratamiento para  la leucemia que nos había mantenido a todos los creyentes del pueblo en oración por su vida, durante el último año. Le di la gloria a Dios por haberlo librado de esa enfermedad y le pregunté: ¿Cuándo volvemos a la cancha? Aún podemos alcanzar a “Toto”. Los dos deberían estar en el fútbol nacional, pero Fabián se enfermó y no pudo. Déjame date un abrazo! Le dije y seguimos conversando con su abuela Lourdes que lleva como 8 años de luto por la muerte, en accidente, de Ronald, su hijo mayor. Ahora me imagino se sumerge de nuevo en el dolor, porque de la tristeza, no ha salido, desde entonces no la he vuelto a ver sonreír.

Obviamente dejé a un lado la crónica por un rato, mientras recuperaba la cordura, mientras desahogaba mi dolor compartiéndolo con mi gente de La Peña, en el grupo “Nos Une el 💗 por La Peña”, todos llorabamos y lo expresamos como se expresa ahora, con emogic y stickers, hablábamos de lo triste que nos resultaba a todos, que después de haber vencido el cáncer, llegara un infarto a cumplirle la cita al destino.

Me quedé pensando en las cosas de la vida. Dios oyó el clamor de un pueblo, de su madre, su padre, de el mismo Fabián y nos dio su sanidad, cómo quien dice he visto su fe y la recompenso; pero lo escrito, escrito está!! Pensando en que la voluntad de Dios a veces no es agradable, me dispuse de nuevo escribir.  Sin éxito!  Así que me puse a traer las canciones que usaría en la crónica. Sin darme cuenta de la hora le escribí a Olga Lucía la exesposa de Leo para hacerle una pregunta, en fin trataba de adelantar, pensando que al día siguiente mientras hacía las largas esperas de las 2 citas médicas que tenía programada, escribiría mi crónica.

Me dormí preguntándole a Dios ¿por qué la gente que se va a morir, tiene sueños e ilusiones? ¿No sería mejor que la gente solo muera de viejo, cuando ya esté enfermo y sin posibilidades y no joven cuando él y la familia están soñando con un futuro de esperanza? Así los que  sobrevivimos no nos queda el sin sabor de una vida que se trunca.

Mientras esperaba en la primera cita, a las 7:00 a.m. me encontré con Johana (una amiga) y aunque intentaba escribir me quedaba difícil, pues nos íbamos poniendo al día. Alcancé a escribir dos entradas que al menos me gustaban un poco más.   Salíendo de la primera cita,  me contacta mi sobrino José Armando, con unos audios que me hacen llorar y me dejan, por primera vez, sin palabras, debo respirar y pensar que responder a su inconformidad. Estaba abatido, su primito querido, tan joven, con tantos sueños, potencial y futuro, el mismo que había librado la leucemia, ahora,  de todos modos se va!!  “No entiendo a Dios tía, no quiero estar molesto con El, no quiero pelear con El, entiendo que todos tenemos un ciclo, pero no quiero que la gente que yo amo se me vaya. Que ironía yo aquí salvando vidas, mientras allá, se me muere mi primito, tan joven. No entiendo!! Tengo rabia, tengo impotencia, quiero pelear con Dios y no sé si debo hacerlo!! Necesitaba desahogarme tía, porque me duele mucho que Fabián Ricardo se haya ido y yo no alcancé a mandarle los guayos que le ofrecí” lloraba mi sobrino que tiene los sentimientos más nobles del mundo.

Cómo decirle que me pasaba lo mismo, si el esperaba de mi una explicación, que le ayudará a reconciliarse con Dios, en ese momento de dolor.   “Hijo de mi vida, te amo!! Tienes todo el derecho de tener rabia, tienes todo el derecho de pelear con Dios.  Pelea, El sabe lo que sientes, El es tu Padre y los hijos tenemos derecho a molestarnos cuando creemos que nuestro padre no están siendo justos con nosotros.  Pelea y dile cómo te sientes, has de cuenta que estás discutiendo con Macha o Guardia (sus padres) y encáralo. Luego trata de comprenderlo, porque entenderlo no podemos, para entender se necesita un cerebro que no tenemos, pero para comprenderlo solo necesitamos un corazón y tú tienes el mejor. Comprende hijo que traemos fecha de vencimiento, comprende que a Dios le agradó más Fabian que nosotros y lo quiso con Él, comprende que lo que venía en el futuro de Fabián nosotros no lo conocemos y Dios si, y lo amó tanto que lo libró de vivirlo, comprende que Dios es amor y su justicia no pertenece a este mundo”

“Tres peleas llevo ya con Dios, la de Ronald, la de mamá Cele y ahora la de Fabián, no quiero pelear más con Dios, no quiero que la gente que yo amo se me vaya, me duele mucho”. me decía llorando Jose

