¡LEVÁNTATE!

¿Quién no ha caído víctima de las adversidades o de las malas decisiones? Todos en algún momento nos hemos visto en el suelo, derribados, adoloridos, preocupados o cansados; sea que creamos en Dios o no, las caídas son propias de la vida nadie está exento de pasar por dificultades; sin embargo, en Proverbios 24:16 dice que, si siete veces cae el justo, siete veces volverá a levantarse.

Ya que todos caemos, lo que nos hace diferentes es la capacidad de levantarnos, de no darnos por vencidos y no endurecer nuestro corazón por aquello que nos hizo caer y mucho menos endurecerlo en contra de aquellos por los que hemos caído…

El día en que todo marche bien, disfrútalo, pero en la adversidad no te afanes, piensa: ¿Qué propósito tiene esta situación? ¿Qué tengo que aprender?

En Eclesiastés 7:14, se afirma que Dios hizo tanto el día del bien, como el día de la adversidad, a fin de que el hombre nada halle después de Él, así pues, lo que Dios demanda de nosotros es que cada día lo encontremos a Él, independientemente si fue un buen día o un mal día.

Debemos evitar caer en la ilusión de una vida sin conflictos, ya que el infortunio puede tomarnos de sorpresa. Somos frágiles humanos y Las Escrituras son claras cuando nos dice que todo tiene un tiempo. Hay tiempo para nacer y morir, para para plantar y arrancar, para matar y curar, para destruir y edificar, para llorar y reír… así que ciertamente hay tiempos en los que caeremos y tiempos en los que nos levantaremos, pero si mantenemos nuestra confianza en el Señor, podemos estar atribulados, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, mas no destruidos (2 Corintios 4:8-9).

Rehusemos el pensamiento de creer que las dificultades son malas en todo sentido, pues no es así, si nos detenemos a reflexionar, nos damos cuenta que justo en esos momentos de presión es que sacamos el poder que llevamos dentro, allí es donde conocemos de lo que somos capaces y descubrimos la fortaleza de nuestro interior.

Si estás viviendo un momento que parece derrumbarte, estás triste, frustrado o enojado, aférrate a Dios, Él quiere sacar ese poder que hay dentro de ti, con el que serás capaz de hacer cosas que no sabías que podías hacer, te vas a levantar y claramente serás una persona más fuerte, más sabia, aprenderás a caminar bajo la dirección del Padre y no bajo tu propia voluntad.

Gloriémonos de nuestra fragilidad humana, porque es en ese momento que el poder de Dios se manifiesta (2 Corintios 12:9).

La vida es frágil, pero tú decides si te ahogas en el mar de las dificultades o si te levantas cada vez que caes. Por amor a ti, por amor a los demás, porque todo lo que sucede tiene un propósito, porque todo ayuda a bien a quienes aman a Dios, porque eres más grande que las dificultades que pasas, porque hay días malos, pero también hay días buenos, porque Dios quiere darte un futuro y una esperanza, porque eres inspiración para muchos que te observan, porque Dios no permite más de lo que puedes soportar… ¡Levántate!

Jennifer Caicedo

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?