LA CAUSA GUAJIRA EN EL CONGRESO

Las campañas políticas para el Congreso de la República están en su recta final. Estamos a dos semanas del día de las elecciones y La Guajira está inundada de vallas, gorras y caravanas de carros promocionando candidatos de grupos políticos tradicionales, alternativos y a senado de otras regiones del país.

Lastimosamente nos hemos quedado con los afiches y las publicaciones en las redes sociales donde anuncian apoyos electorales y de concentraciones políticas masivas, que a propósito se hicieron en pleno cuarto pico de Covid-19.  Coincido con el profesor Abel Medina Sierra que se necesita mucho más que fotos de apoyos y de reuniones políticas para ser representantes legítimos de la causa guajira.

Queda pendiente el debate serio y juicioso de las propuestas para sacar adelante proyectos de ley y gestión de proyectos estratégicos para La Guajira. Mas allá de los debates que impulsaron Diario del Norte y la Cámara de Comercio de La Guajira no hubo ningún esfuerzo para que la ciudadanía conociera el contenido programático de las campañas y su alineación con las demandas del territorio.

Tristemente varios candidatos conservan el discurso pasivo de victimas de “pobrecita La Guajira” donde el gobierno nacional tiene una deuda histórica y el sector privado no ha contribuido a la superación de la crisis social del departamento. Algunas narrativas de campaña están dirigidas a posicionarse como defensores y veedores del cumplimiento de esta deuda y no líderes dispuestos a proponer y construir.

La Guajira necesita muchos más que congresistas señalando culpables y que en tono bravucón exijan resultados a otros. Necesitamos consolidar una bancada guajira que exceda intereses electorales y clientelistas que esté dispuesta a dar debates estructurados y a trabajar articuladamente en temas claves como el Presupuesto Nacional, el Plan Nacional de Desarrollo, regalías y reformas dirigidas hacia el fortalecimiento de las finanzas territoriales.

La Guajira es hoy el epicentro de la diversificación energética de Colombia. Por supuesto que el territorio debe beneficiarse de esto con el aporte del sector privado en las distintas apuestas económicas y sociales del departamento, sin embargo, desde el legislativo debe impulsarse la definición de reglas claras de consulta previa para garantizar la seguridad jurídica de la inversión privada y el diálogo transparente y justo con las comunidades indígenas. Hay que exigir al sector privado, pero también hay que darle las garantías para que su inversión esté segura.

La educación es un tema clave en La Guajira, que importante serán las propuestas y posiciones claras desde el departamento para impulsar el mejoramiento de indicadores de cobertura y calidad. El modelo educativo público se formula desde Bogotá y en ocasiones no atienden a la realidad departamental, en especial la interculturalidad. En esa línea, será clave el rol de nuestros congresistas.

Otro tema de gran relevancia es la diversificación económica, en La Guajira no se ha tomado con seriedad la necesidad de construir una nueva economía, los congresistas guajiros pueden jugar un rol activo en la gestión de recursos para la infraestructura que genere competitividad a sectores como el turismo y la agricultura, creando así, las condiciones suficientes que estimulen el ingreso de nuevos capitales y el fortalecimiento de los emprendedores y empresas locales.

Los guajiros tenemos una gran responsabilidad el próximo 13 de marzo, necesitamos unos congresistas que están a la altura de la coyuntura nacional y departamental. Como ciudadanos debemos reflexionar acerca de si estamos haciendo un ejercicio a conciencia y juicioso y de exigir transparencia en el proceso. En La Guajira requerimos buenos líderes políticos, pero también de mejores ciudadanos que se tomen las elecciones con compromiso.

Luis Guillermo Baquero.

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?