“Mi Perrito y yo en cambio espero que tengas muchas peleas con Dios, yo espero que pelees por mí y todos tus tíos, tus padres, tus hermanos y primos mayores, porque yo quiero que tengas larga vida, o deja de pelear peleas que empiezan perdidas, pelear.con Dios porque alguien se murió no tiene sentido hijo, que vas a ganar? No van a resucitar; aprende a pelear por los vivos. Porque la vida no es ni lo que soñamos, ni lo que anhelamos mi perro, la vida es lo que pasa por nuestras narices todos los días, y la mayoría de las veces no coincide,  no lo vemos venir.  Vivir es:  vivir el día, con lo que trae, los seres humanos hacemos planes, pero Dios tiene un plan y ese es el.plan que se cumple.  Tengamos rabia o estemos inconformes, el sigue siendo Dios y no puede cambiar su.plan, porque resulta que lo que ahora es, ya fue en Dios. Dios lo creó todo, antes de que fuera y ya no hay vuelta atrás; hijo, llora y pelea, pero avanza, porque es avanzando que también vivimos la alegría, la dicha, el éxito y todo lo bueno que ella trae;  porque eso es vivir hijo, y vivir es más fácil, si lo hacemos con Dios”.

“Me siento como si estuviera peleando con Jeanka (su hermano mayor) o con mami, por algo que me parece injusto, que les digo las cosas con rabia, pero me duele más a mi lo que les digo, porque los amo!!  Hace tres días tuve una paciente 28 años, con cáncer de ovarios, metástasis haga los huesos, ella estaba en quimio y la cambiaron para radio terapia y yo la iba a llevar para que se las hicieran.  Cuando la iban a bajar le dije:  ”Mi Señora, tenga FE en Dios, por más que le digan que puede morir,  por más que le digan que va por mal camino su diagnóstico, no decline, crea siempre en Dios, siéntase segura, agárrese de la mano de El, que uno es como un niño aprendiendo a manejar cicla, que piensa que se puede caer, pero sigue porque sabe que ahí está su papá y se siente seguro, agárrase de El. La señora me preguntó que si soy cristiano, le dije que no, que ni voy a misa, ni nada, pero que cada día hablo con Dios y sé que gracias a él tengo y soy todo, y si me falta algo también lo agradezco, sé que el me da en abundancia, sobre todo su amor y protección. Pero es sencillo dar consejo,  otra cosa es cuando los necesitamos nosotros. Me hubiera gustado ver a Fabián, hace rato no lo veía, siento que Dios no me dio esa oportunidad, y por eso tengo rabia con El y le estoy haciendo berrinche, a mi Papá,  pero El es mi Dios tía, y yo lo adoro”

Sentí que el alma de José había agarrado temple cuando entré a mi segunda cita.  Empecé de nuevo a escribir mi crónica, no le encontraba sabor, y si a mí no me sabe, a ustedes menos, me empezó a dar hambre y sueño, fastidio, supe entonces que debía dejar que esa crónica viniera a mi, y no buscarla mas. Cuando llegué a casa ya los tiempos no daban, así que le dije a José Ramiro Celedón Ucros, que no creía poder tener la crónica de hoy, pues tenía compromiso en la noche y oficiaría una boda el sábado en la mañana. “ Bueno madre si ves que puedes la mandas, si no, no” me respondió mi Jochy, tan lindo!!

A las 9:00 de la noche me quise convencer, pensé   qué tal que Adrián gane el concurso canción inédita y la está cantando Leo, sería preciso que se publicara hoy domingo, previo a la final del festival vallenato. Ni manipulando a mi alma, la musa llegó!

Esta mañana me puse a ver de nuevo el vídeo del homenaje que le hicieron a Fabián los pelaos de La Peña, en la cancha.  Oír otra vez a “Jucho” gritar “hijo de mi vida tantos sueños truncados”, me inspiró a escribirle estas líneas de homenaje a Fabián Ricardo Mendoza Corzo, un joven luchador, excelente futbolista, buen hijo, buen ser humano, hermoso! que nos unió ayer a todos los Peñeros, ante el dolor de su partida.

Hoy la musa si llegó, porque cuando uno está triste, le sale bien escribir de lo que nos duele, hoy la musa llegó para decir Hasta la eternidad Fabian, allá nos vemos!! Y decirle a “Aya” y a “Jucho” cuanto quisiera poder aliviar sus almas de tan profundo dolor!!

PD: pensé que quizás sería mi crónica más corta, solo tenía dos horas para escribirla, pero como es de fácil escribir lo que se siente.

