PLANIFICAR EL DESARROLLO DE LA GUAJIRA 

Henry Fayol Afirmaba en 1908: “antes de actuar hay que saber lo que se puede y lo que se quiere”. Concepto que cada día tiene vigencia por cuanto implica la conclusión que “planificar es necesario”. ¿Qué es la planificación? Según Newman es: “Decir por anticipado lo que hay que hacer”. Una planificación adecuada necesita una gran cantidad de información.

La Guajira ha estado creciendo y el crecimiento ordenado exige una planificación previa que atempere el ritmo de desarrollo. Cuando se circula por la autopista del desarrollo se necesitan “faros largos” (planificación a largo plazo) más potente cuanto mayor sea la oscuridad (riegos e incertidumbres inherentes al futuro).

La ley del beneficio social sigue siendo una constante para todo gobierno y es el punto de arranque del proceso de planificación.

Todo buen gobernante deberá planificar su estrategia de desarrollo bajo el prisma de tomar hoy las decisiones que habrá que ejecutar mañana y si la planificación se origina en la información, pasada y prospectiva, qué gran ayuda y qué oportuna una buena planificación para una región.

Para graduarme como especialista en Gerencia Publica, en la Universidad del Norte de Barranquilla, escribí un libro como tesis de grado, el cual llevó por título ESTRATEGIAS PARA EL DESARROLLO, donde plasmé cuatro estrategias que servirán de apalancamiento en el desarrollo de La Guajira. Propuestas que continúan vigentes y que deben ser revisadas por los gobernadores de turno de nuestro Departamento para lograr una verdadera planificación en su desarrollo.

Plantear para el departamento de La Guajira un conjunto de estrategias y políticas coherentes, que permitan emprender un camino de progreso y bienestar, obliga a conocer información referida a las oportunidades que ofrece el marco institucional y legislativo como en el económico; en tal sentido, los estrategas deben identificar las oportunidades para aprovecharlas de la mejor manera posible, así como neutralizar las amenazas que puedan provenir del referido medio externo. Adicional a lo anterior, para revertir la situación de estancamiento de la economía departamental se debe llegar a conocer su dinámica interna, que permita identificar sus fortalezas y debilidades para hacerlas funcionales a una propuesta de desarrollo socioeconómico; por eso se plantea que a La Guajira hay que buscarle industrialización y desarrollos agrícolas — ganaderos que hagan sostenibles su economía e incremente sus flujos comerciales. En esto estuvo empeñado el gobernador saliente Nemesio Roys Garzón, lástima lo sucedido que es por todos conocido, quien estaba logrando y diseñando lo que debería ser el despegue y consolidación del sector económico e institucional, en el cual se avanzó bastante.

Para el proyecto de esta envergadura se requiere hacer funcional sus recursos energéticos (carbón y gas natural), los otros minerales (calizas, talco, yeso y sal), sus tierras áridas, pero mecanizables y transformables en fértiles a partir de la irrigación; el mar y los paisajes por doquier.

Una vez elaborado el análisis de escenarios internos y externos de la entidad territorial, surge la pregunta de cómo actuar para aprovechar las oportunidades del marco institucional y las condiciones favorables del departamento, y de esa manera lograr romper el círculo vicioso del escaso crecimiento económico en que se encuentra sumida La Guajira desde los primeros años de las dos décadas pasadas. Para dar respuesta a tal interrogante, se asume que la nueva fase de desarrollo económico tiene exigencias sistémicas, por lo que una falla en el sistema educativo, financiero, en la estructura productiva o en los niveles de gobernabilidad, repercute sobre el sistema en su conjunto, limitando la competitividad de la empresa, la región o el país.

De acuerdo a lo anterior, se le apuesta a un grupo de estrategias y política, como UNO DE LOS CAMINOS para alcanzar una mejor gestión del desarrollo regional en el departamento de La Guajira, mi libro de economía Estrategias Para el Desarrollo, que fue mi tesis de grado en la universidad del Norte de Barranquilla, continua vigente en las cuatro estrategias propuestas para el desarrollo de la península:

  1. Aumentar la inversión en la acumulación de conocimientos (educación, capacitación, tecnología, experiencia);
  2. Identificar y seleccionar un perfil productivo departamental (en el entendido de ser la justificación técnica y económica de la propuesta);

III. Consolidar la acumulación de poder político (sea por la vía de la descentralización fiscal y política que se viene impulsando en Colombia, o creado endógenamente, al interior de la entidad territorial); y

  1. General un ambiente para la construcción de consensos, fundamentado en la credibilidad y legitimidad (viabilidad social y política de la propuesta).

Hernán Baquero Bracho 

DESCARGAR COLUMNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿ Necesitas ayuda?
Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?