Noralma Peralta Mendoza

DESCARGAR COLUMNA

21 comentarios de “EL DOLOR SE LLEVÓ A LA MUSA

  1. LOLY LUZ MENDOZA MENDOZA MENDOZA dice:

    Me quedo corta en esta cronica, sigo aun sin entender tantas cosa Nora, que triste el final de Fabia, llegamos a creer que era el principio de su nueva vida de una vida sana y tranquila libre de esos tratamientos a cual respondio como un valiente luchador y mira que dolor tan grande despues de ganar la batalla perder le guerra y dejarnos a todos atonitos con este dolor, Fabian es nuestro guerrero valiente luchador 😭😭😭😭😭 El Señor con el en el mejor Lugar 😭😭😭 en la cancha inmensa del cielo 🙏😭😭😭😭

  2. Darlyn Guevara dice:

    Ami me pasa lo mismo que a José Nora es duro cuando estamos en esa rama de la medicina y no poder hacer nada se siente tanta impotencia tanta rabia ver morir a tu familiar en tu cara y no poder hacer nada .busco una respuesta una explicación enq momento paso todo que no me di cuenta siento tanta rabia pero ala vez le pido perdón a DIOS le pido que me dé la tranquilidad y el entendimiento para comprender todo y que poco a poco nos alivie este dolor tan grande que sentimos …lindas palabras gracias Nora …😭😭😭😭😭😭😭😭

  3. Esther Daza dice:

    Leí y leí y las lágrimas caían a mi pecho . Que dolor y que impotencia se le siente a Jose Armando Dios lo ayude a superar y a entender para que pasan las cosas. Que bueno leer sus crónicas.

  4. Maria Cristina Acero dice:

    Tan excelente como triste tu crónica…
    Amiga situaciones de la vida inconclusas a nuestro parecer. Pero para el Dueño de la vidpens. Sus designios son de él; diría mi mamibuela.

  5. Yasmille Yashid Soto Chaves dice:

    De todas las cosas vividas y compartidas con Dios 🙏, esta es la única [la muerte] que nunca queremos aceptar y la que no comprendemos… sobre todo cuando llega por sorpresa, sin esperarla [es decir cuando alguien está sano o está regocijado en el éxito, pasando por buenos momentos], pero el respeto y amor que le tenemos a Dios, nos hace caer en cuenta que él es el dueño de la vida y dispone de ella cuando a bien tenga, aunque con esa decisión de su parte, nos quiebre el alma ver partir a un ser amado, a nuestra familia y amigos. Un abrazo de condolencias en la distancia 🙏. Fe y fortaleza, pareciera ironía, pero a veces sentimos que Dios nos da la tristeza y también el consuelo.

  6. Francisco Javier Pérez Flórez dice:

    Seño, le soy sincero, estás clases de notas siempre me abstengo de leerlas, pero cómo le dice uno que no, a una nota suya, la leí y me sentí transportado a su pueblo, vi el llanto de niños, jóvenes y ancianos rodar por sus mejillas, al igual que yo, al momento de leer el diálogo de su sobrino José Armando con usted. Y debemos estar plenamente convencidos que no fue fue fácil escribir esas líneas llenas de dolor y sentimientos, donde usted en medio de la tragedia nunca se olvidó de Dios, digna fuente inspiradora para que su cerebro y su pluma convirtieran esta crónica de dolor en un manantial de enseñanzas y un infinito apego al creador, mis más sentidas condolencias para todo el pueblo de la Peña, y en especial para esa familia que hoy queda con ese inmenso dolor, dolor que sólo Dios podrá sanar. Y a usted seño, la vida le acaba de poner una nueva prueba, y vaya que la sorteó muy bien, buscó las fuerzas necesarias para afrontar el reto de escribir en medio de dolor, hoy nos dimos cuenta que la vida está hecha de eslabones totalmente sincronizados. Hoy nos dimos cuenta que usted es una verdadera guerrera en medio de problemas y vicisitudes.
    Bendiciones y un abrazo mi respetada Seño.

  7. Maria Mercedes dice:

    Un dolor que compartimos los peñeros, y un duelo interno entre comprender y enojarse con Dios, van pasando los días y yo un no puedo ni ser apoyo a su familia, porque no encuentro palabra que justifique o pueda dar un respiro sereno dentro de todo el dolor que decidió suponer que equivale a 2000 veces el que yo siento.
    Lo vi crecer, transformarse, caer y levantarse como un Guerrero que demostró ser fuerte.
    Recuerdo también que todo un pueblo se entristeció ante su diagnóstico y fue el con su ejemplo de valentía que nos levanto así que de igual forma espero que desde lo más alto del cielo ese guerrero hoy haga lo mismo.
    PD 1 me descubro pensando en el con una sonrisa tímida en su rostro es la única cara que recuerdo y rompo en llanto.
    PD 2 gracias tía Nora porque hasta hoy puedo sacar un poquito del dolor que llevo dentro.

    • NORALMA PERALTA dice:

      Ahora entiendo mejor lo que me escribías. A veces nos cuesta dejará salir los sentimientos, pero es sano darles su espacio. Te quiero Meche mia

    • María Margarita Daza Maestre dice:

      Nora!
      Tu expresión de dolor relata lo que una alma sensible y frágil reviste ante ese fenómeno que a todos nos toca y nos deja sin argumentos… Pálida y fría, vano capullo que acaba el orgullo bajo su peso…. Que si duele? Duele!
      Acaba el genio y al loco…. Melancólicos vemos que tan solo nos quedan los recuerdos…

      Gracias a Dios por el tiempo en que Fabián Ricardo las regalo su alegria y tantos bonitos recuerdos… Por los que jamás morirá, por qué el vivirá en sus corazones 🥀
      Merecida crónica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?